Gestación subrogada

19510173_10154771435232379_1672466670489204009_n.jpg
Se abre el debate en España sobre la gestación subrogada. A la maternidad le rodea el puro y tierno amor, no el frío e interesado comercio. Si empezamos a alquilar el vientre de la madre, si desacralizamos lo más sagrado, es que muy probablemente debamos de empezar de nuevo. “¡Ne touche pas…!” Si comenzamos a comercializar con el lugar más intocable es que esta civilización ha terminado de hacer aguas. El dinero jamás debería de entrar en el vientre que engendra nueva vida.

Sigue leyendo

Día del Orgullo

19400140_10154767750227379_3253054752714179252_n.jpg
Todos los humanos son hermanos más allá del género de calor que busquemos entre las sábanas. Nadie puede perseguir a nadie por su condición sexual. El sagrado respeto al otro en su condición es el primer signo de civilización. A partir de ahí orgullo, no tanto de nuestra condición sexual de un signo o de otro, sino de nuestra capacidad de amar en olvido de nosotros mismos; orgullo de amar sin que deba necesariamente mediar sexo, de nuestra capacidad de entrega sin ninguna contrapartida.
 
 
Orgullo si en verdad un día lo conseguimos, pero orgullo íntimo, silente. Nadie se tiene que enterar de que hemos alcanzado las más puras y nevadas cumbres, de que hemos tomado pleno gobierno de nosotros y nuestras pulsiones.
 
No tanto el orgullo lanzado a los cuatro vientos que nace fundamentalmente del deseo, sino orgullo callado, discreto que nace de la blancura del alma y de los triunfos de desinterés personal, sacrificio y altruismo que va cosechando.

Nunca a la contra

lazo.jpg

Nunca a la contra de nada, siempre a favor. No pelearé contra el cáncer, ni siquiera en el día de su lucha. No prima tanto lanzar campañas contra enfermedades que creamos nosotros con un modo de vida insalubre, prima más bien afanarnos en crear una sociedad armoniosa, saludable, cada vez más en contacto con la Madre Tierra, cada vez más cuidadosa de la alimentación y los hábitos equilibrados. Nos aplicaremos en mantener un cuerpo vigoroso, fuerte, alcalino en el que no quiera anidar la metástasis. No podemos luchar contra el cáncer y dejar sin cuestionar la agroindustria, las macrociudades, la invasión del coche, la cultura del sedentarismo, del pastillazo…

Ser ofrenda

ofrenda para Dios.jpg

Ningún pasillo me conduce a “caja” después de haber llenado mi cesta de setas, nueces y castañas. No veo la etiqueta en ninguno de los frutos de otoño que las ramas me ofrendan a la vera de casa. Por más que busco, nada en la naturaleza encuentro con código de barras. La Divinidad no puso ninguna aduana a la salida de ningún valle. Todos los peajes son invención, argucia humana. El universo entero es un acto supremo de infinito amor; toda la creación es donación, servicio sin medida. ¿Cómo poder ser nosotros igualmente donación, cómo universo generoso, cómo entrega sin fin? Como es en grande sea en pequeño, ¿cómo vivir dándonos sin medida, ni proporción?, ¿cómo no renunciar a estos ideales en un mundo de acumulación desigual y sin medida, de mutuos codazos y férrea competición?

Llega un otoño especialmente maduro en que la Vida nos acorrala con todos sus frutos, con todos sus gestos dadivosos y nos pregunta si ya nos hemos por fin enterado, si hemos alcanzado a comprender la razón última de nuestra presencia en la tierra. Acostumbrados a sacar la billetera en establecimientos y supermercados, podemos llegar a olvidar que todo está y estuvo a nuestra disposición. La Creación entera, todos los Reinos mineral, vegetal y animal se rinden a nuestros pies en un gesto de infinito altruismo. Cierto, todo era gratis, todo era “duty free”, pero a la vez todo era una invitación a ser nosotros también gratuidad.

Sigue leyendo

Danzas del mundo

13406945_10153691680757379_173466705866608854_n.jpg

No cogimos ningún ferry, pero nos embarcamos…, viajamos por todo el Mediterráneo sin salir de la sala. Nos ganó el alma de cada orilla, de cada pueblo, que en realidad se expresa en su música, su folklore, su danza… Fue todo el fin de semana sumando almas a nuestro alma, sumando ritmos, culturas, formas diferentes de estar en el mundo. A cada vuelta, a cada salto se afianzaba el convencimiento de que hay otra forma de estar en el mundo, en círculo, en mutuo aprendizaje y fecundación, en incesante compartir y colaborar, en vida en fraternidad…

La mente volvía hacia atrás, retornaba a otro Mediterráneo lejano, nublado que acabo de visitar de pinchos y alambradas, de precarias tiendas de nylon, de largas colas para pedir algo que comer… Allí no había círculo, no sonaban “sirtakis”, “hassapikos”, “kolos”, “horas”…. ¡Por unas orillas en las que vuelvan a sonar esas músicas, por un mundo en el que todos los humanos nos volvamos a coger de la mano!

* Imagen de Pili Conde  correspondiente a este pasado fin de semana en Carballino (Ourense). Un año más hemos disfrutado con el encuentro de danzas del mundo organizado por “Monteira Danzas Do Mundo”. ¡Grazas de corazón Monteira de Vigo!

La pelea agotada de Otegi

12779087_10153464622147379_4939931215294272515_o.jpg
Hemos escrito muchas letras pidiendo la libertad de Arnaldo Otegi, encerrado durante seis años y medio por el “delito” de su importante contribución a la paz en el País Vasco. Nos alegramos de que el líder independentista esté con los suyos, fuera de una prisión en la que nunca debió haber entrado. Sonreímos con él, sonreímos porque la sonrisa es la mejor respuesta a la contrariedad, a la dificultad. Sonreímos pero no vamos a pelear, como él también nos recomienda, no vamos a ganar por lo menos sobre nadie, si es caso sobre nosotros mismos.
La prisión no ha agotado en el incombustible líder abertzale las ganas de pelear. Desde las puertas de la prisión llama a seguir la batalla, como si la sombra hubiera sido en balde, como si sólo hubiera sido un paréntesis. Dejando a un lado el hierro y el plomo, insisten que hay que seguir batallando. La salida de Otegi tiene ese sabor contradictorio. Nos alegramos de que uno de los últimos presos de conciencia salga en libertad, pero echamos en falta una autocrítica que llegue hasta el final, por supuesto que vaya acompañada de una exigencia de disolución de la organización violenta. Dada su autoridad moral en el entorno radical abertzale, esa exigencia no caería en saco roto.

Sigue leyendo

¿Ángela o demonio?

merkel

 

 Seguramente ninguna de las dos cosas, seguramente un interrogante en el camino para la reflexión impostergable. Quizás debamos pensarlo dos veces antes de lanzarle a la canciller Merkel nuestro siguiente dardo más o menos lacerante. La crisis de los refugiados le ha generado un importante descenso en la estimación del voto favorable, pero ella parece más pendiente de otros números, está más interrogada por el aumento de las cifras de quienes huyen del horror y plantan sus tiendas “quechua” en mitad del barro y la nada.

 La crisis de los refugiados no se lleve por delante el sueño de la Europa unida y solidaria. El corazón del viejo continente llevaba décadas sin ser así interrogado. Toca apretujarse junto a la llama fraterna. El invierno es tiempo de encender fuegos y abrir puertas, no de sembrar alambradas, sin embargo el cielo de Alemania se nubla a menudo estos días. Es el humo negro de nuestro individualismo que sale de los establecimientos para refugiados ardiendo; es la oscura niebla de la incomprensión, del desconocimiento de que toda civilización que se precie no echa candados, no se acoraza. Al fin y al cabo, el dilema del común hogar europeo más o menos abierto, no se dirime sólo en el Bruselas de allá lejos, también en nuestro propio y personal gobierno, más íntimo, más de adentro.

Sigue leyendo

Día de la mujer

 

cocinera.costamarfil.jpg

Por ellas y su latido que en el vientre bombeó esperanza. Por ellas, por sus labios que al alba nos dieron ternura, por sus pechos que nos dieron vida, por sus sudores que nos dieron pan… Por ellas, por sus sonrisas que hoy nos siguen dando alas, por sus guiños que siguen tentando eternidad…

Por las que son aquí, por las que nunca han partido, por las que están llegando… Por ellas y sus derechos incontestables allí donde aún son pisoteados. Por ellas y las veces que nosotros no fuimos esperanza, ni ternura, ni promesa, ni alas, ni vida… A ellas siempre, siempre gracias.

8 de Marzo. Día mundial de la mujer trabajadora.

  • Imagen: Tata Momo posa en la cocina de su restaurante en Bouake (Costa de Marfil).  THIERRY GOUEGNON (REUTERS) Origen: El País

La era de los milagros

tablet.

Ha entrado con tanto sigilo que quizás no nos hemos percatado de su omniabarcante presencia. El milagro ha llegado, pero apenas lo hemos saludado. Lo que jamás siquiera ayer imaginábamos hoy es presente, universal, cotidiano. Vivimos la era de los milagros en el ámbito de la ciencia y la tecnología, de la maravilla otrora ni remotamente concebida. Sólo tenemos el peligro de avanzar en esta era prodigiosa sin necesaria conciencia, sin debida reverencia.

Ese pulgar moviéndose familiarmente por la pantalla tiene detrás toda una historia humana, bruta, dificultosa, sufrida…. Vivimos los tiempos del privilegio. Apenas un levísimo toque para que el milagro se consume. La punta del dedo se desliza suave y vamos a cualquier parte del mundo virtual. Pienso entonces en mi padre que no le dio tiempo a llevar su dedo a la pantalla, que aún no pudo vivir la magia del doble “click”. Pienso en mi abuelo cuando armaba rudimentarias radios en su casa de forma artesanal. ¿Cuál no sería su asombro ante estas pequeñas ventanas al mundo entero? Reparo en quienes apenas se pudieron asomar a la era de los milagros, trato de imaginar todos los esfuerzos que nos precedieron hasta deslizar el dedo por la “tablet”.

Sigue leyendo

Campo abierto

vegetariano1

Se pasaban al día ocho horas con una motosierra que cortaba las vísceras de los animales. Ahora esas potentes máquinas se han detenido. El fuego que acabó con la factoría las ha parado. Se volverán a activar en el 2016 cuando de nuevo pongan en marcha la gran planta de “Campofrío”. Son más de mil trabajadores los que aguardan a que pasen estos veinticuatro meses para volver a tomar la motosierra, el hacha, el largo cuchillo.Tiene que haber otro horizonte, otro cielo, otra anhelo, otra fábrica, otra forma de relacionarnos con los hermanos animales. Tiene que haber otra herramienta que blandir, otro aire que respirar. Tiene que haber otro espacio sin esos efluvios etéricos del sacrificio consumado. Techos sin longanizas, sin chorizos, ni morcillas, sin tanto sufrimiento de nuestros hermanos colgando de nuestras cocinas.

Sabemos que hablamos en clave de futuro. Cuando nos ponemos a soñar, sólo encontramos animales libres y felices. Nos armaremos de paciencia, pero jamás renunciaremos a esa ternura, a ese amor que les debemos. No sé si es pronto para hablar de ese futuro, no sé si es el momento oportuno cuando alrededor de mil trabajadores burgaleses se han quedado sin trabajo. No lo sé, pero tiene que haber una fórmula en que todos seamos felices, humanos y animales, en que el trabajador recupere la dignidad que le da su trabajo, sin necesidad de empuñar esos instrumentos, sin fichar en esas granjas, en esos mataderos.

Sigue leyendo

De ausencias

deausencias

Saborear la ausencia, para hacernos más y más a la Presencia. Disfrutar la ausencia a sabiendas de que estamos también aquí para construirnos más y más desapegados, autosostenidos, inundados de la Presencia. Medir la ausencia a sabiendas de que los caminos están abiertos y la llave del coche sólo descansa en el bolsillo. Las carreteras saben de nuestros amores de este mundo, pero hay un alma aguardando el despegue enseñoreado de ese amor terreno. Aún es una carencia, no sólo una entrega lo que tan a menudo nos empuja al ser querido. Es en la ausencia cuando cobra más preciso relieve y medida ese sentimiento que denominamos de amor. ¿Nos debería bastar con lo que fue? Siempre queremos más. Aún no nos hemos completado. Aún hay una Ternura que no nos inunda y por ello echamos en falta esa voz femenina, esa cabeza en la almohada, ese tacto amigo. Aún hay un Candor que no nos asalta por entero y por eso esa piel que busca desesperada la otra piel, ese alma al arrimo anhelado de la otra alma.

Sigue leyendo

Siempre un alma noble

10610641_10152326727802379_4902483338655001928_n

El verano a menudo escaso de noticias se presta a un más potente foco sobre declaraciones faltas de fortuna. Las palabras del popular psicólogo Javier Urra en los Cursos de Verano de San Sebastián, en las que sugería que el suicidio puede ser una salida ética para los violadores en serie suscitan indudable controversia. 

El suicidio difícilmente puede ser una salida, pues representa el mayor fracaso concebible. La sacralidad de la vida se extiende a toda condición humana, más allá de la voracidad de sus deseos y la agresividad de sus impulsos. Siempre hay un sol dispuesto a brillar aún tras las noches más terribles, siempre hay un alma dispuesta a irradiar, aún en las personalidades más ganadas por la brutalidad. Siempre habrá un retorno posible a la mano que acaricia y a los labios que besan con una dulzura sin mácula. Siempre hay una capacidad de transformarse cuando alguien se siente reconocido y amado. Eso no es “buenismo”, como expresa el propio Urra, eso es fe y esperanza en el humano, en su condición trascendente, en su capacidad de regenerarse y evolucionar.

Sigue leyendo

¿Qué decimos cuando decimos “Te quiero…”?

10483646_10152225312517379_9105649254541816731_n

Tan fácil de pronunciar como difícil de cumplir. El “Te quiero” acude raudo a los labios de los “enamorados” en los instantes de la intimidad. Sólo cada quien sabe cuánto de efímero globo, o cuanto de sólidos y siderales mundos hay en el “Te quiero”; cuánto de atrapar o cuánto de dar; cuánto de instante pasajero o de lazo eterno. Habremos de permanecer vigilantes sobre tan confusa frontera, sobre ese límite sinuoso tan cargado de niebla. Habremos de lanzar todos los focos para ver hasta dónde se hace presente el deseo, hasta dónde el alma. Deberemos ser observantes con el origen y destino de la más recurrida frase de amor. Habrá que explorar hasta dónde seremos capaces de ir de su mano.

“Conócete a ti mismo y conocerás el Universo y las estrellas…”, reza el oráculo más famoso del mundo. Todas las tradiciones nos sugieren la necesidad de disciplinarnos en la autoobservación. Si emprendemos el Sendero del discipulado, del servicio verdadero, habremos de atender previamente a ese desafío ineludible de explorarnos a nosotros mismos. Deberemos hurgar en nuestra doble naturaleza como personalidades y al mismo tiempo almas.

Sigue leyendo

Redes de nylon

be8fcc0e3e47f2c2802bc6aa562a3706

La pequeña población en el extremo del mundo bullía de peregrinos. Son los valientes que aún tienen fuerza y coraje para, una vez conquistada la ciudad del apóstol, llegarse hasta esas alejadas rocas junto al Faro y allí quemar las botas y la ropa y allí volver a nacer con nueva fuerza, conciencia y fe.

En su puerto ya entrada la tarde, hilaba conversación con un hombre que me instruía sobre la vida pesquera antiguamente, allí en Fisterra. Me hablaba del luto omnipresente, de los percances marinos que ataviaban de oscuro a las mujeres ya desde muy jóvenes. El mar imponía sus pagos en forma de arrebato de seres queridos, amén de una existencia dura de gran esfuerzo y trabajo. Me evocaba a las mujeres que descalzas tenían que andar con cestas de más de 20 kilos de molusco y pescado sobre sus cabezas. Iban por los pueblos intercambiando frutos del mar por frutos de la tierra. Apenas había entonces uso de moneda.

Sigue leyendo

“Maternal, angélico amor”. Los ángeles y la gestación en el seno de la madre. Comentario y extractos de libro.

971752_10152025758262379_1228882377_n

Ahora estamos en condiciones de sumar conciencia a las libertades que tanto nos han costado conquistar y que aún debemos seguir conquistando. Podemos querer disfrutar del libre albedrío, pero qué haremos con él, si nos falta la Luz para guiar adecuadamente nuestros pasos. Un ser verdaderamente libre y consciente de su elevado destino, en poco se ve determinado por las leyes de la tierra. En lo que al debate actual sobre el aborto en nuestro país se refiere, por supuesto la mujer gobierne su cuerpo, pero también podemos todos y todas comenzar a tomar conciencia de la sacralidad de la vida sin distinción, podemos reparar en la dedicación que supone el tejido de las diversas formas al otro lado del velo. Podemos investigar la admirable entrega “tras las bambalinas” por parte de los “creadores de las formas” (devas y elementales) que implica la manifestación de una nueva vida en la materia.

Ha sido mucho itinerario hasta alcanzar unas mínimas libertades, para que ahora no tratemos de hacer un uso elevado de ellas. De cualquier forma, las verdaderas libertades no se alcanzan por decreto-ley, sino cuando comienza a calarnos algo de esa Luz sin tiempo, ni geografía; cuando el sentido de la responsabilidad comienza a hacerse con cada uno de nuestros pensamientos y nuestro actos.

Sigue leyendo

La crisis y sus oportunidades

Calabazas Pintura_800

En una reciente estancia en Madrid, al salir del metro de Sol, pude ver a los trabajadores de “Coca-Cola” protestando ante la sede del Gobierno regional. Confieso que me asaltó cierta tristeza. No sé si era por el día plomizo o por la observación de una porción de humanidad que se agarra a la protesta, pero abandona los sueños. Suena la campana del ERE y nos falta tiempo para ir a por la pancarta y salir a la calle y clamar contra quienes “nos han quitado el empleo…” El objetivo es volver como sea a las plantas embotelladoras de esa bebida tan dañina. Parece que no existiera otra mejor alternativa, otra meta diferente. Hay que retornar cuanto antes a un trabajo mecánico, a veces incluso embrutecedor, metiendo en latas de aluminio y botellas de cristal un líquido sobrecargado de anhídrido carbónico, azúcar y cafeína, tan perjudicial para la salud de los ciudadanos.

Así fabriquemos brebajes ponzoñosos, es preciso defender el puesto de trabajo. Lo importante es fichar no importa dónde, de qué manera, con qué finalidad… Como no cambiemos el horizonte de esa visión limitada, estaremos condenando nuestra salud y la salud de la Tierra, nuestra Madre. ¿Y si un día nos despegáramos de todas las pancartas…? ¿Y si en vez de pedir, clamar, reivindicar fuera, nos retáramos a nosotros mismos/as por dentro? El objetivo no sería tanto acabar con el paro, sino con la peligrosa y a menudo autodestructura conciencia de que no importa lo qué hagamos, lo qué fabriquemos, lo qué comamos y bebamos, con qué nos divirtamos… El objetivo no es disminuir las cifras de desempleo, sino nuestro nivel de desorientación ante la vida y su trascendental sentido. El principal problema de los ciudadanos no es el combate contra el desempleo, sino contra los temores e inseguridades que nos paralizan. Quizás no se trate tanto de mermar el número de desempleados, sino el miedo a hacernos los dueños de unos destinos más libres, creativos y solidarios.
Sigue leyendo

“Fuimos semilla”. A propósito de la nueva Ley del aborto aprobada.

numeriser0013 copia

Hay cuestiones que, por su controversia y a la vez trascendencia, requieren ser abordadas de una forma distante, a la vez que desnuda; a poder ser fuera del tiempo y el entorno cultural de quien opina. Será necesario intentar trascender las circunstancias que rodean al criterio y que impiden atender el tema de forma debida, objetiva y serena. El polémico asunto del aborto, cuya legislación acaba de ser modificada en España, poco debería tener que ver con la liza ideológica o religiosa.

El ser humano en su desarrollo va adquiriendo un creciente compromiso con la vida en toda su extensión, ya adquiera ésta cualquiera de sus formas: mineral, vegetal, animal o humana. Más allá de lo que se clame desde las trincheras de uno u otro signo, la persona ha de encarar en algún momento el misterio de la vida. Esa exploración del Misterio siempre comportará una responsabilidad añadida. Nadie sale indemne de esa tentativa. A partir de ahí, la esfera de nuestro abrazo está destinada indefectiblemente a ensancharse. Nos debemos al cuidado de la planta, del animal y por supuesto también del humano, en todas su condiciones y fases de desarrollo. Más conciencia equivale por lo tanto a más compromiso, pero no a una espada blandida con añadida fuerza, sino a un amor susurrado con más delicadeza y convencimiento en el momento y lugar oportunos.

Sigue leyendo

Manos en el bolsillo, corazón en los labios

1526525_10151851501812379_2080865257_n

Es la esencia de una cultura que quiere vivir y que en el sonido deposita su esperanza. Es un orgullo callado que asoma cada cuatro años, otra suerte de olimpiadas en la que todos ganan. Es el vigor de una forma de estar en el mundo, de una lengua ancestral que quisieron callar. Son los “bertsolaris”, poetas y bardos confinados de por vida en la entraña de un pueblo.

Es lo efímero que puja por durar, el poder del verbo vibrando en cada alma, afirmando su poderío. Es el tiempo que consiguen detener garganta y labios serenos. Es el verso que se improvisa y sin embargo puede devenir eterno; la sola palabra despertando las memorias, inundando un colosal aforo. Es el humano inmutable corriendo tras el vocablo preciso.

Nadie prende un incienso, ni aviva una vela, sin embargo la ceremonia está servida. Hay un alma grupal que se expresa por medio de quienes no sacan las manos de los bolsillos, ni el corazón de los labios. Sólo airean esas manos para abrazarse. Nadie menta la fraternidad, pero hay una comunión que se desborda. Sobra el altar cuando se consagra en Barakaldo esa entrañable fraternidad.

Mil esker Arzallus eta Lujanbio!!

Más info del evento: http://www.eitb.com/eu/kultura/bertsolaritza

¿”Panrico” o pan rico?

pan

Queremos pan rico de aquel con levadura madre, agua de manantial, fuego lento y grano entero. Queremos los olores que ya marcharon, los oficios que se olvidaron, la salud que perdimos… Queremos los pequeños hornos de leña inundando de nuevo nuestras geografías.

No deseamos volver para atrás. Hacia atrás fuimos cuando al grano le quitamos la cáscara y el germen, cuando al pan se le echaron los conservantes y la legión de cancerígenos “Es”, cuando ya en forma de molde, se metió en una funda de plástico y se puso a viajar cientos de kilómetros en grandes camiones, lejos de su origen. El paso para atrás fue cuando olvidamos el sabor genuino de los alimentos y nuestro paladar dio por bueno lo adulterado, cuando nos acostumbramos a ingerir cualquier sucedáneo cargado de aditivos químicos.
Sigue leyendo

Nación a debate

rosa rodero

Han sufrido por la muerte violenta de un ser querido y el día pasado se juntaron en un puente y tiraron flores en su recuerdo. Y sus palabras cuando esas flores navegaban por el Nervión fueron de perdón, de reconciliación de mirar con esperanza al futuro, de que podremos vencer las divisiones pretéritas y legar un mañana de paz y unidad a nuestros hijos… El orgullo colectivo puede nacer de los más diversos sentimientos de pertenencia: una camiseta que llevan unos ídolos, un color político, una enseña, una marca… El orgullo puede también surgir del deseo de opositar a esa casta de hombres y mujeres que no les doblegó el dolor, ni el odio y tiran claveles rojos y blancos a los ríos de la vida y alientan esperanza a los cuatro vientos.

El mismo día del homenaje en Bilbao al sargento de la Ertzaintza, Joseba Goikoetxea, muerto por ETA, el nobel Mario Vargas Llosa, con motivo de un galardón otorgado, arremetía con dureza en las páginas de “El Mundo” contra los nacionalismos. Cargaba también contra los de signo pacífico y democrático. No hay una tregua, no ceden las andanadas artilleras desde la gran alcazaba mediática.
Sigue leyendo

“Mujer sagrada, no p.”

mujersagrada

Trescientos cuarenta y tres intelectuales franceses han suscrito un manifiesto a favor de la prostitución, cuyo título reza “No toques a mi a mi p.” Mejor huérfanos. Mejor que nos guíe el viento, la intuición, las estrellas… No podemos ser conducidos por cierta intelectualidad “progresista”, so pena de abocarnos a profundo abismo. Mejor nos conduzca la propia vida que es entrega, generosidad, pureza, armonía…

Debieran estar siempre juntos. El amor es al sexo , lo que el agua a la planta, lo que el aire a los pulmones, lo que la sal a la mesa… Todo el oro del mundo no debiera valer para comprar los labios de una mujer. Hay néctares sin precio de mercado, sólo asequibles a una incondicional donación, cuya única letra de cambio lleva por nombre fidelidad. Hay gozos que nunca debieran estar sujetos a monedero. No es purismo de púlpito, no se trata de una cuestión religiosa, sino de una ética universal que ha de ir progresando, una ética crecientemente consensuada que frene las derivas intelectuales, que ponga límites a la compra venta, que recoja todas las dignidades.

Sigue leyendo

Competir, no gracias…

02fagor

Hay vida más allá del competir, vida con mayúsculas. Hay vida sana, pura, entera más allá de ese diabólico verbo que nos ha tiranizado. Hoy ya no es cuestión sólo de “ser”, hoy hemos de “ser competitivos”, sino no somos, no tenemos futuro… Competir es un verbo que conjugamos muy a menudo en este mundo con exceso de individualismo. Lo mentan hasta la saciedad desde demasiadas tribunas. Insisten en que, “hoy más que nunca, en este planeta global es preciso estar despierto y así prosperar”. Si es necesario incluso, que sea a costa del otro. Los adalides de este sistema invitan a marchar ligeros de principios, a dejar a un lado la carga de ética.

Sin embargo es posible el ganar todos (“win win”). Mejor no pierda nadie. Ni la Madre Tierra, ni los derechos de los trabajadores, ni quien genera el mismo producto o servicio. Es cuestión de organizarse, de repartirse, no tanto el mercado, sino la satisfacción de las verdaderas necesidades colectivas. Hay un sitio para todos/as bajo este Cielo, no sin embargo para todas las ambiciones. Si es caso, competir sólo con nosotros mismos para poder servir más y mejor; darnos por entero sin perjuicio de nadie, persiguiendo sólo el beneficio ajeno. En tanto que empresa tratar igualmente de ser útiles, intentar ofrecer a la sociedad un buen servicio o producto. No pierda nadie. Que la publicidad sea sólo el producto. No más piernas bonitas sobre brillantes carrocerías. No más indigna utilización de la mujer para vender el último modelo de coche que corre más hacia ninguna parte y con el que se liga más rápido.

Sigue leyendo

Todos los abrazos


 

La belleza deberá estar en los caminos, no sólo en los fines. Pintar los pechos y el cuerpo de negros rótulos no es quizás lo que más demanda una piel blanca. Hay una intimidad que no debería ser necesario ofrendar a la hora de apostar por un mundo en el que la mujer sea plenamente respetada y considerada. ¿Qué dolor no habrán sentido dentro esas jóvenes activistas para medio desnudarse en tantos asfaltos e inviernos?

Podemos observar las últimas imágenes de las mujeres valientes del movimiento “Femen” pidiendo en París la libertad de la activista feminista, Amina, fugada de su domicilio en Túnez por haberse dictado contra ella una “fatwa”. Sin compartir  plenamente métodos y formas, sin identificación con su espíritu de confrontación, aflorará seguramente cierta simpatía. Al tiempo recordaremos también nuestro compromiso por acercar las “fes”, nuestra responsabilidad a favor del diálogo y el encuentro entre los credos. ¿Cómo abrazar una y otra causa a la vez? ¿Cómo apoyar a la mujer y su justa apuesta de emancipación en el mundo árabe y a un mismo tiempo abrazar el encuentro imprescindible con el Islam?

Sigue leyendo

Irradiar sin temor

Edward Snowden ha levantado todo un movimiento de solidaridad internacional en favor de su persona y por la abolición del programa PRISM. Proclama a los cuatro vientos que este programa de espionaje constituiría una conculcación del derecho a la privacidad de muchas personas en todo el mundo por parte del Gobierno de los Estado Unidos. El desnudo ha ido en aumento. Primero Julian Assange, después Bradley Manning y ahora este joven agente de la NSA de 29 años, han ido provocando un tormentoso “striptease” de la seguridad de la administración norteamericana a los ojos del mundo. Sus métodos son por doquier cuestionados.

Es cierto que nadie debe abrir ventana en el ámbito de nuestra privacidad, infiltrarse en ella sin nuestro debido consentimiento, ¿pero el tema adquiere la gravedad que se le está concediendo? Guardianes de nuestra privacidad sí, pero sobre todo celosos de lo que hacemos con ella. ¿El temor a que de tan cerca seamos espiados no acusa una cierta debilidad interna? ¿Es realmente posible el control de los seres libres? ¿Pueden en verdad cercenar nuestros movimientos y libertades desde tan lejanas pantallas? ¿No abrigamos una cierta inclinación a sumar infundados pavores?

Sigue leyendo

Algo más que “víctimas”…

Dentro de unos minutos comienza la huelga general convocada en Euskadi y en Navarra para la jornada de mañana, 30 de Mayo. Olvidamos fácilmente que somos bastante más que “víctimas”. Nuestras circunstancias de hoy no son sólo la consecuencia de lo que los otros hacen o dejan de hacer. No hay presente que no hayamos fabricado, no hay mañana que se nos escape y dependa exclusivamente de terceros. Ahora más que nunca, ahora, con más posibilidades que en ningún otro momento de la historia, con más conciencia, con más medios…, somos los hacedores de nuestro futuro, de nuestro mañana más emancipado y de más gloria.

¿Por qué será que cada vez resuenan más lejos todas esas proclamas que sitúan absolutamente todas las responsabilidades, todas las culpas fuera? ¿Dónde están las manos que Dios nos ha dado, no sólo para levantar el puño amenazante, sino para modelar los sueños con todos nuestros barros  juntos? ¿Dónde esas manos sino para construir las comunidades, las ecoaldeas, los espacios sostenibles, los jardines… del nuevo mundo? La sola dinámica de la reivindicación pone en cuestión nuestro inmenso potencial de seres libres y creadores, hipoteca nuestro mañana. La sola pancarta merma nuestras facultades para reorientar la historia e inaugurar la alternativa. No es sólo pedir a los otros, es tomar conciencia de todo lo que aquí y ahora podemos realizar y culminar  nosotros/as mismos/as.

Sigue leyendo

Vida siempre sagrada

No termino de comprender cuando se dice, no sin cierta vanagloria, que nuestra  generación, tras el franquismo, abrió caminos y rompió muchos tabúes… Podríamos haber roto otras cosas, podríamos haber  arremetido contra otros escudos, contra otras “lunas”… Podríamos haber abrazado el bebé que pretendería encaramarse, podríamos haber respetado la vida. Hay tabúes que no se deberían nunca quebrar, por ejemplo aquel que sella y protege la criatura que anhela manifestarse también en el escenario de la vida física. Aún está por ver hasta dónde llegaba la supuesta liberación en aquella rotunda exaltación de lo profano.

Hay temas que particularmente nos espolean a indagar  en la sabiduría divina. El debate sobre el aborto debería abandonar la arena política. Los intereses partidarios desenfocan la justa mirada. La ternura debida no tiene color, no está afiliada a ninguna formación en particular. Mientras no descubramos qué, quiénes éramos, qué hacíamos antes de entrar en el vientre de la madre…; mientras no cobremos noción de la intensa planificación al otro lado del velo de nuestras futuras vidas físicas, de la inestimable ayuda que en ese sentido recibimos, no podremos enfocar debidamente el tema del aborto. En vez de hacer de la interrupción del embarazo otra arma política, en vez de tirarnos los tratos a la cabeza entre la derecha y la izquierda a propósito de tan delicada cuestión, podríamos disponernos a explorar el misterio de la vida humana.

Sigue leyendo

Piolet de “otro oro”…

A fuerza de teclear, uno sólo quisiera contar relatos bellos. La muerte es también una historia bella, sobre todo cuando nos habla del vuelo a la luz de un valiente que ama a la naturaleza, que ama a sus hermanos. Ahora hace cinco años nuestro paisano, Iñaki Otxoa de Olza, agonizaba en las alturas del Annapurna a 7.000 metros de altura. Montañeros amigos de diferentes naciones, sin más bandera que el compañerismo, lo dejaron todo para ir en su búsqueda. Iñaki voló antes de que llegara el auxilio, pero ese testimonio noble de solidaridad por encima de las banderas, quedó grabado en la entrañable película “Pura vida”. Los que fueron a rescatarle eran todos de diferentes países y sin embargo constituían formidable “equipo”. Estaban unidos por un vínculo fraterno nacido de un profundo amor a la vida y la montaña.

Entre quienes corrieron a salvar a Iñaki arriesgando su vida estaba el ruso Alexei Bolotov. El veterano montañero de 50 años trabajaba ahora en la apertura de un vía de ascenso al techo del mundo. Escalaba el Everest por donde nadie lo había escalado. Un roca afilada fue serrando la cuerda de la que colgaba al bajar. Se precipitó finalmente al ceder ésta… Cayó hace dos días a una profundidad de 300 mts., muriendo en el acto.
Sigue leyendo

“Noble causa, justo camino” (Sobre los escraches)


No siempre será preciso agotar las gargantas para hacer valer lo justo y lo verdadero. Un silencio, un “mantram”, una canción colectiva… pueden ser  infinitamente más poderosos que una  voz forzada, desatada o rota. Los decibelios de una manifestación no la acercan necesariamente más a sus metas. Un silencio ubicado, inteligente, imperturbable, afianzado en rectitud, desbordado de compasión, puede desarmar al adversario, o lo que es más importante, ganar su sentir.

El problema tampoco será a dónde vayamos, sino lo que llevemos dentro. La no violencia activa, rezaban los manuales que manejábamos en la transición, supone  una  gran  acumulación de energía, que hay que saber invertir de forma inteligente y apropiada. Amor, sabiduría y voluntad siempre de la mano, también por las grandes y agitadas avenidas de nuestras ciudades, también en medio de estos tiempos tan apretados. Sobre todo ahora que la sangre corre el riesgo de calentarse a la vista de las escandalosas “primas a los directivos”, de las “jubilaciones de oro y platino”, de la corrupción que no cesa, de la Corona que ni de lejos ejemplifica… Los rescates a la banca no hay quién los entienda, pero las causas justas requieren afinar al máximo los métodos, so pena de hacerlas naufragar.

Sigue leyendo

Todos los abrazos

 

La belleza deberá estar en los caminos, no sólo en los fines. Pintar los pechos y el cuerpo de negros rótulos no es quizás lo que más demanda una piel blanca. Hay una intimidad que no debería ser necesario ofrendar a la hora de apostar por un mundo en el que la mujer sea plenamente respetada y considerada. ¿Qué dolor no habrán sentido dentro esas jóvenes activistas para medio desnudarse en tantos asfaltos e inviernos? Podemos observar las últimas imágenes de las mujeres valientes del movimiento “Femen” pidiendo en París la libertad de la activista feminista, Amina, fugada de su domicilio en Túnez por haberse dictado contra ella una “fatwa”. Sin compartir  plenamente métodos y formas, sin identificación con su espíritu de confrontación, aflorará seguramente cierta simpatía. Al tiempo recordaremos también nuestro compromiso por acercar las “fes”, nuestra responsabilidad a favor del diálogo y el encuentro entre los credos. ¿Cómo abrazar una y otra causa a la vez? ¿Cómo apoyar a la mujer y su justa apuesta de emancipación en el mundo árabe y a un mismo tiempo abrazar el encuentro imprescindible con el Islam?

No seremos nosotros, y menos desde Occidente, quienes sugiramos que ha de amanecer tras el “niqab”, el “chador” o el “burka”. Teóricamente cada quien palparía y buscaría la luz que necesita. Ellas serían las dueñas de sus miradas y sus cuerpos, ellas graduarían el ancho de sus horizontes, serían las hacedoras de sus destinos…, pero en la práctica, su tradición cultural y espiritual no se lo ponen a veces fácil. ¿Podremos abrazar al tiempo una y otra causa, la del diálogo interreligioso y la justa apuesta de ellas en el contexto árabe, o será una quimera…? La jerarquía de valores teóricamente está establecida, en la práctica resultará más complicado. Por supuesto primero ellas y sus derechos inalienables, antes incluso que el encuentro con la media luna. Sin embargo la postración, el olvido, la marginación…, sin ir contra el decálogo de manual, nos sitúan a menudo ante un mundo demasiado del pasado. ¿Cómo modulamos ese diálogo con el Islam, cómo manifestamos por ejemplo nuestro apoyo a reivindicaciones de emancipación como las de “Femen”, sin que nadie se sienta ofendido, ni interprete resquicio de islamofobia?

Sigue leyendo

Los ecos del Grillo

 

 

El movimiento “5 Estrellas” del cómico Beppe Grillo ha logrado posicionarse como tercera fuerza política en la vecina Italia. Observamos en su reducido firmamento astros que brillan radiantes. Otras de sus estrellas se nos antojan menos atrayentes. Bienvenido por su puesto todo el postulado de una democracia más limpia y directa que posibilita el uso adecuado e inteligente de las nuevas tecnologías e Internet. La elección de sus candidatos en estas y otras pasadas elecciones ha sido un ejemplo del que podrían tomar nota los políticos de estos y otros lares. Bienvenida la importante carga  verde con que desembarcan en la escena política italiana, bienvenida por supuesto su frescura y originalidad.

Sin embargo habrá que moderar las formas, limar aristas y otras belicosidades; sin embargo en su “eurofobia” no podremos acompañarlos, tampoco en un  radicalismo que previene contra toda otra fuerza política. No hay futuro que no pase por la Unión, unión en Europa y en casa, por supuesto en diversidad, por supuesto siempre mejorable. Toda  distancia es poca con respecto a Berlusconi, pero la entente  con Bersani será vital para  poder salir de la honda crisis política en la que se halla la nación hermana.

Sigue leyendo