Justicia sin ensañamiento

35985591_10155701158367379_1021463829965438976_o.jpg

En el mismo clamor de demanda de justicia es muy fácil que se cuele la personalidad inferior y su inyección de rencor. Por eso estamos aquí, en la Tierra, para aligerar de sentimiento negativo nuestros más nobles sentimientos y postulados. El anhelo de justicia es patrimonio del alma, el de revancha de nuestro yo inferior. La raya que puede separar la invocación a la justicia con el ensañamiento, en menor o mayor grado, es muy tenue, a menudo imperceptible. Podemos observarnos en nuestra propia geografía interna y constatar lo fácil que es sobrepasar, a menudo de forma inconsciente, ese anhelo de ponderada justicia, lo difícil que resulta desnudarla de emocionalidad negativa.

En términos de psicología transpersonal el desafío es evidente: instalarnos en una mente superior clara y neutral dominada por el alma y no influida por la astralidad inferior de nuestro cuerpo emocional. Esa emocionalidad sin embargo invade demasiado a menudo por dentro y por lo tanto también por fuera, la vida pública y política.

Sigue leyendo

Arrepentimiento

35886251_10155698966352379_2205526596247355392_o.jpg

Nuestras letras han de estar dictadas por el alma, no moverse al albur de lo socialmente conveniente. Quiero afirmar también mi libertad para opinar sobre este tema que invade redes y medios. Creo que lo importante no es tanto la cerradura de fuera, la llave de la prisión, sino lo importante y fundamental es la cerradura de adentro, el cambio de la conciencia. Nuestra razón de ser en la Tierra no es penar, es la evolución de esa conciencia.

Más claramente, ¿hay arrepentimiento en alguno de los cinco miembros de la Manada? ¿Alguno de esos cinco jóvenes que cometieron esa barbaridad está auténticamente arrepentido de lo que hizo? En caso positivo, no tienen sentido esas rejas; en caso de que no muestren esa contricción, no merecerían la libertad. Tendrían pendiente una imprescindible rehabilitación, un recorrido interno. En ese caso habría además otras jóvenes que con su libertad correrían peligro. Los psicólogos, los profesionales de prisiones están también para ello, es decir para detectar la sinceridad o no de ese eventual arrepentimiento.

Sigue leyendo

¡Gracias sol!

35546610_10155692424807379_5143981458817286144_o.jpgEl rayo no anula el deseo, pero lo aguijonea, lo despista, lo cuestiona. En algún lugar del universo hay un Ser que solo vive para dar; para dar a cada instante, sin medida, sin parar, luz, calor, ternura, sublime caricia… Nunca pide nada a cambio. Nuestro deseo se puede sentir apocado, disminuido, desconcertado, por qué no avergonzado. Hay una sana vergüenza que nos ayuda a tomar conciencia de nuestras más altas metas.

Al exponer el cuerpo al sol hacemos presente en cada una de nuestras células ese testimonio sin par. Al salir al paso del astro rey, podremos más fácilmente olvidar otras caricias, podremos acordarnos de que por encima de todo estábamos para dar, cada día más, cada día esperando menos a cambio.

Sigue leyendo

Otro césped

14979199-balon-de-futbol-en-el-agua-en-la-playa.jpg

El mundo enmudece y millones de ojos se ponen a correr tras el balón en disputa. Libramos muchos trascendentales partidos, pero toda la atención la acaparan los estadios rusos. Las cámaras no siempre apuntan al césped más urgido.

Intenté glosar ese balón que reúne a las naciones, pero el entusiasmo en favor de la cita planetaria no terminaba de brotar. Me faltó fuerza para izar palabras en favor de la reunión en Moscú de tantas y coloridas camisetas.

La luz se extrae de todas partes. Cualquier excusa nos sirve para anunciar esperanza, pero esa pelota mareada, puede acabar mareándonos a todos. La unión tampoco es a cualquier precio, al precio de sumergirnos en esa mátrix del cuidado césped que nos rodea y nunca se acaba. Sigue leyendo

Un nuevo acuerdo

Constitucion-España.jpg

Dice el Maestro Morya, que todo aquello que acerca y une a los humanos es de Dios, es del Plan. Urge un nuevo acuerdo que nos vuelva a reunir a los ciudadanos del Estado. Todo lo que aliente ese acuerdo, esa nueva Constitución que ya se empieza a fraguar es del futuro, es positivo.Reformar la Carta Magna y así poder avanzar juntos/as sin heridas, sin resquemores, es un noble anhelo cada vez más extendido. A partir de una sana y pura voluntad, siempre puede haber punto de encuentro.

Sigue leyendo

Zaragoza

35159185_10155675783042379_8426713765893898240_n.jpg

El paseo por la naturaleza aporta paz, el paseo por la urbe sorpresa. Cada ciudad es una infinita caja de sorpresas. Los pasos conscientes, despiertos, reverentes son los encargados de desatar sigilosos el lazo.

La ciudad se nos regala, si nos regalamos a ella, si la hollamos con agradecimiento. La ciudad se te abre cuando la sonríes a cada paso, cuando bendices a los viandantes, cuando exploras su ADN en cada una de sus miradas, en cada perfume que te alcanza, en cada busto ilustre, en cada mendigo que saludas…

Al alabar la vida en el campo, renegué en exceso del asfalto. En realidad no sé por qué los puse frente a frente. Ellos también estaban llamados a complementarse. En realidad todos los contrarios se encuentran.

Sigue leyendo

Gratuidad

34666090_10155660203602379_7278605472221888512_n.jpg

Hay palabras cuya resonancia nunca se agota, se renueva cada mañana. Gratuidad de la sonrisa, de la palabra amable, del abrazo… Gratuidad del gesto cariñoso, tierno, compasivo…. Gratuidad también de la palabra que ponemos en nuestros labios, del pan que ponemos sobre la mesa, del calor que ponemos en cuanto amamos… Gratuidad de la alegría y el gozo que ofrecemos al iluminarse cada mañana. Gratuidad de la letra, del canto, del verso que regalamos al inaugurarse cada noche. Pronto también la gratuidad de nuestro trabajo, de nuestro servicio, de nuestra contribución a la comunidad a lo largo del día.

Sigue leyendo