El invento de la nada

Nunca logró ni sólidas bridas, ni carro lo suficientemente ancho y confortable para llevarse a algún inmortal desorientado. No dio siquiera con el estrecho asidero de la mínima confianza. La nada nunca se llevó a nadie. Sólo nosotros, en nuestra supina ignorancia le concedimos esperanza. Sólo hizo prosélitos en medio de tiempos caducos y cafés aburridos; sólo ganó el guiño de Jean Paul Sartre y otros filósofos ya del despiste, ya del olvido.

Como la Luz brillaba siempre remota e invitaba a renacer, al esfuerzo y la forja humana, inventamos la nada. ¿Durante cuánto tiempo le dimos aliento, echamos a sus heladores brazos los seres queridos que partieron?

 

Van pasando los años. Unos nos quedamos, permanecemos en esta arena de intensos y apasionantes desafíos, pero otros muchos nos van dejando físicamente. Cumplieron contrato, ganaron descanso. Cada vez más familiares y amigos van culminando su misión y abandonando cuerpo. La nada no podrá con ninguno de ellos. ¡Viven hoy y vivirán por siempre!. Con otros cuerpos, con otra carne, en otro escenario, están más vivos que nosotros. Disfrutan las mieles cada vez más dulces de un viaje de crecimiento sin fin, de un apuesta interminable de mejora. Había vida más allá de los ojos de la carne.

Acompaño a mi madre a misa. Todo a mi alrededor son pasos cansados, cabellos blancos, almas serenas que ya han experimentado lo que debían, que se están despidiendo de esta existencia física. Me encuentro rodeado de gente de mucha edad y devoción. La nada no se casa con inciensos, rehuye todo templo. Bajo sus altas cúpulas se esconde siempre agazapada un trozo de eternidad. La nada no podrá nada con toda la fe y esperanza ahí reunidas. La nada sólo vence si en un momento de despiste o flojera llegamos a concederle siquiera una migaja de futuro.

No corramos pues a por ella. Caduco, absurdo “sprint”, ése por nombre suicidio. No hay carrera más errada. La nada nunca se llevó a nadie. No lo consiguió, no pudo. La nada nunca llegó a existir. La nada era sola, única y felizmente nada.

Del libro “Luz en el suicidio”. Pronta aparición de la mano de Ediciones Isthar Luna-Sol

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s