Ola de calor

El frescor no acudió a su cita diaria con la mañana. Ni la oscuridad fue alivio, ni siquiera la noche trajo su debida tregua. Los sueños huyeron también a la vera de alguna astral orilla.

Aquella mañana de temprano estío, nos despertamos pronto y la tierra ardía. Sin descanso en el cuerpo, sin aire en los pulmones, sin rencor en el alma, nos acercamos a un teclado para compartir que algo habíamos hecho mal. Era preciso volver a empezar: Debíamos establecer un vínculo de mayor cuidado y respeto para con la Tierra, nuestra Madre.

El progreso desnortado, la producción y sus gases descontrolados, el expolio y la contaminación debían cesar. El futuro debía ser sobre otra base, para no volver a despertar otro día, sin descanso en el cuerpo, sin aire en los pulmones, sin esperanza en el horizonte… “Amalurra” merecía otro trato. Aún estamos a tiempo de que la suave y fresca brisa acuda a los despertares del mañana. ¡Así sea!

Artaza, Navarra, despertar del 28 de Junio de 2019

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s