Rotulamos para la misma Aurora

10848693_10152552374042379_5919898354858289882_o

Tu marca también la mía. Tus sueños, tus visiones, tus anhelos…, también los míos. De cara a la nueva era de más fraternidad, de más compartir que ya felizmente se anuncia, será preciso entonar más el nosotros, entrenarnos más en la primera del plural.El día pasado vaciábamos los trastes y los libros de un espacio de Luz en el corazón de Madrid. Los amigos de Dharana han debido cerrar su local, al no poder asumir el coste económico de la renta. Pesaban esos fardos, lastraba la pena por la persiana bajada antes de tiempo. Hoy más que nunca en la ancha tierra quemada del asfalto son necesarios los espacios de Luz. Todos los espacios de Luz, de colectivo crecimiento, de compartir, son nuestros espacios; todos los espacios donde se afirman valores, principios universales; donde se ancla la paz, la armonía, la belleza, la amistad…, son nuestros espacios.

Sigue leyendo

Camelleros de infinito

nomada-desierto

Despeja de tu memoria todo lo vano, lo inservible, lo caduco y entroniza en ella los 114 “azoras” y todos sus “aleyas”. No incluyas nada más. Memoriza los versos que en aquel lejano desierto hace más de quinientos años susurró el Arcángel a Muhammad. Olvida todo lo demás. Si viajas a Kenia por favor no te trabes, no tartamudees, no vaciles; por favor no te falle la memoria. De lo contrario quizás una bala no perdone tu olvido. Te puede ocurrir lo que les pasó la semana pasada a ventiocho desmemoriados. Iban camino de la localidad de Mandera y les detuvo un escuadrón perteneciente a la guerrilla Al Shabaab, grupo vinculado a Al Qaeda. Obligaron a todos los pasajeros a bajar y recitar los versos del Corán. De entre ellos, ventiocho enmudecieron. No los conocían o el terror vacío al instante sus recuerdos. Fueron muertos al momento.

Yo quisiera saber de memoria el Qurán o Corán, la Biblia, el Talmud, el Bhágavad-guitá o las enseñanzas del Buda…, quimera de intentar retener todos los cánones sagrados. Apenas recuerdo el “Ave María” y algo del “Sermón de la Montaña”. No es nada personal, me perdonen los bienaventurados, pues no consigo retener a todos los mentados en el histórico discurso. Yo quisiera recitar los poemas de Rabia Basri, Al-Hallaj, Ibn Arabí y de otros místicos sufíes, judíos, cristianos…, pero mi memoria es un árbol frondoso que han ido ya deshojando demasiados otoños.

Sigue leyendo

“Querernos más…”

querenosunpocomás

“Todos juntos vamos a sacar este país cada vez más adelante, con más libertad, más justicia social, más derecho, más solidaridad…, más querernos todos un poco más…” Cada vez entra más luz por esa ancha ventana que mira hacia America Latina; cada vez tenemos más cosas que aprender del continente hermano. Pese a las sorpresas en algunas cunetas, pese a ese caduco luto que reclama su insistente cuota de foco, el día a día viste allí un verde esperanza. Mientras aquí los jóvenes de diferentes aficiones se mataban a palos, el nuevo presidente de Uruguay, Tabaré Vázquez, se dirigía a la nación invitando a “quererse un poco más”. El anterior mandatario, José Mújica, también del Frente Amplio, ya venía de dejarse la piel en el amor a la nación y al mundo con ese alarde de humildad y encomiable austeridad.

Están ya llegando. Son los nuevos dignatarios para el nuevo mundo de creciente solidaridad, compromiso y resplandor que estamos construyendo. Vienen de sus trincheras, sus montañas y sus luchas del pasado, pero ya bajaron al valle abierto. Sí, “querernos un poco más”, ahora que el viento le roba al haya todo su amarillo, ahora que el blanco asoma en la cima de las montañas, ahora que empieza a azotar el frío, a imponerse el invierno y buscamos por toda la casa cerillas para encender un fuego. “Querernos un poco más” para que los hinchas de las diferentes aficiones un día canten y brinquen juntos, para que los dirigentes políticos no se lancen a la yugular del otro a la primera ocasión, para que los pueblos se ayuden y cooperen desde el derecho inalienable a decidir cada cuál sobre su futuro. “Querernos un poco más” para pensar y repensar como contribuir al afán común, al progreso colectivo, al erario público; para que las noticias ya no sean un constante desfile de políticos que entran y salen del juzgado, tras haber sucumbido a la tentación del fácil dinero…

Sigue leyendo

No todo era igual.

1397553_10152511121532379_4722929365954088284_o

No era lo mismo un color político que otro, no era lo mismo demócrata que republicano, Bush que Obama. Lo hemos dicho hasta la saciedad. Han sido muchos los artículos en defensa del primer presidente de color de los EEUU, muchas las réplicas, las contestaciones… Hemos dicho y diremos que el avance humano es evolutivo, que no se pueden dar saltos en el vacío, no se puede imprimir un ritmo de reformas que la mayor parte de la población aún no está en condiciones de asumir.

La noticia que abre hoy los periódicos nos anima a creer que quizás no estábamos del todo equivocados. Hoy hay cinco millones de emigrantes sin nudo en el estómago, ni amarga lágrima en sus mejillas, cinco millones de “sin papeles” que no están reuniendo sus enseres y haciendo las maletas, que no se están despidiendo de sus familiares y amigos; cinco millones de hermanos, la inmensa mayoría latinos, que seguramente no tendrán que volver a su geografía de precariedad y que podrán intentar un futuro más próspero y con mayores posibilidades, gracias al empeño de Obama y lo suyos.

Sigue leyendo

“Si vis pacem, para pacem”

8373359-ilustracion-de-la-paz-entre-israel-y-palestina-sobre-fondo-blanco

El fuego de la guerra puede ser fomentado desde la terraza de un café, con nuestra sencilla tableta. La palabra también es artillera, con su mayor o menor calibre, aún con la suavidad del “disparo” desde el teclado digital. Escribí “La puerta de los Cielos” antes de que se derramara una gota de sangre en el enésimo reabrir de la contienda en Tierra Santa. Aún con todo me reafirmo en su contenido.Por supuesto que el Estado judío carga sobre sus espaldas el terrible peso de la responsabilidad de más de 600 muertes que pudo haber evitado. Es urgente clamar ante la salvaje devastación y bombardeo de los israelíes sobre Gaza. Es urgente detener el reguero de víctimas inocentes, pero no es menos urgente clamar para que también Hamas cese en su ofensiva.

Neutralidad ante el conflicto no es apoyo del “genocidio sionista”, es confiar en un punto final que habrá de llegar y que nosotros lo podemos acercar. Es alentar un gesto generoso por alguna de las partes. La ya vieja espiral de horrible violencia ha de detenerse en algún momento. La neutralidad quiere expresar que Hamas tiene también alguna responsabilidad en el padecimiento enorme de su pueblo. Sus elementos exaltados tienen su cuota de culpa en el sufrimiento de sus conciudadanos. Sin ir más lejos, ahí está la tregua que rompieron y que habían abierto los israelíes para iniciar conversaciones.

Sigue leyendo

Otro verano es posible

niñosarena copia

¿Qué le falta de paz a la placidez de nuestro descanso estival? Seguramente que todos nuestros congéneres puedan alcanzar esa paz. ¿De qué adolece nuestro disfrute, sino de que todos los humanos seamos ese gozo en contacto estrecho con el mar o la montaña, en conexión cercana con los seres queridos, con la Madre Naturaleza…?

Ni la seguridad que reclaman los israelíes, ni la justicia que, en pura ley, reivindican los palestinos vendrán con ningún calibre de artillería. Se encendieron ya los temidos motores. Han arrancado los tanques de la devastación. Durante diez días la muerte caía de los cielos, ahora rueda ya por tierra arrasando cuanto encuentra a su paso. Somos solidarios con quienes no conciliarán sueño, con quienes en estos momentos ven acercarse el horror y la destrucción a sus hogares. Definitivamente no podemos dormir a pierna suelta tampoco en este verano. Sus noches en vela son también nuestro insomnio; sus escombros son también nuestro fracaso. Sus brazos que claman al cielo son también nuestra desolación. Cada estruendo, cada golpe artillero nos aleja de nuestro destino de hermandad humana. La solidaridad desde Europa, desde nuestra geografía privilegiada ha de seguir fluyendo, pero la responsabilidad es seguramente de la entera condición humana. El viejo continente no puede mirar para otro lado, ¿pero es justo que sea en estos días diana de tantas y afiladas críticas?

Sigue leyendo

Aroa, Comunidad de vida y de acogida

macrovida copia

Queridos/as amigos/as: Ahora sí, el futuro nos ha pillado. Llevábamos ya mucho tiempo con las teas en la mano. Si Dios quiere, pronto prenderemos el fuego. Sentimos que es ahora cuando se concitan las personas, los signos, las oportunidades, el espacio… que estábamos aguardando. Sentimos que los senderos de ayer y de hoy nos empujan inexorablemente a ese solar comunitario. No sin cierto pudor, salimos a la plaza pública de las alianzas para pedir apoyo. Pedimos porque estamos ya arañando sueños, porque en breve pensamos nos encontraremos en condiciones de devolver con añadidura, porque estamos creando un ancho lugar de vida y de acogida, un espacio compartido donde encuentre también cobijo la nueva conciencia, los nuevo valores, la nueva humanidad que está emergiendo. Queremos fundar “Aroa. Comunidad de vida y de acogida”…

Sigue leyendo

“¡No os vayáis.”

picasso

“¡No os vayáis. Queremos que os quedéis!”Así de elocuente y humano, así de sincero se ha manifestado el primer ministro británico. ¿Cuán lejos de la imposición pura y dura tan arraigada por estos lares? Quizás Gran Bretaña pertenezca a otra recóndita galaxia. Quizás Escocia orbite en otro sistema. A veces aplastantes, telegráficas lecciones llegan desde las esferas más insospechadas, desde los entornos políticos menos esperados.

¿Cuán lejos aún los dirigentes de Madrid del ejemplar llamado de Cameron? Londres permite el referéndum por la autodeterminación de Escocia, a la vez que se abre en corazón y les pide a sus vecinos del Norte: “No os vayáis”. A veces la política puede ser así de clara y sencilla, al tiempo que rotunda. Hay una carga de humildad encomiable en la declaración del dirigente conservador.

Sigue leyendo

La comunicación como oportunidad de servicio

14827_10151950141242379_822198350_n

Ponencia para el Congreso de Alicante: “La cultura del servicio”
Febrero del 2014

* Imagen: Dorota Gorczakowska

Deseo en primer lugar manifestar mi sentido agradecimiento a la organización. Primero porque con la invitación me habéis dado la suerte de poder estar aquí, en medio de tan magníficas compañías, aprender de tantas ponencias de interés, disfrutar de un mar que se echa tanto en falta, en un marco de suprema belleza, pero es que a la vez me habéis dado la oportunidad de encarar una reflexión pendiente. Esta reflexión que ahora comparto, me ha dado igualmente la posibilidad de profundizar en el oficio de mensajeros, meditar sobre su finalidad última, sobre su apuesta convencida y maravillosa. Pocas veces nos tomamos el lujo de reflexionar sobre lo que hacemos desde la mañana a la noche. El mensajero no lo es sólo cuando se pone delante de la pantalla, lo es a tiempo completo. Lo es cuando escruta por doquier, en los cielos en la tierra, en los rostros, en los amaneceres, en el papel, en la Red…, un buena noticia, una noticia de esperanza que llevar al mundo. Es un permanente acecho, es una constante caza sin descanso alguno. Ni falta que hace. El mundo está tan falto de buena nueva.

Sigue leyendo

“¡No cojáis esos trenes…!”

granguerra

“¡No subáis a esos vagones, los soldados franceses son vuestros hermanos…!”, gritaba ahora hace cien años una heroica Roxa Luxemburgo. En las plazas, en las estaciones de tren alemanas se dejaba la garganta, se dejaba la vida. Pero subimos, subieron. En realidad hemos subido hasta ayer mismo a todos los vagones que nos llevaban a la guerra. Recién hacemos caso al llamado de la líder visionaria y de sus compañeros “espartacos” para evitar la conflagración fraticida.

Tras la fallida exhortación antimilitarista, vendrían los nueve millones de combatientes muertos, el hambre, la destrucción y las epidemias; gracias a Dios también los cuatro imperios menguados o desaparecidos. Ha tenido que pasar un siglo para saber que no deberemos volver a tomar esos trenes. Han corrido ya cien años, pero deberemos sujetar bien la memoria. El dolor multiplicado nos ha pisado hasta ayer los talones, el dolor masificado ha sido el detonador de una siempre cara comprensión colectiva. A la vuelta de siglos de confrontación tocaba abrazar ya una conciencia planetaria. Sólo se nos encendió la bombilla a punto de terminar de matarnos en esa guerra grande y en la que vino después.

Sigue leyendo

“Wasap” a los Magos de Oriente

20081226074641-reyes-magos

Queridos Reyes Magos: este año no quiero ningún “smartphone”, ni “tablet, “iphone”, “ipad”, “ipod”…, ni demás castañuelas telemáticas. A lo largo de los últimos meses he podido comprobar que las pantallas me alejan de la vida y yo quiero ir con ella; correr, volar, sentir con ella…; no pasar mis días con mi mirada clavada en un cristal. Quiero lo que asoma tras ese cristal, no precisamente el cristal, por muchos vídeos e imágenes bellas que me pueda proporcionar. Os pido por lo tanto otros intangibles que os detallo, sobre todo que estos tiempos más apurados en los que decidimos encarnar, ensanchen más en nuestro interior el principio de la solidaridad. Lo importante no son las jorobas de vuestros camellos cargadas a rebosar, sino nuestros corazones que desborden más sentido de mutua comprensión y ayuda, amén de anhelo de compartir.

Sigue leyendo

España junto a Catalunya

senyera_catalunya

Nos ha costado toda una vida descubrirlo. El devenir de la historia no lo constituía la sucesión de reyes y sus batallas, tampoco el encadenamiento de diferentes modos de producción, como hemos defendido durante tantos años, desde una reducida perspectiva materialista-marxista. Somos mucho más que la elemental materia, que la condición de esclavos, vasallos u obreros, a la que hemos sido sometidos a lo largo de los sucesivos modos de producción más o menos inhumanos. Igualmente a nivel territorial, se impuso la ley del más fuerte, ganó el agravio, la bota militar, pero ese recorrido va poco a poco culminando. Aprendidas aquellas duras lecciones, estamos en condiciones de construir un presente en el que por fin se consagren los valores y derechos humanos, a lo largo de los siglos conculcados.
Sigue leyendo

Una inmensa piel

inmnesapiel
Quizás sólo nos falte comprender que a todos los humanos nos recubre una misma piel. La colorean diferente pigmentos, la bañan estos y aquellos océanos. Quizás todos calzamos una misma epidermis, extensa, azotada por los diferentes vientos, templada por los variados soles, acariciada y arañada por tantos azares. Las pieles del mundo son nuestra piel, abrigan nuestro propio cuerpo. La cuchilla que hiere su envoltura también sangra la nuestra.

Un solo corazón, una sola piel, una sola humanidad. Sólo reclamamos a los políticos, sólo nos pedimos a nosotros mismos las cuchillas sin filo, el hierro romo. Sólo queremos cubrirnos con una inmensa y compartida piel sin heridas. Las hojas afiladas, recién reinstaladas, en la verja de Melilla, producen profundos cortes en las manos y piernas de los inmigrantes. Ante la intensificación del flujo inmigratorio desde África, no decimos que deba necesariamente mediar el abrazo, la calurosa y masiva acogida, cuando aquí también medra la necesidad, pero cuchillas no. No más hierro afilado contra el humano-hermano, contra el subsahariano necesitado. Algo falla en este mundo que afila tanto las cuchillas y levanta tanto sus muros. Algo no hicimos bien, cantan las verjas ensangrentadas.
Sigue leyendo

¡Adelante Chile!

Bachelet

La política no es tierra quemada, territorio irrecuperable para el servicio. No todo ese cuestionado campo está contaminado o perdido. De América Latina también nos llegan buenas noticias. Observamos con esperanza el proceso de Chile, el ascenso de Michelle Bachelet, su prácticamente asegurado triunfo en la segunda vuelta del 15 de Diciembre.

En los tiempos en que medra un populismo que exacerba las emociones de resentimiento, cuando no de odio, tranquiliza contemplar el progreso de una mandataria que construye puentes sociales, en vez de saltarlos por los aires. Tomen buena notan los líderes políticos latinoamericanos que desean perpetuar las dos orillas, la confrontación entre clases e ideologías. Bachelet es para nosotros/as ejemplo de ejercicio político enfocado en el genuino servicio, referencia de inclusividad, ejemplo de perdón.
Sigue leyendo

¿Misión a Marte?

Lucy Naldos
El cielo infinito puede esperar. Primero viajar hasta el corazón de nosotros/as mismos/as. Primero alunizar en medio de los cráteres abiertos de nuestra conciencia. Los cohetes más allá de la atmósfera no debieran apresurarse. Llegará el tiempo de los viajes interestelares, pero primero billete de “cercanías”.

Hoy nos cuentan los periódicos que la India vuela a Marte, pero centenares de millones de indios viven en la más absoluta pobreza. Llevo aún incrustada en mi retina la miseria de los slums de Calcuta y de Bombay, de cuando reunimos valor y caramelos para entrar con la nariz roja en aquellos infiernos. Encender la mecha de esas sondas supersónicas puede ser una broma de mal gusto, cuando tantos niños del país mantienen su mano extendida pidiendo una limosna.

La broma, digo el cohete en cuestión, sale a setenta y tres millones de dólares la pieza. No interpretaremos la cifra lujuriosa en clave de estómagos saciados. No la traduciremos a kilos de arroz, a litros de aceite y paquetes de azúcar y sal. No haremos el trasvase. El disparate no requiere ser adornado con tanto cero. Dicen que ha sido un éxito la primera misión de la India a Marte…, pero aún no acierto a captar qué se les ha perdido a los indios allí arriba, en aquel recóndito planeta rojo. No termino de comprender ese anclar tan lejos la mirada, mientras que tantos conciudadanos no tienen qué llevarse a la boca.
Sigue leyendo

La dársena de nuestros corazones

Naufragio3

Y si mañana el trigo no se dora y el hambre aprieta. Y si hay que buscar barca, mares y nuevo horizonte. Y si mañana el agujero es en nuestro bote y el agua en nuestro cuello… La historia siempre ha jugado con los grandes vientos. Mañana el remo desesperado puede ser en nuestras manos. Encendamos pues los faros de las atalayas olvidadas. Arrojemos los flotas, los salvavidas demasiado amarrados. Lancemos ahora una esperanza bien hinchada en los mares de los naufragios. Su suerte es la nuestra. Navegamos en sus buques destartalados rumbo a una costa amiga…

Sigue leyendo

Las únicas, últimas batallas

 

La sicología humana tiene enroques imprevisibles. Cuesta comprender que quien demanda para sí unos derechos pueda hacer por  privárselos a otros. La historia una vez más nos alumbre… El 18 de Junio de 1940 De Gaulle lanzaba desde Londres a través de la BBC el crucial llamamiento a favor de la resistencia frente a la ocupación nazi. ¿A cuántos franceses en el interior y el exterior  no se les puso la carne de gallina al escuchar aquel heroico llamado al combate por su liberación? Sin embargo esos mismos franceses, ¿cómo pudieron permitir poco después Indochina y Argelia? ¿Cómo concibieron esas últimas  guerras  colonialistas recién librados ellos de la opresión? Quienes tanto sufrieron por la conquista de su legítima libertad, ¿cómo la pudieron, casi de inmediato, intentar, por todos los medios, negar a otros?

Cuesta comprender que la Francia que había vibrado con el clamor contra la tiranía y la ocupación, tratará de someter a sangre y fuego al pueblo vietnamita primero y al de Argelia después. Orgullo e intereses pueden jugar estas malas pasadas, pueden llegar a  enterrar derechos elementales. Una egótica nostalgia puede opacar en la condición humana su parte más  noble. La gran Francia se empantanaba así, al comienzo de la década de los cincuenta, al otro extremo del mundo, en una guerra tan ensañada como absurda.

Sigue leyendo

Ven… / “Vigila de luz y caminata de paz”

Emergeremos de largas  noches y lóbregas cuevas, de tantas  vigilias  sin alba… Emergeremos de nuestras propias entrañas para engendrarnos de nuevo, para  respirar aquel Sol, para ser aquella Vida. Emergeremos cargados con tantos anhelos, de tantos/as que nos precedieron y  suspiraron por esta Aurora. Sólo nos falta  creernos que ahora arrancan cuentas y ciclos de más luz, que el tiempo es Ahora.  Ahora es cuando podemos levantar  más elevados sueños. El Futuro ya nos  ha alcanzado. Ahora es cuando podemos superar el pasado y sus abismos humanos y sus trincheras de tantos colores.

Sigue leyendo

Responsabilidad planetaria


 

Dice Thich Nhat Nanh que el siglo XXI será un siglo de espiritualidad, “pero sólo si somos capaces de convertirnos en una gran comunidad. Sin una comunidad, nos convertiremos en víctimas de la desesperación”. Nos adherimos al llamado del monje vietnamita. No podía ser de otra forma. Hasta el presente no lo logramos, pero ahora sí puede por fin prosperar el anhelo de convertirnos en una gran comunidad planetaria. Añade este profeta de nuestros días, que sufrió en su propia carne la persecución política: “Nos necesitamos los unos a los otros. Necesitamos reunirnos para compartir nuestra sabiduría, nuestra comprensión y nuestra compasión.” Tuvimos que transitar el largo lapso de la separación, aprender las lecciones que estaban en ese itinerario plagado de banderas particulares. Si el mundo se ha tornado tan pequeño, si estamos todos/as interconectados/as, ¿qué nos resta para ensanchar techo y mantel, para asumir la  conciencia de familia y de responsabilidad planetarias?

Hasta aquí hemos llegado con nuestras espadas y cañones, con nuestros fusiles y otros fatales hierros que tantas heridas abrieron. El viento de la comunión levanta  el olor a pólvora que aún se estancaba en tantas laderas. Cicatriza ya la historia y su ignorancia supina, la ceguera de no sabernos hermanos, de no reconocernos por naturaleza unidos. La ideología está llamada a ser suplantada por valores eternos y universales, por principios trascendentes; las patrias y religiones a mermar para que pueda emerger por fin el humano planetario. La diversidad está  llamada a nutrir y enriquecer, nunca más a confrontar. Ya no es viable aquello de que cada quien proteja únicamente su propio coto, su exclusiva geografía. Se trata de un cambio sustancial en la mentalidad humana y sin embargo es la única salida posible al actual momento de profunda crisis.

Sigue leyendo