¡Ay Nicaragua, Nicaraguita…!

37376154_10155759734712379_7988420397810843648_o.jpg

No es sólo preconizar un nuevo orden social, es tener la madurez y capacidad de mantenerlo y mejorarlo. A lo largo de la historia se han provocado grandes y rápidas transformaciones, cuya hora aún no habían llegado, cuyos ideales simiente no formaban aún parte de la conciencia mayoritaria. La revolución social arranca con un incontestable argumento de mayor justicia, pero a menudo ese anhelo puro se deteriora por el camino. La revolución puede convertirse en salto al vacío sin base de sostenibilidad, puede verse reducida a simple espasmo de la emocionalidad.

La revolución dictó que había que cambiar lo de fuera, pero no nos invitó a hurgar por dentro. La revolución sugirió que necesitábamos piedras y no flores, pueblos exaltados y no hermanos despiertos, barricadas en vez arena, desierto y recogimiento. La revolución nos envió el mensaje equivocado de que teníamos enemigos y no a lo sumo hermanos equivocados.

Sigue leyendo

Anuncios

División azul*

40368421_10155853296747379_2740151549589192704_n.jpgTarde lluviosa en medio de una ciudad que descansa de un sol aún poderoso en bares, cines y comercios. La libertad de un par de horas hasta recoger a mi madre de su sagrada partida de cartas, me conduce sin pensarlo a la biblioteca pública. Voy directo a su sección de historia. Al poco tiempo me veo en una mesa vacía disfrutando de un gran tomo gráfico cuyo título reza: “La División azul en imágenes”.

Me sentí extraño dedicando tanto tiempo a ese libro del “adversario”. No podía soltarlo. Sólo un esclarecedor paseo por la Kontxa, me proporcionaría después las claves indispensables. Por más que en un principio me extrañara, ese libro, esa historia, esa aventura, sobre todo ese frío, ese dolor también era mío… Me sentí iniciado en otra comprensión de la vida, de las relaciones, de la familia humana. Había llegado el momento de asumirlo: la historia de la “División azul” también me pertenecía.

¿Si siempre me consideré del otro lado, por qué sentía ochenta años después su frío en mi propia carne? ¿Será que la condición humana y su adhesión a ella en su conjunto termina a la postre por ganarnos más allá de toda fragmentación de cualquier orden?

Sigue leyendo

Las moradas de Franco

No es nuestro cometido. No cometeremos la torpeza de juzgar la morada que en el más allá corresponde a quienes han causado grande y masivo dolor a sus hermanos, ahora sí en la Tierra debida sencillez para no agraviar a las víctimas de su reprobable actuar.

Aspiramos a moradas de luz y gloria para nuestra Real esencia, no privilegios para nuestra envoltura deteriorada. De nada le sirven al alma las urnas de lujo en las que quedan depositadas sus pretéritas vestiduras. Los dictadores pueden tener sus restos físicos en mausoleos de mármol, pero sus almas no gozarán de ninguna suerte de privilegio al otro lado del velo, todo lo contrario.

¿Alcanzaremos a observar también la larga noche del franquismo con otra mirada? ¿Alcanzaremos a perdonar tantos años de inmisicorde atropello…? Más avancemos en el Sendero, más se extenderá el radio de nuestra compasión.

Sigue leyendo

La renuncia generosa

36911432_10155739889667379_3787877399467655168_o.jpgAquello fue un alarde de civismo y valentía colectivos, de acción no violenta ante un Estado, en aquel contexto, miope, torpe y demasiado a menudo bruto. Aquello demostró el coraje de un pueblo que ama la libertad y que está dispuesto a arriesgar por ella. Hay plazas en Catalunya que bien merecen que se empiecen a llamar “Primero de Octubre”, sin embargo los números que salieron de las tan perseguidas urnas no daban para mucho más. Un poco más de la mitad de población no es suficiente para declarar la independencia. Sólo a riesgo de confrontación social se podía ir para adelante.

El referéndum cumplió su objetivo. Sirvió para aclarar la relación de fuerzas, para afirmar la voluntad latente en el alma del pueblo movilizado, sin embargo el mayor de los triunfos estribaba seguramente en detenerse en ese triunfo, en renunciar a la República catalana en tanto en cuanto no fuera sostenida por un porcentaje mayor de la población. Tan necesario fue llegar al primero de Octubre como pararse en él. Olvidando las siguientes estaciones hacia la independencia, hubieran ganado todos. Primero se hubiera evitado la tan injusta privación de libertad de los políticos presos. Los exiliados no habrían hecho las maletas. La crispación no habría ido en aumento, aún sin olvidar que ha sido la intolerancia del Estado el primer factor desestabilizador.

Sigue leyendo

Justicia sin ensañamiento

35985591_10155701158367379_1021463829965438976_o.jpg

En el mismo clamor de demanda de justicia es muy fácil que se cuele la personalidad inferior y su inyección de rencor. Por eso estamos aquí, en la Tierra, para aligerar de sentimiento negativo nuestros más nobles sentimientos y postulados. El anhelo de justicia es patrimonio del alma, el de revancha de nuestro yo inferior. La raya que puede separar la invocación a la justicia con el ensañamiento, en menor o mayor grado, es muy tenue, a menudo imperceptible. Podemos observarnos en nuestra propia geografía interna y constatar lo fácil que es sobrepasar, a menudo de forma inconsciente, ese anhelo de ponderada justicia, lo difícil que resulta desnudarla de emocionalidad negativa.

En términos de psicología transpersonal el desafío es evidente: instalarnos en una mente superior clara y neutral dominada por el alma y no influida por la astralidad inferior de nuestro cuerpo emocional. Esa emocionalidad sin embargo invade demasiado a menudo por dentro y por lo tanto también por fuera, la vida pública y política.

Sigue leyendo

Naranja 

33811060_10155644654602379_2598224999537967104_o.jpg

El principio de no ofensividad y no confrontación es clave de cara al nuevo tiempo que deseamos alumbrar. Confrontrar sólo las ideas, los proyectos, los postulados, nunca las personas. Es el terreno de la razón nuestro único ámbito de liza. Es la alternativa sugerente, bella, respetuosa, coherente, no el ataque, nuestro mayor activo.

Aceptación de la realidad no significa comunión con ella. Aceptar la realidad significa que buena porción de la humanidad está donde está y yo no me he de incomodar por ello. Se la puede sugerir, pero no exigir. Podemos, debemos ilusionarla, motivarla, pero nunca atacarla. Aceptar el estado de las cosas no significa que no voy intentar cambiarlo.

Sigue leyendo

Punto de encuentro

33318318_10155629307442379_3067647083696619520_n.jpg

 

La resolución pacífica de un conflicto siempre reclama recorrido por las dos partes opuestas. Si no hay voluntad para ese acercamiento indispensable, no habrá tampoco vislumbre de arreglo. Antes que por el recorrido que ha de transitar el contrario, nos habremos de preguntar siempre por el que nos toca realizar a nosotros mismos. En esa valiente y exigente demanda interna es donde realmente arranca la genuina paz.

En un mundo significado por una cada vez más profusa diversidad y por lo tanto eventual conflictividad, vamos tomando conciencia de la alteridad y de todo lo que ella implica. En su ancho y colorido espacio es preciso instalarnos y acomodarnos a largo plazo, levantar hogar compartido. Fuera de la alteridad sólo nos queda perpetuar la conocida y tantas veces reiterada dinámica de una confrontación más o menos virulenta. La alteridad en lo cultural y espiritual, por supuesto en lo ideológico y social…, constituye hoy uno de nuestros más importantes y decisivos retos.

Sigue leyendo

Se encuentren, no se maten

paz.jpg

¿Conocerá ese desierto algún día la primavera? ¿Cuánta sangre manará hoy? ¿Cuántos cuerpos caerán este martes doblados sobre esa tierra ardiente y disputada? ¿Conocerán las nuevas generaciones de uno y otro bando, un respiro, un oasis de paz? ¿Cuál habrá de ser el tamaño del dolor para que los humanos se encuentren y no se maten?

No más ruedas a las casas… ¿Para qué mover los edificios? ¿Qué más dará una embajada en un lugar u otro? Todos los lugares son sagrados, sobre todo si son compartidos, si sirven para el encuentro y no para la disputa. Cincuenta y ocho muertos sólo en el día de ayer es un caro precio para el último capricho de ese megalómano rubio que se considera tan poderoso…

¿Qué importa dónde ondea una bandera, qué vientos de abrasador desierto la marean? ¿Qué más da dónde duermen los edificios? Lo que importa es dónde y cómo viven los vivos. Cómo acaban con sus odios ancestrales, cómo comienzan a caminar unidos, cómo inauguran, de una vez por todas, un nuevo y anhelado tiempo de paz en esa Tierra tantas veces santa y bendita …

Artaza 15 de Mayo de 2018

Una nueva era

IMG-20180501-WA0011.jpg

Sólo recordar a quienes no pudieron gozar de este amanecer anhelado. Por quienes nunca lo vieron con su ojos de carne. Honramos en esta hora grande a las generaciones del pasado, a nuestros padres, abuelos…, que no conocieron la paz y que tanto suspiraron por ella. Honramos su legado cargado de anhelos.
 
Honramos a las generaciones del mañana que sobre esta tierra de paz, harán un futuro de sana convivencia, solidaridad y de hermandad; para que nunca tengan que contemplar de nuevo al humano matando al humano, para que se persuadan de que el más alto ideal no merece un solo aliento segado. Sobre todo por quienes, ya de uno u otro signo, aún guardan hierro en sus “zulos” de adentro, para que más pronto que pronto se liberen de la carga del rencor y así nos permitan dar el último paso hacia la total normalización en la sociedad vasca.

Sigue leyendo

Miríadas de estrellas

Luigi_Di_Maio_3.jpg

Hubo un tiempo en el que nosotros también fuimos antisistema. Estábamos en el error de creer que un mundo se podía definir a la contra de otro. Estábamos equivocados. Nada hermoso, nada positivo, emancipador se define a la contra.

Evidentemente queremos ir mucho más allá de este sistema, pero no somos antisistema; no nos podemos definir a la contra. Son los valores e ideales del mañana los que pueden bautizar nuestro presente. Queremos ir más allá de lo que hoy somos y hemos construido entre todos/as, también con nuestro concurso o pasividad, con nuestra energía o nuestros temores…

Catalunya en el corazón (IV)

28424828_10155403343652379_6741548597870657016_o.jpg

La cordialidad

La cordialidad antecede a la hermandad humana por la que trabajamos. La cordialidad es un puente imprescindible que todos deseamos. La cordialidad es necesaria construirla desde la dos orillas. A cada lado hay que poner ladrillos de respeto, de diálogo, de mutua comprensión… La cordialidad no es un brote repentino, no es fácil que despunte tras las porras, los banquillos, los obligados exilios… El rey de España merece todos los respetos, pero no menos que el señor Oriol Junqueras que lleva ciento diecisiete días privado de libertad sin poder abrazar a sus hijos…

Jamás faltaremos a ningún hijo de Dios, menos a un monarca que tanto significa para tantos españoles. Otro tanto merecen los dirigentes catalanes presos, exiliados, o pendientes de “causas”, que son continuamente vilipendiados en medios públicos y que tanto significan para tantos/as catalanes/as. Vamos a por la cordialidad tan anhelada y pendiente, pero por favor pongamos de una vez por todas esos ladrillos…

Sigue leyendo

Nueva etapa

25551839_10155235963152379_3578037273822807304_n.jpgLa noche quede atrás. Alboree el sol de una nueva concordia. El soberanismo asuma el sacrificio de la República en aras de la convivencia. La tremenda debacle electoral de los de la porra les haga recapacitar, les haga considerar que la represión en el siglo XXI ya nunca será la solución para un problema político. El 155 se escriba con letras negras en los anales de la historia. El soberanismo comprenda que para ir más adelante es preciso ir todos juntos.

El cava no se descorche entre rejas. El turrón de Navidad todos en casa. Oriol Junqueras abrace a su mujer e hijos. Los presos por causas políticas abandonen de inmediato unas cárceles que jamás debieron haber pisado. Puigdemont y los consejeros de Bruselas desembarquen en la Generalitat y no en la Audiencia Nacional.

Espadas abajo. Ceda el encono, gane las transversalidad y el diálogo. Los dos grandes bloques se hallen, se entiendan e incluso comprendan. Una seria reforma de la Constitución, una clara voluntad de descentralización del Estado, de separación de poderes, una mayor autonomía… puedan ser puntos en los que los diferentes se encuentren. Un imprescindible espacio de en medio pueda ser el arranque de una etapa definitivamente diferente.

Enseñanzas del “procés”

72942f6f-08e3-4602-a23f-db1f76ab1a5f.jpg

Llega la hora de la recapitulación. En el “break” en medio de este sobresaltado y convulso otoño, será preciso hacer sitio a la necesaria evaluación. No sin pudor, no sin cierto agotamiento por todo lo vivido, habremos de intentar extraer las enseñanzas de un procés en plena revisión.

A lo largo de los últimos días se nos ha revelado todo tipo de detalles con respecto a cuanto aconteció en las horas previas a la Declaración unilateral de la independencia. Los extremos ganaron la partida, cuando parecía que iba a imponerse la cordura. Los Obioles de turno se obcecaron en el 155 con cualquiera de los escenarios posibles. Por su parte los Rufianes, su rodar de las “155 monedas de oro” y las emocionalidades incontenidas de quienes estaban dispuestos a toda costa a ir al “sacrificio”, tampoco ayudaron. A Puigdemont se le tildó por unas horas de Judas y traidor.

Sigue leyendo

Volver a empezar

23244281_10155127419482379_3039943638686401227_n.jpgEs preciso meditar sobre el gran número de políticos, analistas y ciudadanos de a pie que desean hoy en España que el president de la Generalitat baje esposado las escalinatas de un avión en Madrid. A la vista de ello, los esfuerzos en pro de una conciencia de mayor democracia y libertad parecerían justificados. Falta en nuestro país cultura democrática, sagrado respeto a lo diferente. No es una cuestión de gobierno, es una cuestión de déficit de consideración por la alteridad entre la población. La salud de una nación se resiente con la fijación en el mal ajeno.
 
Un viento bonancible vuele esa orden europea. Nadie busque y capture por ideas o actuaciones políticas. Por razón de ellas, perseguidos siempre antes que perseguidores, encarcelados antes que carceleros. Cuestionamos a quienes lanzan tan lejos, tan torpe, tan errado lazo. Recordamos a quienes visten toga que encima de ellos está el Cielo. No quisiéramos ser quienes se apropian sin justificación de lo más preciado y sagrado del humano que es su libertad. Justicia partidaria es la que no conoce la ponderación, cuestionables jueces son aquellos a los que no les tiembla la pluma al encerrar hombres y mujeres que coyunturalmente han podido errar, pero que son de manifiesta buena voluntad.
 

Sigue leyendo

Otoño partido

 

atardecer-en-donosti-11-2-2015-2-copia.jpgCamino las calles de mi ciudad en medio de este otoño dulce por fuera, amargo por dentro. Agradezco esta balsa por nombre Euskadi. Agradezco a los líderes que nos han llevado hasta esta calma orilla que antes ni siquiera soñáramos. Cataluña nos ha enseñado que para ir más lejos hay que ir más juntos, es preciso más consenso. Esta vez la gresca es en el otro extremo, donde muere el Ebro, por más que quisiéramos que no lo fuera en ninguna parte.

No nos inmutaremos ante los tambores que quieren movilizarnos para nuevas batallas. Quedan definitivamente atrás. “Gure esku dago”, sí en nuestras manos está ir “más lejos”, pero también parar aquí, en seco, en esta estación florida que otrora jamás disfrutáramos; en seco aquí donde se derrumbaron las barricadas, donde nuestra integración y convivencia se han fortalecido tanto.

Sigue leyendo

A la búsqueda del equilibrio perdido

22885934_10155100317577379_1427863467698075580_n.jpg
Nos debemos a la Ley superior, nos debemos al punto medio, nos debemos a la mesura y a la ponderación. Las Leyes espirituales, las que están por encima de las leyes de la Tierra, proyectan su Luz sobre esta humanidad urgida y nos ayudan a leer el mundo, a interpretar el momento. Concretamente la “Ley de polaridad” nos invita a rehuir los extremos, a buscar el equilibrio, a hacer una síntesis de la aportación de uno y otro lado.
 
Las Leyes superiores, en pleno conflicto entre dos partes, siempre nos animan a buscar la victoria del medio, no de los extremos. Las leyes divinas nos hablan de encuentro, de diálogo y acuerdo. Gracias a Dios cada vez somos más personas las que queremos hollar ese camino intermedio. En lo que se refiere a la crisis catalana, cada vez somos más las personas que, evidentemente no nos identificamos con un 155 cargado de imposición y violencia, pero tampoco con una independencia que supone una decisión forzada, una declaración con la que, al día de hoy, hay un importante segmento de la población catalana que no se siente identificada. Cada vez somos más quienes visualizamos una mesa al fondo del túnel, quienes no dudamos de la necesidad de una salida negociada a un conflicto político.

Sigue leyendo

A los/as hermanos/as en el disenso

DSC_0002.jpg
Queridos/as hermano/as:
Cuando tañen cercanos los tambores de más enconada batalla, vayamos de nuevo al prado, pongamos la Tierra en medio como tantas veces lo hemos hecho, dejemos atrás nuestras banderas. Tornemos lo que somos, devotos de la Humanidad una.
Me dirijo con todo el cariño, con todo el respeto, con todo el amor a los hermanos que laten diferente con respecto a la seria crisis que hoy vivimos en España. Invito hoy a reunirnos sin ningún ánimo que no sea el de alcanzar entre todos más Luz y mutua comprensión. Hagamos un círculo en el tiempo, hagamos un círculo sagrado libre de todo juicio y ofensa en esta Red de redes y hablemos desde el corazón, hablemos con la Presencia en nuestros corazones, hablemos con el sagrado respeto que siempre nos ha guiado y al que por encima de todo, nos debemos.

Sigue leyendo

¿POR QUÉ SÓLO HASTA AQUÍ?

22382484_10155068482807379_7261068089511851528_o.jpg
Amigos catalanes de la órbita soberanista me piden que por favor aclare lo de “rendirse al ultimátum de Rajoy”. ¿Por qué acatar sus condiciones, por qué hasta aquí sí y más allá no? ¿Por qué con la fuerza acumulada no llegar “hasta el final”? Explicaba mi parecer en el anterior artículo “Europa silente”, pero deseo aquí añadir algún argumento.
Primero aclarar que no puedo hacer mío ese “final” . Lo he explicado en diferentes ocasiones, pero no me importa repetirme. Estoy en esta apuesta porque creo que la libertad es la primera de las leyes superiores, divinas, que no necesariamente (como bien podemos constatar) de la tierra; porque sin ella no es posible la evolución. Estoy en este jaleo porque, al igual que otros muchos ciudadanos del Estado, consideramos que en España hay un déficit muy importante de libertades y de democracia y que es preciso pujar pacífica y constructivamente por ello. No cabe duda de que Catalunya es valiente vanguardia en esa apuesta. Estoy en el jaleo, con todas las adversas consecuencias que me ha traído, porque considero que Catalunya tiene derecho a decidir su futuro, no porque deseo una Catalunya independiente. No es mi particular deseo.

Sigue leyendo

VOLVEMOS UNA Y OTRA VEZ

payasetes en india.jpg
Ocho horas al solitario volante dan mucho de sí. La cercanía ya de los sesenta invita a un ejercicio cada vez más serio y profundo de recapitulación. En el largo recorrido entre Galicia y Navarra cabe, sin necesidad de calzador, una vida entera. Ojos al frente y su tranquilo asfalto, pero mirada hacia el pasado, he ido listando todas las personas a las que a lo largo de la vida, he causado algún daño con palabra, obra u omisión, sobre todo con verbo alocado e incontenido.
 
He recordado las veces que fui dolor y no alivio, dardo y no gasa. Los kilómetros se sucedían y no paraban de aparecer rostros. En Burgos aún afloraba el sonrojo. La lista era muy larga, excesivamente larga. Al verla completada me ha asaltado cierta pesadumbre. No sé cómo, pero en los años que restan en esta carne, habrá que intentar hacer algún acopio de santidad.

Sigue leyendo

¿POR QUÉ SÓLO HASTA AQUÍ?

22382484_10155068482807379_7261068089511851528_o-1.jpg
 
Amigos catalanes de la órbita soberanista me piden que por favor aclare lo de “rendirse al ultimátum de Rajoy”. ¿Por qué acatar sus condiciones, por qué hasta aquí sí y más allá no? ¿Por qué con la fuerza acumulada no llegar “hasta el final”? Explicaba mi parecer en el anterior artículo “Europa silente”, pero deseo aquí añadir algún argumento.
 
Primero aclarar que no puedo hacer mío ese “final” . Lo he explicado en diferentes ocasiones, pero no me importa repetirme. Estoy en esta apuesta porque creo que la libertad es la primera de las leyes superiores, divinas, que no necesariamente (como bien podemos constatar) de la tierra; porque sin ella no es posible la evolución. Estoy en este jaleo porque, al igual que otros muchos ciudadanos del Estado, consideramos que en España hay un déficit muy importante de libertades y de democracia y que es preciso pujar pacífica y constructivamente por ello. No cabe duda de que Catalunya es valiente vanguardia en esa apuesta. Estoy en el jaleo, con todas las adversas consecuencias que me ha traído, porque considero que Catalunya tiene derecho a decidir su futuro, no porque deseo una Catalunya independiente. No es mi particular deseo.
 

Sigue leyendo

La Europa silente

22448512_10155065281952379_2180311365569407680_n.jpg
Europa calla ahora, cuando la mirábamos con esperanza. Lo hace al igual que en el 36 cuando la necesitábamos para defender la libertad y la democracia, cuando éramos la primera barricada al fascismo entonces galopante. No denunciaremos la Europa silente. Es lo que hay. No da más de sí y hay que aceptarlo. El varapalo no nos hace abjurar de nuestra vocación europeísta. Sigue siendo el espacio más amplio de libertad y derechos humanos en el mundo, pero al día de hoy tampoco puede ir más lejos. No desea crearse problemas con España. Europa no se quiere permitir baile de fronteras. Las quiere estables, tal como ahora se dibujan, sin referéndums que obliguen a sacar de nuevo el siempre incómodo tiralíneas.
Emerge otra Europa menos calculadora y mercantilista que aún tardará en manifestarse, la Europa de los verdes y progresistas, de las gentes solidarias, amantes de la Madre Tierra y mayores cotas de libertad. La Europa de ahora no ha prestado el auxilio que necesitaba la causa de una mayor democracia en Cataluña y el Estado. No ha prestado ni arbitrio, ni mediación, no ha apoyado la justa reivindicación de un referéndum legal, con garantías y pactado.

Sigue leyendo

Catalunya en el corazón (III) / Por el diálogo, por el acuerdo

22281618_10155057341317379_8462762389006154976_n.jpg

Se acaban los días de gloria en la cabaña de madera. He estado esta semana fuera del mundo, en comunión con la Madre. Lejos de la noticia hallé cierta paz que urgía. Ahora hemos de salir de nuevo a la intemperie, allí donde se reúnen ahora todos los vientos. ¿Cómo haremos para caminar erguidos, firmes, dignos, al mismo tiempo que comprensivos y compasivos?

Se acerca una nueva semana convulsa. Se acerca un nuevo reto de ser, por encima de todo, canales de paz, de concordia y hermandad. Toca de nuevo anclarnos firmes en el interior y no ser arrastrados por estos vientos de virulentas emociones.

Sigue leyendo

En favor de un Estado de derecho

estado-de-derecho2.jpg

Lo afirmo con genuina aspiración, con corazón en mano. Quisiéramos ser súbditos de un Estado de derecho, con garantías democráticas, con separación de poderes… Lo afirmo con sinceridad y pena: no es nuestro caso. No estamos por la Calatunya separada e independiente, pero sí por la consolidación de las libertades. Catalunya es el detonante que abre la crisis imprescindible. En estos momentos Catalunya es vanguardia, punta de lanza en la consecución de un verdadero Estado de derecho. El desenlace de la crisis comienza a ser traumático, pero no les han dejado alternativa.

¿Ideales o figura?

grunen.jpg
Las próximas elecciones generales alemanas tienen su evidente interés añadido. No en vano Alemania marca tendencia en la política del viejo continente, no en vano muchos ven en las urnas del 24 de Septiembre la oportunidad de relevo de la canciller. La disyuntiva está servida entre la fidelidad a los ideales o el apoyo a la figura, a la mujer brillante, valiente, al tiempo que controvertida. Más allá de lo pasajero, por más que el mandato de la dama se prolongue, nos debemos a nuestros ideales y por lo tanto compromiso prioritario con la Alemania verde y solidaria de cara a sus ya cercanos escrutinios. Quisiéramos un avance de “Die Grünen”. Este movimiento habla por nosotros, por nuestros sueños. Lo viene haciendo desde hace ya mucho tiempo de forma seria y eficaz. “Die Grünen” son además el corazón de todo el movimiento verde europeo.

Sigue leyendo

Rencores caducados

21314809_1836176156399444_4625193146193196239_n.jpgGolpean nuestros oídos desacostumbrados los cañones que burlaron el pasado. Un humo denso inunda el ajado lienzo de la memoria. El griterío de la población despavorida se cuela entre los estallidos del ahora. Sólo el ensordecedor estruendo de esos cañonazos es capaz de abrir las puertas del averno antiguo, de transportarnos al horror del momento; sólo las velas y los cantos son capaces de sugerirnos el caro interludio de la paz.

Siempre recordar. Somos porque fueron y fueron con valor, con confianza y heroísmo. Gozamos de este presente, porque se armaron de fuerza. Gozamos de ciudad porque no se derrumbaron ante las cenizas, porque decidieron en una cercana Zubieta reencontrarse con el futuro. ¿Qué hacer con el saqueo antiguo, con la ignominia de otrora? Seguramente seguir la senda de nuestros mayores. Cargados de fe y esperanza mirar siempre hacia adelante.

Sigue leyendo

Corona en apuros

21105604_1827336887283371_400677267014291337_n.jpgYa en palacio el monarca resoplaría con alivio. Había que tener valor para recorrer esas largas, concurridas e incómodas avenidas, para mantenerse firme e inalterable durante todo el trayecto a pesar de los abucheos, fuertes pitadas y gritos de agravio. Él lo tuvo. Había venido a sumar su corazón al dolor popular, a sumar su voluntad a la firmeza ciudadana y sin embargo el “Fora, fora” se hizo por momentos atronador.

Seguramente no era el momento, ni las circunstancias adecuadas para expresiones de esa índole. La repulsa al terror y la imagen de unidad frente a la barbarie eran urgentes y nítidos objetivos que no dejaban espacio a manifestaciones colaterales, de otro orden, sin embargo las calles de Barcelona fueron expresión de un fuerte rechazo a la Corona.

Sigue leyendo

Socialismo sin “ricino”

15235614_10154150009712379_8336932082088193612_o.jpgCaducaron sus revoluciones como caducan los vinos que no se mantienen frescos, como se enmohecen las casas que no se airean, como se agrieta la tierra que no se remueve… Nada nos dicen los líderes que hablaron en la Plaza de la Revolución en la despedida de Fidel Castro. Sus palabras no nos dan alas, sólo son lastre de munición para el soldado que ya se jubiló, que ya no somos, ni deseamos ya más ser… Nada nos dice esa perpetua llamada a la trinchera. Ante la multitud congregada, sólo hombres mentando enemigos que no ceden, glosando guerras que nunca se acaban…; sin embargo aquí, a este lado del mar inmenso, nuestras mujeres ya nos escondieron las armas donde jamás las encontraremos. Hace ya muchas lunas que nos susurraron dormidos que la batalla si no es florida, sin violencia está para siempre perdida.

¿Cuándo nos llamarán para construir en libertad? No nos ilusiona el bloque bolivariano. Se pudieron levantar contra el oprobio, contra el abuso y la explotación en su día, pero han instalado nuevos dominios. Sólo cambiaron el color de las paredes y fachadas. Aún no ha amanecido, por lo menos no vemos su radiante sol iluminando para todos.

Sigue leyendo

Él también descanse en paz

fidel...jpg

Nosotros no podemos decir “hasta siempre comandante”, porque siempre es un horizonte de libertad, no sólo de justicia; un mañana en el que entraremos y saldremos de las islas a voluntad; en el que nadie nos retendrá en el trópico, en el que nadie nos perseguirá por las ideas que broten de nuestros adentros.
 
No podemos decir “hasta siempre comandante” por más que no se nos haya enfriado la sangre revolucionaria, por más que el atropello y la injusticia nos sigan sublevando, por más que sigamos caminando por nuestras particulares y Maestras Sierras, alertas siempre en nuestras atalayas, en nuestras salvajes y amenazadas Bahías de Cochinos…
 

Sigue leyendo

Descanse en paz

image.jpg

El mero cambio de dimensión de por sí a nadie ennoblece. Dice la sabiduría sin tiempo que si emprendemos un largo viaje, ya en destino no seremos ni mejores, ni peores personas que cuando lo iniciamos. Igualmente si dejamos el cuerpo y nuestro alma remonta vuelo hacia las moradas espirituales, ya en destino no seremos tampoco personas diferentes, seremos el mismo ser, con nuestras mismas virtudes y defectos. A uno y otro lado del velo gozaremos del mismo nivel evolutivo.

El corazón que se detiene no cambia de repente a su dueño, él es el mismo que cuando el vital músculo latía. No deberemos por lo tanto endiosar a quien abandona vestidura de carne. Sin embargo algo muy diferente es procurar siempre el acercamiento humano.

Sigue leyendo

Remendar sociedad

15156820_10154134795617379_7482991486028995341_o.jpg

Al otro lado de nuestra querida Urbasa, del inmenso hayedo ya casi desnudo que se empiezan a cargar de nieve, se encuentra Alsasua. La “capital” de la Sakana está en todos los medios de comunicación. Hablan éstos, sobre todo los que desconocen la cotidianidad y gustan de funcionar a base de barato titular, de una convivencia rota. Yo no lo creo, por más que sí que haya necesidad de algún remiendo. Tienen mucha responsabilidad esos medios en sobredimensionar un acto absolutamente deplorable, pero que representa más el estertor de un pasado convulso, que el exponente de una brecha insalvable.

En realidad por todas partes estamos cosiendo las relaciones, por todas partes estamos pidiendo hilo para sanar las heridas que dejan las confrontaciones sociales de todo tipo. En EEUU los grandes colosos de la informática son seguramente los que más original y acertadamente han tirado estos días de ese hilo restaurador de la convivencia. En eso se acercó la Navidad y ante el inmenso abeto, ante ese urgido y luminoso “totem” de la esperanza, se esfuerzan en amalgamar una sociedad que ha quedado fragmentada tras tan dura carrera electoral (anuncio de Apple).

Sigue leyendo