“Lejos del Tíbet” Thubten Wangchen,

Su vida y pensamiento explicados a María Teresa Pous Mas
Detrás de este monje increíblemente afable que hemos visto en tantos encuentros siempre tocado de una sonrisa y alegría envidiables, siempre en primera línea de compromiso, había drama. Había persecución, sangre derramada de seres queridos, mendicidad, mucho frío, mucha hambre…, tal como nos va relatando en su intensa biografía. Sin embargo, no había un ápice de odio. Es así que el libro aparentemente sencillo, que semejara casi ingenuo, adquiere su dimensión rotundamente interpelante. No se puede leer la vida de este lama tibetano en el exilio sin preguntarnos a nosotros mismos qué hemos hecho con nuestros fríos, con nuestras hambres, con las persecuciones o injusticias infinitamente más leves que eventualmente hemos podido padecer… ¿Cómo hemos gestionado nuestros propios destierros?

 
Tenía sólo cinco años cuando la vida le privó de su compañía irremplazable. En un libro de principal contenido autobiográfico, sorprende al lector cómo el lama despacha la muerte de su madre a manos del ejército chino en poco más de dos líneas. El relato de tan sencillo y llano, puede incluso parecer en algún pasaje algo inocente y sin embargo he ahí la fuerza de su contenido, la pura y desnuda compasión que emana en todas sus páginas. He ahí el valor incalculable de su testimonio. El lama Wanchen, al compartirnos su vida azarosa, nos invita de alguna forma a volver a la sencillez del alma, tan lastrada por una cultura nuestra en excesivo intelectualizada.
 
 
Otro de los valores que contagia esta lectura es el de la fidelidad a su cultura, a su tierra y espiritualidad, pero sobre todo a la figura venerable del Dalai Lama. De alguna forma esta fidelidad es la prolongación del principio de compasión ya apuntado, pues seguramente el Dalai Lama representa la más pura encarnación de la compasión universal.
 
Como otros tantos compañeros de exilio, el lama Wanchen no dejó en balde el techo del mundo. Al compartirnos su vida, nos demuestra que tienen sentido las biografías de los humanos que vienen de las altas montañas y nos ponen también el listón, el reto bien elevado, coronado de blanco. Sin esas superiores referencias quizás no sabríamos que era posible, es decir que podemos sufrir abuso, injusticia mayúscula, que pueden matar a nuestra propia madre y nosotros no contaminar el mundo de odio y empezar nuestra vida en otro lugar del mundo, por ejemplo en una gran ciudad, a orillas del Mediterráneo e inaugurar una Casa de puertas abiertas y compartir esos valores de compasión, fidelidad, pureza… Casa Tíbet en Barcelona es el ejemplo de lo que puede alumbrar un hombre capaz de abandonar su hogar para siempre, de bajar de las más altas montañas con las balas silbando a su alrededor y no hundirse después en el fango del rencor, capaz de alcanzar nuevas, soleadas costas y dar la vuelta a su destino.
 
Nos alegramos por el libro, nos congratulamos por el propio Lama Thubten Wangchen y el progreso de su causa, que por supuesto es la nuestra, pero nos alegramos también por nosotros mismos. Seguramente al correr la última página sabremos ya cómo se muta tragedia en altruismo, sufrimiento en alegría y entrega. Seguramente sabremos cómo se transforma destrucción y muerte en compasión sin límite. ¿A algo más vinimos a esta tierra, pese a todo, bendita?
 
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s