Maestro dolor

43657179_10155982122327379_6802527404230180864_o.jpg

Vino de imprevisto, cuando menos lo imaginaba, sin el detalle de un aviso previo. Pero yo sé que tal como vino marchará en cualquier momento. Siempre acaba un día marchando, devolviéndonos merecido alivio.

Había tirado todas las medicinas, anulado las citas médicas, suspirado en paz…. Pensé que había partido para siempre. Ahora irrumpe sorpresivo con la misma fuerza de un comienzo.

Sigue leyendo

¿Intercambio consentido?

b5f1cf5c448f984cfbe5d723e8097afe-570x350.jpg


Ya no saben que inventar para entretenernos, para hacernos olvidar de nosotros/as mismos/as, de nuestra naturaleza más primigenia y esencial. Empiezan a agotar todos sus cartuchos “creativos” hasta poner a la venta el último subproducto que anuncian a bombo y platillo. La industria de la televisión se las apaña como puede para intentar mantenernos clavados a la noche en el mullido sofá, perdiendo el tiempo. Hoy millones de personas se sentarán en España ante “Intercambio consentido”, la última y “revolucionaria” carta que exhibe una reaccionaria cadena de televisión. Seguramente lo más revolucionario era el “off” al dislate, erguirnos de ese peligroso sofá, mantenernos firmes, fieles, comprometidos. Sin embargo el sistema prefiere vernos desanclados dentro, desorientados, serviles a la moda, a una fantasía más o menos imposible cargada de deseo.

Intercambiar hasta concluir que el cielo no estaba envuelto en otras sábanas, sino en las mismas de siempre a falta de nuestro propio perfume. Intercambiar hasta el olvido, hasta acabar con los referentes esenciales, hasta perder nuestra propia dirección y rumbo. Intercambiar hasta saturar hormonas, hasta saciar deseo esclavizante y cansino. Intercambiar fuera hasta reparar que el cambio imprescindible estaba más cerca, en nuestro propio adentro.

Sigue leyendo

El pirata más generoso

anton_16987_1.jpg

Un repentino y fuerte viento puso literalmente a volar aquellos castillos hinchables, con toda su fantasía de plástico, con todos sus pesados motores de aire. Remontaban el cielo ante el asombro de los niños refugiados congregados en las afueras del multitudinario campo de Savudrija, la primera localidad croata después de Italia. Antton no había dudado en llevar camión y furgoneta cargados de material de recreo y animación hasta el mismo infierno del conflicto en la antigua Yugoslavia.

Había que arrancar sonrisas en medio de aquella guerra moderna, igualmente horrible. Costara lo que costara había que izar aquellos castillos de ensueño ante los ojos inocentes del desamparo. Había que disipar el recuerdo del horror, aunque todo el material de su compañía pudiera quedar después destrozado.

Sigue leyendo

Primer fuego

44387805_10155968530277379_8060480555944247296_n.jpgMochila al hombro añoré este crepitar en la chimenea del hogar. Hacen mucho bien los senderos que recorremos con corazón. Hace mucho bien también el fuego que encendemos con conciencia. En realidad nos hace mucho bien todo aquello que hacemos con presencia, con conciencia, con agradecimiento.

Vengo de encender el primer fuego y estoy feliz aquí en medio de esta paz tan sonora, tan cálida. Solo en el hogar no me siento solo. Nos une la pantalla, nos unen los anhelos, los ideales fraternos, nos une sobre todo el crepitar de nuestros fuegos de fuera y adentro… Cuando el bosque comienza a amarillear, el primer fuego es importante. Todos los comienzos son importantes. Danzan ya bulliciosas y felices unas llamas sobre el primer tronco afortunado. Toda llama encendida con presencia es altar. Pido por lo tanto ante este fuego sagrado. Pedimos por los que no gozan de este silencio, de esta paz, de este calor de hogar…

Sigue leyendo

Agotaré mi soplo

eutanasia.jpgSobre el debate de la eutanasia

Permitir que la casa se vacíe sin echar al morador antes de que el alquiler expire. Permitir que el soplo se agote, que el corazón ya no bombee, que la envoltura se enfríe… Dejar que la vida física se apague sola, por supuesto sin estirarla más allá de lo debido, pero tampoco sin acortarla. Hay relojes que nunca se adelantan. Al enfermo le pueden sobrar tubos, máquinas y fármacos que prolongan su sufrimiento, pero no le  sobra un segundo del tiempo que ha de permanecer de  forma no asistida sobre la tierra.

Nuestro Congreso debate estos días sobre la eutanasia, pero nadie consulta lo que al respecto dicta una Ley que no está escrita ni en la Constitución, ni en los Aranzadis. Es imposible  comprender el tema de la eutanasia  sin acercarse a la Ley del  Karma. Hay  copas que  hay que agotar, que  nosotros mismos  decidimos  sorber por entero al otro lado del velo. Por nada del mundo  las apartemos, no sea que la dosis de dolor aumente al volver a vestir  carne.

Sigue leyendo

Abrazos

41764942_10155892864202379_2151012637943529472_n.jpg

Hay abrazos que reúnen incontenibles e inmensos anhelos; que dejan de repente a la historia colmada de sano orgullo, preñada de futuro.

Hay abrazos que han aguardado pacientes inacabable espera y sin embargo ya nos han alcanzado. Dicen las crónicas que fue un abrazo muy largo, que fue “un acto marcado por la emoción que concluyó con parte de los asistentes con los ojos empañados por las lágrimas”.

Hay imágenes* que valen más que mil palabras, que hacen virar el futuro, que no copan las portadas de los periódicos, pero que sí son capaces de llenar nuestros corazones y esperanzas.

Sigue leyendo

Juego de tronos

43952899_10155957347152379_6303286697870229504_n.jpgNo sabemos lo que es Netflix, no tenemos tampoco la suscripción de Telefónica, pero por nada del mundo nos perderíamos un capítulo de esta larga, infinita serie. No sólo estamos suscritos, en realidad nos desvivimos por ese juego. Nos apasiona el Juego de Tronos. Tenemos en él invertido todo nuestro tiempo, energía y ser. Nos aplicamos una y otra vez en él, nos ensayamos cada día, por más que aún somos meros principiantes.

Queremos meritar esos Tronos, conocemos sus desafíos, sus pruebas siempre más allá de lo que imagináramos. Su gloria sin embargo aún no nos pertenece. Estamos aún lejos, mas no nos rendiremos jamás. Los capítulos nunca se acaban. El Dios todo Amor, nos dará infinitas posibilidades de vivir ese Juego. Aspiramos a esos Tronos. Una y otra vez participaremos, lo intentaremos.

Sigue leyendo

Presuntos culpables

4331.jpgTengo familia en Mundaka. Me enamora el mar, ya calmo, ya alterado y rabioso; por supuesto me cautiva la costa vizcaína. Ayer vi por curiosidad “Presuntos culpables”, serie de “Antena 3” que transcurre en ese marco tan querido. No hay que arrojar la esperanza por los bravos acantilados, por lo menos antes de pulsar “play”…

Esa naturaleza de ensueño no se merece asistir a tan siniestro drama. Estropeamos demasiado, manchamos sin pudor lo inmaculado. Esos espacios tan cautivadores merecen algo más que una trama de crimen, engaños y corrupción. Las olas aún rompen en blanco y la marea mental debería estar igualmente regulada. No sé que contaminación es más peligrosa, la que ennegrece la salvaje espuma o los peregrinos pensamientos.

Sigue leyendo

Una excusa por nombre Bonsonaro

44042048_10155954708162379_6539682367856967680_n.jpg

No es la oscuridad que nos alcanza, quizás sea nuestra luz que no se afirma. Mientras que pensemos que el problema es Bonsonaro, no será fácil vislumbrar un futuro diferente. Si el conservadurismo extremo, populista y homófobo gana terreno, es porque las fuerzas del progreso y de la esperanza se lo han cedido. Quizás el problema no sea tanto la amenaza que se cierne, sino las puertas que se le abren. El autoritarismo de extrema derecha que se expande en Brasil nacería en la desazón popular generada por un poder no debidamente administrado, surgiría por los errores de una militancia progresista enraizada más en las ideas siempre volátiles que en la firmeza de principios y responsabilidades. La consecuencia sería un efecto reactivo, es decir la de tantos ciudadanos/as echados en brazos de una reacción galopante.

Sigue leyendo

¡Ultreia et suseia. Deus adjuva nos!

Alto da Portela (400 mts.) Inmediaciones de Rubiaes-caminho.jpg

Apuntes peregrinos. 22 de Septiembre-13 de Octubre

Otros recogerán los regalos del otoño entre la primera hojarasca, regarán la ya poca huerta cuando el sol se rinda tras la montaña… Cerramos la puerta sin pena. La Senda siempre guardará su innato poder regenerador. Salimos al Camino cojos, tullidos, encorvados…, apenas con un palo, unas avellanas y un pan dulce. Salimos porque queremos renovarnos, ser mejores personas. Salimos porque hemos errado mucho, tal vez demasiado y queremos, aún en esta vida, siquiera miopes y cojos, empezar de nuevo.

Sana el polvo y el sudor del Camino… Saldremos cuantas veces haga falta, cada vez que arranque en nuestro interior la fuerza de dejar todo atrás, el coraje de ser personas más comprensivas y compasivas, más generosas y amorosas. ¡Ultreia et suseia. Deus adjuva nos!

Sigue leyendo