El hombre sin grietas

Calentábamos los dos ayer a la noche nuestras  manos  junto al fuego en medio del bosque y el temporal inmisericorde que le azotaba. Arrimábamos también corazón a las llamas,  compartíamos anhelos y proyectos en vez de sopa de calabaza o chocolate caliente. Había  estado  todo el día fuera, en una construcción acarreando piedras en medio de una muy severa climatología. Le dolían las manos y la espalda del peso soportado y sin embargo exhibía esa misma y perenne felicidad y alegría. 

No diré su nombre. No puedo. No le dan  la ciudadanía a quien es ejemplo ciudadano. Cuando le conocí hace ya más de un año, pensaba que esa  sonrisa, ese espíritu siempre  positivo eran sólo tarjeta de presentación. El tiempo fue  pasando y demostrando junto a la equivocación, la fortuna de su amistad. Estuvimos  mano con mano  trabajando duro, construyendo esa cabaña de madera que ayer nos  cobijaba, ayudándole  muy poco también  con la  suya. 

Pese a sus jornadas interminables su  sonrisa nunca, ni por un instante se apeó. No olvidaré la sola linterna en mitad de la cerrada oscuridad que iluminaba aquel bricolaje tan devocional como interminable. Trabajaba  noche y día para crear un hogar cálido para su amada que atravesó también ancho océano y desembarcó en la cabaña de al lado, justo ahora hace un año. Jamás  una palabra de cansancio, de desgana, de abatimiento. 
Sigue leyendo

Anuncios

También en nuestro pensamiento

48382950_10156094773857379_5360271669631909888_o.jpg

Nadie debiera cerrar a nadie ningún camino, menos el camino apasionante, largo y venturoso de una vida joven. Nuestras hermanas, compañeras, hijas… deberían poder correr hasta que se acaben los horizontes, libres hasta el infinito sin mirar a los rincones. Ningún temor debería asaltar su gozoso trotar, su pensamiento echado también a volar. Pienso en el mundo que se le negó, en los niños que la aguardaban junto a la pizarra, en los viajes por los que suspiraba y cuyo billete no llegó a acariciar en el bolsillo…

Pienso en esa justa rebeldía que incendia toda nuestra geografía, en ese punto final urgente que hay que poner a tanta historia de abuso, agresión y explotación. Pienso en las mujeres y hombres valientes que se levantan en toda España por la vida, contra ese machismo tantas veces insaciable, demasiadas veces feroz.

Sigue leyendo

Familia

Somos deudores de la dicha que hemos recibido. El cálido hogar que nos acogió es necesario levantarlo para otras almas, siquiera con alguna suerte de virtual ladrillo. Creo en aquello que no está de moda, y que no he creado, que no salió del sobre dorado a los Reyes de Oriente. No todas las tradiciones son de dejar atrás. Creo en la familia tradicional. Valen todas las alumbradas desde el genuino amor, por más que nos quedamos con la clásica, la de siempre, aquella en la que fuimos, gracias a Dios y a unos padres entrañables, inmensamente felices. Creemos también firmemente en aquello que aún nos falta iluminar dentro, la entera Navidad.

Escribimos para no olvidar que en la próxima vida hemos de hacer lo que en ésta no hemos sabido o podido. En la próxima ocasión en que se nos brinde el privilegio de encarnar, repartiremos zambombas y panderetas en una gran familia. Escribimos para desde ahora ya llamarla y convocarla. Escribimos para recordar que habremos de ir al bosque y pedir permiso y traer un gran árbol para colmarlo de luces, estrellas y nobles anhelos.

Sigue leyendo

Reconstruir los puentes

Ahora hace un año eran los nervios a flor de piel, la plena catarsis. El “procés” y su declaración de independencia final nos puso a prueba. Todo se partía en dos. Amistades longevas saltaban por los aires. Se desmoronaban puentes antiguos, se quebraban familias y cuadrillas. Fue ahora hace doce meses cuando las Redes echaban humo y vivíamos al borde del teclado. Intentábamos salvar amigos y al mismo tiempo ser fieles a cabales principios cuestionados. Apoyábamos los derechos de esa Catalunya insumisa, respaldábamos a ese vector valiente por la libertad y al mismo tiempo tratábamos de mantenernos fieles al alto ideal de fraternidad humana al que nos debemos. Escribíamos e intentábamos afirmar derecho, lógica y razón. Escribíamos y borrábamos, temerosos de haber podido herir la sensibilidad de alguien.

Sigue leyendo

Mi caballo de cartón

48275440_10156078166427379_2285738039667851264_n.jpg

Agradezco a los Reyes Magos que de pequeño me regalaran el caballo de cartón que les pedí y no la muñeca que descansaba en los zapatos de al lado. Mi hermana nunca sacó ese caballo de mi particular establo. Ningún hermano abrimos por curiosidad su maletín de la “Señorita Pepis”. No todo pasado fue peor. No se confundieron necesariamente Sus Majestades de Oriente al cargar y ordenar los paquetes en los camellos y dromedarios.

Agradezco a mis padres que nunca me regalaran una pistola. Cuando la pistola deja de ser de plástico destruye la vida. Otra cuestión muy diferente es el juguete de género. El género sostiene la vida. El juguete puede ser o no neutro. El juguete de género no auspicia machismo. El adulto sin prejuicios no nace necesariamente sacando a pasear de niño el carrito de las muñecas, sino con una educación basada en valores de sagrado respeto y sentido de la justicia y la equidad. Está bien la muñeca en las manos que la abrazan, está bien el caballo de cartón bajo el cuerpo infantil que lo cabalga. La inocencia puede ser también cuestionada al inmiscuirse padres y educadores en el terreno de las preferencias lúdicas del pequeño o la pequeña.

Sigue leyendo

Rendir la pluma

46099023_10156016847307379_6882680461865254912_n.jpg
“El discípulo cuida que su palabra esté llena de inteligencia, de luz, pero también de calor, de amor y de la plenitud del amor. Sólo en este momento se convierte en poderosa”
OMRAAM MIKHAËL AÏVANHOV
 
Tratemos de cumplir nuestra parte con humildad, con alegría. Uno siempre creerá que su obra es digna de más recorrido, que sus letras debieran de llegar más lejos, a más corazones. A veces nos creemos dignos de más “elevadas” misiones, sin reparar que es el “ego” canalla el que en realidad oposita para atraer foco y reconocimiento.
 

Sigue leyendo

Dirigentes

 

5c019dbae9648_1004x474.jpg

Son los que son, no necesariamente los que nosotros/as hubiéramos querido y elegido. No son más, ni tampoco menos que el conjunto humano. Cada pueblo tiene los mandatarios que merece, la humanidad tiene igualmente políticos a la altura de su desarrollo evolutivo. Infalible matemática del “Como es arriba es abajo…”

Hay en la foto verdaderos servidores del bien común, políticos que posan ahí, puesto que se entregan con sinceridad y altruismo, porque están volcados al progreso de lo colectivo. Hay también en la foto quien descuartiza al disidente, quien lo hacen trozos simplemente por haber objetado su dictadura.

Sigue leyendo