Conservar la paz

21427392_10154985876922379_2437449001896142293_o.jpg

El “ahimsa”, el espíritu de la no violencia y la inofensividad, implica un pleno gobierno del alma sobre la personalidad a menudo irascible. La injusticia nos pone a prueba en lo emocional como pocas otras cosas. Me empleo internamente para impedir que me gane el enfado. A veces siento que se me escapara la paz. Pido a Dios toda Su Fuerza para detenerla en mi interior. Ojalá logremos conservarla en los difíciles días venideros.

Tras unos días de olas y montañas, de mar y de alturas colmados de disfrute y gozo, acabamos de bajar de nuevo a la civilización. Peligrosa inercia del telediario a las nueve de la noche. Pongo la televisión y siento una profunda indignación querer apoderarse de mí. Ya hablan sin pudor de cárcel para el presidente de los catalanes…

Sigue leyendo

Anuncios

En favor de un Estado de derecho

estado-de-derecho2.jpg

Lo afirmo con genuina aspiración, con corazón en mano. Quisiéramos ser súbditos de un Estado de derecho, con garantías democráticas, con separación de poderes… Lo afirmo con sinceridad y pena: no es nuestro caso. No estamos por la Calatunya separada e independiente, pero sí por la consolidación de las libertades. Catalunya es el detonante que abre la crisis imprescindible. En estos momentos Catalunya es vanguardia, punta de lanza en la consecución de un verdadero Estado de derecho. El desenlace de la crisis comienza a ser traumático, pero no les han dejado alternativa.

Huracanes, devas y corrientes de vida elemental

devas.jpg

Restablecer la alianza con la vida

Vengo de la orilla donde las olas rompen sin tragedia, donde el viento seca el sudor del paseo y no arrasa. Vengo de preguntar a las olas, de interrogar a la suave brisa cantábrica, ¿qué podemos hacer para mitigar el dolor del mundo? La pregunta nos perseguirá allí donde vayamos. ¿Qué podemos hacer para que la tormenta no monte en cólera, para que la Madre Tierra no se desperece violenta? ¿Qué podemos hacer para que Irma, José… sigan siendo nombres de inocente pila, no de desoladora destrucción? ¿Cómo podemos solidarizarnos con cuántos temen que en estos mismos instantes sus casas salgan volando? ¿Qué podemos hacer para apaciguar el sufrimiento de nuestros hermanos encerrados en búnkeres y sintiendo amenazados sus hogares, sus cultivos, sus arboledas, sus paisajes…?

La realidad de la Naturaleza oculta y sus sorpresivos fenómenos se nos irá revelando en el curso de los próximos tiempos. Por lo que sabemos y sabemos muy poco el mundo angélico o dévico está detrás de todos los fenómenos atmosféricos. Podemos realizar sencillas prácticas de invocación de las entidades dévicas, establecer un diálogo de amor con el viento, con el fuego, con la lluvia…, pero sobre todo podemos establecer un permanente relación de amor con la Madre Tierra y con el reino dévico creador y sostenedor de todas las formas y fenómenos.

Sigue leyendo

¿Ideales o figura?

grunen.jpg
Las próximas elecciones generales alemanas tienen su evidente interés añadido. No en vano Alemania marca tendencia en la política del viejo continente, no en vano muchos ven en las urnas del 24 de Septiembre la oportunidad de relevo de la canciller. La disyuntiva está servida entre la fidelidad a los ideales o el apoyo a la figura, a la mujer brillante, valiente, al tiempo que controvertida. Más allá de lo pasajero, por más que el mandato de la dama se prolongue, nos debemos a nuestros ideales y por lo tanto compromiso prioritario con la Alemania verde y solidaria de cara a sus ya cercanos escrutinios. Quisiéramos un avance de “Die Grünen”. Este movimiento habla por nosotros, por nuestros sueños. Lo viene haciendo desde hace ya mucho tiempo de forma seria y eficaz. “Die Grünen” son además el corazón de todo el movimiento verde europeo.

Sigue leyendo

Rencores caducados

21314809_1836176156399444_4625193146193196239_n.jpgGolpean nuestros oídos desacostumbrados los cañones que burlaron el pasado. Un humo denso inunda el ajado lienzo de la memoria. El griterío de la población despavorida se cuela entre los estallidos del ahora. Sólo el ensordecedor estruendo de esos cañonazos es capaz de abrir las puertas del averno antiguo, de transportarnos al horror del momento; sólo las velas y los cantos son capaces de sugerirnos el caro interludio de la paz.

Siempre recordar. Somos porque fueron y fueron con valor, con confianza y heroísmo. Gozamos de este presente, porque se armaron de fuerza. Gozamos de ciudad porque no se derrumbaron ante las cenizas, porque decidieron en una cercana Zubieta reencontrarse con el futuro. ¿Qué hacer con el saqueo antiguo, con la ignominia de otrora? Seguramente seguir la senda de nuestros mayores. Cargados de fe y esperanza mirar siempre hacia adelante.

Sigue leyendo

Corona en apuros

21105604_1827336887283371_400677267014291337_n.jpgYa en palacio el monarca resoplaría con alivio. Había que tener valor para recorrer esas largas, concurridas e incómodas avenidas, para mantenerse firme e inalterable durante todo el trayecto a pesar de los abucheos, fuertes pitadas y gritos de agravio. Él lo tuvo. Había venido a sumar su corazón al dolor popular, a sumar su voluntad a la firmeza ciudadana y sin embargo el “Fora, fora” se hizo por momentos atronador.

Seguramente no era el momento, ni las circunstancias adecuadas para expresiones de esa índole. La repulsa al terror y la imagen de unidad frente a la barbarie eran urgentes y nítidos objetivos que no dejaban espacio a manifestaciones colaterales, de otro orden, sin embargo las calles de Barcelona fueron expresión de un fuerte rechazo a la Corona.

Sigue leyendo

Ve la luz “Sólo un hasta luego… A los que lloran la muerte de un ser querido”

De la mano de la editorial Isthar Luna-Sol

SUHL promoción horizontal.jpg

“Sólo un hasta luego” es una invitación a asumir la vida como una siempre renovada oportunidad de expresar crecientemente nuestra esencia del alma que es amor. “Dicen que murieron nuestros abuelos, padres, algunos de nuestros amigos…, pero no debe ser cierto, porque les estamos escribiendo éste y otros libros, porque ellos los están leyendo con ojos que no son de carne, porque los lazos de genuino amor perduran por la eternidad.”

“Sólo preparamos el día en que veamos partir a nuestros seres queridos con naturalidad, sin desgarramientos. No pretendemos frenar la lágrima que brota de los ojos mojados. Tiene todo el derecho de deslizarse mejilla abajo. Sólo presentamos argumento para contribuir a deshacer la angustia que pudo haberla empujado. En el futuro nuestra identificación con el alma o núcleo inmortal irá disipando el temor a la muerte; la conciencia de la inmortalidad del alma nos reconciliará con ese sólo aparente ocaso.”

Sigue leyendo

No retrocederemos Rambla arriba

527171-943-655.jpgDebiera preñar al alma de más silencios. De buena mañana ya sentí los dedos agitados, urgidos de teclado, apremiados por seguir cantando a la vida en su ya maduro estío. Silencio nutricio, colmado de aliento y buena nueva, bendita aurora. Tras veintidós días de silencio, me acerco impaciente a la palabra madurada, fecundada en esperanza.

La noche sólo amagó a la orilla del Mediterráneo… Sigue habiendo un sitio para todos en las Ramblas del encuentro, del mestizaje; sigue habiendo un sitio para todos en las avenidas de la paz y la concordia. Las Ramblas nos siguen empujando al mar, nunca a la caverna y su infierno. La civilización se levanta en la arena templada. El Plan es de avanzar hacia el abrazo, nunca hacia el choque. Itaca es la unión y la confraternización, nunca el odio y la confrontación. Las Cariátides drapeadas seguirán sosteniendo un templo que acoge todas las salmodias.

Sigue leyendo

Gestación subrogada

19510173_10154771435232379_1672466670489204009_n.jpg
Se abre el debate en España sobre la gestación subrogada. A la maternidad le rodea el puro y tierno amor, no el frío e interesado comercio. Si empezamos a alquilar el vientre de la madre, si desacralizamos lo más sagrado, es que muy probablemente debamos de empezar de nuevo. “¡Ne touche pas…!” Si comenzamos a comercializar con el lugar más intocable es que esta civilización ha terminado de hacer aguas. El dinero jamás debería de entrar en el vientre que engendra nueva vida.

Sigue leyendo

Día del Orgullo

19400140_10154767750227379_3253054752714179252_n.jpg
Todos los humanos son hermanos más allá del género de calor que busquemos entre las sábanas. Nadie puede perseguir a nadie por su condición sexual. El sagrado respeto al otro en su condición es el primer signo de civilización. A partir de ahí orgullo, no tanto de nuestra condición sexual de un signo o de otro, sino de nuestra capacidad de amar en olvido de nosotros mismos; orgullo de amar sin que deba necesariamente mediar sexo, de nuestra capacidad de entrega sin ninguna contrapartida.
 
 
Orgullo si en verdad un día lo conseguimos, pero orgullo íntimo, silente. Nadie se tiene que enterar de que hemos alcanzado las más puras y nevadas cumbres, de que hemos tomado pleno gobierno de nosotros y nuestras pulsiones.
 
No tanto el orgullo lanzado a los cuatro vientos que nace fundamentalmente del deseo, sino orgullo callado, discreto que nace de la blancura del alma y de los triunfos de desinterés personal, sacrificio y altruismo que va cosechando.

Suave esponja

 

19399806_10154762590797379_816754217651522993_n.jpgLa Vida coloca diferentes útiles en nuestra mano para calcular nuestra capacidad de amar. La esponja en realidad era la excusa, era para medir su capacidad de devolver también con suavidad y cariño. Vértigo inicial de asir esa esponja, de bañar ese cuerpo.Temía quitar ese camisón. Pidió previamente instrucciones precisas al respecto. Superar un miedo aparentemente nuevo nos libera de bloqueos antiguos.

Es la ternura la que vence a la postre todos los abismos. Deberíamos aprender a confiar más en ella, en este caso ante el abismo del pudor o la vergüenza.

Sigue leyendo

Despertar de pájaros

volar-o-morir-el-viaje-de-un-pequeno-pajaro-a-lo-largo-de-3-000-kilometros-de-oceano.jpg

Ellos agradecen y a su forma nos invitan a nosotros también a agradecer. Despertar con el canto de los pájaros nos predispone, desde primeras horas del día, a una actitud de profundo agradecimiento. Ellos cantan a la Creación y nos invitan, desde el instante en que comenzamos a tomar de nuevo conciencia de nuestro cuerpo físico, a agradecer nosotros también. Si todo canta a nuestro alrededor, ¿qué podrá entonar el ser humano, sino la más sentida nota de agradecimiento?
Primero es un rumor lejano de grillos, pero poco a poco se va imponiendo una omniabarcante sinfonía de pájaros. No cambiaría este despertar en la austera caravana en medio de la plena Naturaleza por el del mejor hotel en la ciudad. El ruido del despertador, del ascensor, del tráfico… nos alejan de ese canto a la Creación, que conviene que tengamos permanentemente en nuestros labios, sobre todo en nuestro alma.

Sigue leyendo

¿”All yo need is love”?

11051881_10152868991342379_2339352448050768760_n.jpg

Aporrearemos las puertas de la Vida hasta que empecemos a concluir que todo, incluso lo más duro, lo más incomprensible, lo más difícil de asumir…, también tenía su sentido. Nos revelaremos ante nuestro presente, hasta que concluyamos que hubo otros Presentes, otras encarnaciones, otras vidas en las que no estuvimos tan Presentes, en las que que faltamos a otras Presencias.

Hablaremos de “estafa” hasta que concluyamos que somos los actores, directores y productores de nuestras vidas y por lo tanto no debiéramos, menos a Quien en su infinita generosidad tuvo a bien regalárnosla, arrojar la responsabilidad de cuanto nos acontece.

Sigue leyendo

Pastillero

19399685_10154753404982379_8289009038893250237_n.jpg
Las hay que son necesarias, que cumplen un verdadero servicio, que son difícilmente prescindibles en la mejora de la salud, la calidad de vida o para paliar un dolor, ¿pero de cuántas no deberíamos prescindir…? Se amontonaban tantas pastillas en la mesilla de muchos de nuestros mayores, que alguien tuvo que inventar el pastillero. Dentro de esa cajita de plástico se reúnen sus colores, formas y químicas variadas. Cada semana hay que rellenar el pastillero. La salud de la persona mayor depende de ese pequeño cofre en el que están ordenadas día por día, comida por comida, las más variadas píldoras.
 
 
Las entrevistas con los médicos tienen al pastillero como objeto principal. La salud estará mínimamente garantizada si el pastillero se va a agotando ordenadamente. ¿Para qué el sol, el agua, la alimentación natural, el ejercicio físico… si tenemos al milagroso pastillero?

Sigue leyendo

Sagrada union

banner.foro.2.jpg

Hoy simplemente deseamos celebrar ésta, nuestra ancha y sagrada unión.

En la hora del coche bomba, del camión arrollador, de los disparos inconscientes, de la trasnochada guerra santa; en la hora de los despistados tambores de batalla…, estamos firmemente unidos.

En la hora en que la Madre Tierra suspira dolorida por todo el daño que le hemos infligido, en su protección y sanación, estamos unidos.

En la hora en que comenzamos a abrazar a los Reinos que se nos dio en custodia cuidad y proteger, en la hora en que la piedra, la planta y el animal vuelven a ser nuestros hermanos, estamos unidos.

Sigue leyendo

Ensanchar la fe

18814246_10212048505103890_6124304698396001399_n.jpg

¿Suficientes dedos para cubrir el pasmo en Su Rostro? ¿Algo más inconcebible en el  Nazareno que el temor a la fresca brisa fronteriza, al aire renovado? Triste liderazgo el del viejo miedo, triste imperio el de la torpe doctrina. ¿Si constreñimos la fe, no estaremos ahogándola? ¿Si limitamos la devoción, no estaremos apagándola?

Las bolas de un “mala” (rosario hindú) no son menos redondas que las de un rosario cristiano. Es el corazón que las acaricia el que les saca brillo. Un sentido rosario es también un noble ejercicio de “bhakti-yoga” o yoga de la devoción. La carta beligerante de los obispos vascos y navarro frente a otras espiritualidades pareciera fechada en edades más oscuras. Cuesta ubicarla en nuestros días de mutua, anhelada, gloriosa fecundación interna. El yoga, el reiki, la meditación… no pierden con sus condenas, pero sí ellos y su Iglesia atrincherada condenándolos. Si confrontamos a causa de los nombres, nos llegó bien poco de la Buena Nueva. ¿Es que Jesús no se retiraba del mundo a meditar, es que no extendía sus manos de otra carne para sanar…?

Sigue leyendo

El efecto Macron

Reino_de_Dios_en_tus_manos.jpg

Algún día la hastiante e infructuosa disputa partidista nos acabará agotando. Un sistema basado en la perenne confrontación no puede ser sostenible. No sé si España ha de buscar desesperadamente a su Macron, pero más pronto que tarde deberá ceder en nuestro territorio esa actual enconada gresca entre las formaciones. Sería de agradecer la llegada al poder de dirigentes capaces de integrar en sus gobiernos las diferentes sensibilidades políticas.

Las ideologías dividen, los valores nos unifican. El tiempo de las ideologías estaba caducando, pero Emmanuel Macron ha llevado ese cuestionamiento más lejos que nadie. Era hora ya no sólo de proclamarlo, sino de intentarlo, de reunir a hombres y mujeres apropiados y capacitados para sus puestos de gobierno, sin que el color político fuera para ello determinante.

Sigue leyendo

Abandonar la razón

ciervos.jpg

 

Ahora sé que fue en balde sacar tanta artillería dialéctica, desplegar tanta argucia de confrontación mental. Lo que debía haber desplegado era el intento de comprender y situarme donde el otro. Escribo para olvidar que me he llevado la fría, la miope, la pesada razón, y sin embargo seguramente he perdido la preciosa, la única, la seguramente irrepetible ocasión de hacer un amigo. ¿Si la victoria me priva de la paz interior, para qué quiero la victoria?

Tras una larga discusión epistolar con fondo de política, seguramente me he llevado la razón, es decir no me he llevado nada, quizá menos que nada, el haber generado una tensión gratuita. Ahora regalaría esa razón, trocaría todas las razones por un abrazo con mi contrincante, pero ya es tarde. La razón no sirve para nada, sólo sirve nuestra capacidad de comprensión y de compasión para llegarnos al otro, para intentar ponernos en su lugar y circunstancias. Es cuando estamos en condiciones de acercarnos algo a la verdad, que no a la razón. La razón es muy menudo presa del ego, no así la verdad. Lo sabía y sin embargo mail, tras mail he batallado cual ciego ignorante.

El ocaso de la ideología

bandera-gay.jpg

Antes que de derechas o de izquierdas somos humanos, a secas, sin necesidad de apellidos. Nuestra humanidad nos hermana por encima de cualquier otra consideración, por supuesto  política. Esta condición humana entraña derechos y deberes que anteceden también a los de cualquier otro signo. Erramos cuando reducimos la esencia del humano a las siglas de su opción ideológica. Esta condición ideológica es pasajera, la humana no.

Las ideologías fueron en su día  necesarias para posibilitar los avances sociales en tiempos de serios quebrantos de derechos, pero hoy se han vuelto lastre en el progreso de la humanidad. El comunidad ideológica va cediendo a favor de una  comunidad más universal e integradora. Las fuerzas de progreso verdadero, la sociedad civil consciente e inquieta, se va conglomerando, ayudada por las nuevas tecnologías de la comunicación, en torno a valores transversales. El mañana reclama nuevas mayorías en torno a principios comunes, no vigencia de ideologías que parten las sociedades y que tan a menudo olvidan al humano.

Sigue leyendo

Almas desnudas, no ceremonias vacías

bg-donos.jpg

Celebramos que ETA entregue las armas, pero celebraríamos más que ETA pidiera perdón porque durante demasiado tiempo las empuñó. Euskadi podría con esa solicitud de perdón cerrar capítulo, arrancar definitivamente nueva etapa. Seguramente algunas rejas se entreabieran. Ojalá de esa forma el resto de los presos  montaran en el furgón para acercarse más a “casa”.

Las armas  pronto estarán roñosas, pero la memoria sin embargo no ha envejecido. La memoria podrá dejar de doler en los corazones afectados, cuando los victimarios reconozcan que erraron. Las ceremonias pueden estar de más, si no hay contrición sincera. ¿Qué haremos con el hierro? No queremos el hierro, preferiríamos el reconocimiento de que éste nunca debió ser utilizado.   

Sigue leyendo

Esencia devina

1061866397.png

Vinimos a la Tierra para poder manifestar nuestra esencia verdadera que es amor; nos separamos del fuego divino para expresarnos en el mundo de la forma como luz y calor…, sin embargo aún andamos bajando a los metros y poniéndonos bombas, cogiendo poderosos vehículos y arrasando por las aceras, subiéndonos a los aviones y gaseando a los niños como los días pasados en Siria…

Nuestra alma tomó cuerpo para ensayarse en la síntesis, para vencer la tentación de la separatividad…, pero aún el hermano contra el hermano. Cuando explotan las bombas en los subterráneos, cuando de los escombros sacan los niños sin vida…, seguiremos creyendo en el humano. No perderemos la fe en medio de ninguna oscura y tóxica polvareda.

Prendados de la humanidad

1469872_10151796707697379_42632711_n.jpg

Acariciamos su piel de tantos vientos y soles. Nos bañamos en sus pupilas de tantos horizontes. Remontamos sus árboles de innumerables frutos. Corremos con sus hijos en las playas de sus bravos mares. Danzamos al sol cuando se acuesta, cantamos una canción nueva cuando amanece…

Estamos enamorados de la humanidad. No la humanidad de una nación, de una religión, de una cultura, de una clase social concreta…, sino de la humanidad en toda su más ancha expresión, la humanidad de todas las condiciones, de todos los ojos, cabellos y colores. Estamos por supuesto enamorados de la humanidad que empuja, que alienta el progreso hacia sus superiores metas al conjunto, pero ¿por qué no?, también de esa otra humanidad lastre, aferrada al pasado y los valores que la han significado de división y recelo. No haremos muro delante de esa otra humanidad que también somos.

Sigue leyendo

¿Dueños del “off”? (Sobre la eutanasia)

Redenen3.jpg

Lo anunciaban esta semana los periódicos. La noticia venía con los titulares más grandes: se abre en el Parlamento español el debate de la eutanasia y la muerte digna. Es importante  acercarnos a las leyes  universales, a las máximas divinas que nos ayuden a formarnos un criterio cabal al respecto de estos  candentes temas de actualidad. Es importante considerar las leyes espirituales a la hora de  encarar debidamente estas cuestiones tan controvertidas. El derecho a la eutanasia es algo que no deseamos cuestionar, pero sí adentrarnos en la esfera de los deberes, siquiera más internos y vitales.

Es cierto lo que proclaman los defensores de la eutanasia en el sentido de que nadie puede obligar a nadie a vivir. La continuidad del aliento, el agotamiento  de la vida física o la precipitación del final, ha de ser una prerrogativa íntima. Con la eutanasia  ocurre algo muy  semejante al tema del aborto. En ambas delicadas cuestiones ha de prevalecer la suprema ley de la libertad. Esta ley es indispensable para  nuestra evolución. Es decir, sólo podemos evolucionar desde el más exigente libre albedrío, aún con el evidente riesgo de equivocarnos. No obstante es la voluntad de  atenernos a la ley del amor, al orden divino lo que nos permite hacer un uso positivo de esa libertad.  El creernos los dueños absolutos de nuestras vidas, supone en alguna medida obviar nuestra interrelación con las otras vidas, cuestionar esa trama oculta que a todos nos une, olvidarnos de la diversa sinfonía grupal que juntos componemos hasta en nuestro más deteriorado estado. Por lo demás, ¿es la casualidad lo que nos deja postrados y doloridos o es la vida la que nos limita a ese  estado?

Sigue leyendo

Salir del bar

237308_chajki_-pticy_-nebo_1680x1050_www.Gde-Fon.com.jpg
 
El pasado viernes se estrenó en las pantallas españolas la película “El Bar”. Por tierra, mar y aire nos bombardearán con esta nueva factura “snob” llena de “esperpento”, violencia y alcantarilla. A la vista del “trailer” de este nuevo producto cultural de cuestionable gusto, deberemos preguntarnos si uno de nuestros mayores problemas es la violencia espasmódica, brutal, aniquiladora o ese fondo de agresividad más permanente, mas aparentemente inofensivo en el alma colectiva.
 
Deberemos explorar si unos de los más serios desafíos que afrontamos es el terrorismo y sus golpes cobardes, sus atentados contra indefensos, o también el bar de las pelis, sus adláteres talleres de violencia, sus homologados tugurios donde física o virtualmente encerramos nuestros días; el bar, no como espacio de sana reunión, sino como metáfora del hábito que nos constriñe, de la “matrix” aprisionante, de los límites que ponemos a la expansión de nuestro alma o conciencia.
 

Sigue leyendo

Carta fraterna a un sacerdote combativo

17218485_10154455391292379_3233943511330828038_o.jpg
Querido amigo:
 
Lo intentamos en vano muchas veces. Quisimos afiliar a Jesús a una causa celota de la que siempre se mantuvo distante. Quisimos extraer hierro de un evangelio que no lo contenía. Pudimos abrazar una Teología de Liberación cuando no vimos otra salida, pudimos levantar el puño cuando aún no habíamos logrado aparcar la rabia. Pudimos equivocadamente clamar a favor del grupo violento de turno cuando nos cerraron tantas avenidas…, pero ya no es ese tiempo. Esa hora dura felizmente ya pasó. Ahora somos llamados a un ulterior paso. Se abren nuevos y luminosos cauces para acercar el mañana.
 
El nuevo mundo nace sin ruido como el amanecer prístino, el nuevo mundo no brota con fondo de batalla, sino con suave sinfonía aunada, con canción del alma. El nuevo mundo está emergiendo como la clara luz del alba, lenta y silenciosamente, cargado de promesa. El nuevo mundo está naciendo de la mano de quienes labran sano, con amor y sin química, en las escuelas donde ese cultiva el alma, no sólo el intelecto, en los bancos en los que se apuesta exclusivamente por el apoyo a empresas respetuosas de la Tierra y los trabajadores… El nuevo mundo está naciendo en las comunidades alternativas, en las ecoaldeas, en las cooperativas, en los centros donde se estudia cómo y por qué nace la enfermedad, cómo poder recuperar la salud por métodos naturales. El nuevo mundo nace allí donde prosperan los principios de solidaridad, de colaborar y compartir… El nuevo mundo rueda allí donde un ciclista pedalea, donde un constructor levanta con balas de paja, donde un agricultor llama a la puerta con una cesta de productos ecológicos, donde unas madres se preparan para un parto natural, donde unos niños amasan un pan con levadura viva… La nueva sinfonía se eleva desde todos los países, condiciones, sociales y razas. El nuevo mundo nace en tantas partes, en tantos lugares a la vez, que no tenemos tiempo, ni ganas para combatir a quienes velan para que el viejo sistema no se derrumbe. Lo viejo se desplomará privado de la energía que nosotros mismos le cedimos para que se mantuviera.

Sigue leyendo

No privarles de la Santa Misa

Pain11.jpg

He vuelto al templo, en realidad lo he hecho a menudo a lo largo de los últimos años. Voy de acompañante, primero de un padre, ahora de una madre en edad de agradecer filial compañía. Acompaño pero también canto a pleno pulmón, me arrodillo, doy la mano en señal de paz y me arranco sin dudar a comulgar cuando suena aquello de “Tú has venido a la orilla…” Lo paso peor con una “señal de la cruz que nos libra de nuestros enemigos…” y cuyos gestos lamentablemente ya he olvidado.
 
También he orado, con no menos fe, en los templos budistas, hinduistas, en sinagogas, en mezquitas…, sobre todo en templos universales de los diferentes continentes. En los templos de unos y otros países viví similar devoción, en todos observé gentes rendidas al mismo Dios “que los hombres distintos llamamos con distintos nombres, pero que es el Uno, el Único y el Mismo…” (Lanza de Vasto) De vuelta a mi ciudad natal, he visto a tantas personas de edad y buena voluntad remontar con sus bastones las escaleras de la parroquia del barrio, que me he visto inundado de un hondo y reconvertido aprecio por su íntima esfera religiosa. Deseo en este sentido expresar mi disenso ante la solicitud de “Podemos” de retirar la misa de la programación de TVE.
 

Sigue leyendo

Carta fraterna a un sacerdote combativo

17218485_10154455391292379_3233943511330828038_o.jpgQuerido amigo:

Lo intentamos en vano muchas veces. Quisimos afiliar a Jesús a una causa celota de la que siempre se mantuvo distante. Quisimos extraer hierro de un evangelio que no lo contenía. Pudimos abrazar una Teología de Liberación cuando no vimos otra salida, pudimos levantar el puño cuando aún no habíamos logrado aparcar la rabia. Pudimos equivocadamente clamar a favor del grupo violento de turno cuando nos cerraron tantas avenidas…, pero ya no es ese tiempo. Esa hora dura felizmente ya pasó. Ahora somos llamados a un ulterior paso. Se abren nuevos y luminosos cauces para acercar el mañana.

El nuevo mundo nace sin ruido como el amanecer prístino, el nuevo mundo no brota con fondo de batalla, sino con suave sinfonía aunada, con canción del alma. El nuevo mundo está emergiendo como la clara luz del alba, lenta y silenciosamente, cargado de promesa. El nuevo mundo está naciendo de la mano de quienes labran sano, con amor y sin química, en las escuelas donde ese cultiva el alma, no sólo el intelecto, en los bancos en los que se apuesta exclusivamente por el apoyo a empresas respetuosas de la Tierra y los trabajadores… El nuevo mundo está naciendo en las comunidades alternativas, en las ecoaldeas, en las cooperativas, en los centros donde se estudia cómo y por qué nace la enfermedad, cómo poder recuperar la salud por métodos naturales. El nuevo mundo nace allí donde prosperan los principios de solidaridad, de colaborar y compartir… El nuevo mundo rueda allí donde un ciclista pedalea, donde un constructor levanta con balas de paja, donde un agricultor llama a la puerta con una cesta de productos ecológicos, donde unas madres se preparan para un parto natural, donde unos niños amasan un pan con levadura viva… La nueva sinfonía se eleva desde todos los países, condiciones, sociales y razas. El nuevo mundo nace en tantas partes, en tantos lugares a la vez, que no tenemos tiempo, ni ganas para combatir a quienes velan para que el viejo sistema no se derrumbe. Lo viejo se desplomará privado de la energía que nosotros mismos le cedimos para que se mantuviera.

Sigue leyendo

Sobre el fracaso

 

16730650_10154376511712379_4234372924880123656_n.jpg

El fracaso es imprescindible, tanto o más que los laureles. El fracaso forja en nuestro interior esa suerte de imprescindible acero. Hay un abismo entre fracaso y desesperación. El fracaso es sólo una coma, las desesperación tantas veces un punto final. El fracaso es necesario, la desesperación nunca. Cada día se alza el sol y el Misterio jamás nos abandona. El fracaso abre los ojos, nos detiene, nos permite dar con lo que erramos. La desesperación nos ofusca, nos ciega; no ayuda a nada, ni a nadie.

Ser feliz

izan zoriontsu.jpg

No hay vuelta para atrás. Hoy he decidido no esperar a nada, ni a nadie, sobre todo no esperarme a mí mismo para ser feliz. He decidido solemnemente no aguardar a que luzca el sol, a que calle la lluvia, a que broten las flores y llegue la primavera, para ser feliz. Mi felicidad no depende de los campos de nuevo perfumados y coloreados.

No me otorgaré nuevas y engañosas prórrogas. No retrasaré más un instante que puedo inaugurar ahora. No he de tomar lujoso crucero, no he de volar a las playas de Balí, no he de moverme de donde me hallo para ser feliz. He decidido no aguardar a que me toque una lotería que no juego, no esperar a disfrutar de jacuzzi, a conducir un deportivo, a ser millonario…, para ser feliz.

Sigue leyendo

Sabiduría compartida

 16865175_10154400929287379_8059135958298780889_n.jpg
Cuando estudio me sumerjo en una sabiduría compartida y en mi interior no puede brotar sino un sentimiento de profundo agradecimiento para quienes sumaron a esa sabiduría de todos y de nadie, para quienes contribuyeron desde tantas escuelas, circunstancias y geografías a engrandecer nuestro acerbo colectivo, para quienes en definitiva lo dieron todo para que no se apagara jamás la llama del Conocimiento y el amor fraterno.
En mi voluntad no puede estar sino el alentar hoy también esa sabiduría sin dueño. En mi ánimo pujaré igualmente por el principio de socializar, de compartir, de incluir, que subyace a esa sabiduría sin tiempo. He conocido muchas escuelas serias, muchos grupos, muchos maestros. Siempre he deseado y desearé fervientemente que sumen, que dejen de trabajar para su particular progreso, que atiendan al llamado superior de empezar a trabajar unidos. Cada vez somos más los que no nos adherimos a una escuela concreta, pero sí nos casamos, si estamos firmemente comprometidos con la suma, con las diversidades que conforman unidad.

Sigue leyendo