Naranja 

33811060_10155644654602379_2598224999537967104_o.jpg

El principio de no ofensividad y no confrontación es clave de cara al nuevo tiempo que deseamos alumbrar. Confrontrar sólo las ideas, los proyectos, los postulados, nunca las personas. Es el terreno de la razón nuestro único ámbito de liza. Es la alternativa sugerente, bella, respetuosa, coherente, no el ataque, nuestro mayor activo.

Aceptación de la realidad no significa comunión con ella. Aceptar la realidad significa que buena porción de la humanidad está donde está y yo no me he de incomodar por ello. Se la puede sugerir, pero no exigir. Podemos, debemos ilusionarla, motivarla, pero nunca atacarla. Aceptar el estado de las cosas no significa que no voy intentar cambiarlo.

Cuando afirmo en un anterior artículo que no “voy a arremeter” contra quienes ya se acercan a asumir el gobierno de España, significa simplemente que asumo lo inevitable. Aceptar que Ciudadanos llegue al poder, no combatir a la formación naranja, no quiere decir para nada comulgar con ella y su ideario. Son dos cosas diferentes y es muy importante profundizar en esa diferenciación

No comulgo y lo expliqué con más detalle en el artículo anterior con este partido emergente. Aceptar que la formación de Rivera va a llegar, más pronto que tarde, al gobierno del país, significa sencillamente que asumo que una mayoría de españoles esté conforme con el sistema político, económico y social actual. No confrontaré con Rivera, procuraré dar a entender que podemos ir mucho más lejos en términos de solidaridad, de sostenibilidad y de unidad en diversidad, que lo que defiende su partido.

Hay que guardar los tiempos y la gradualidad inevitable de la transformación de la conciencia. No arremeter significa sencillamente que me hago cargo de que estamos en evolución y que lo que combato fortalezco y en este caso concreto, yo no quiero ni combatir, ni fortalecer a Ciudadanos, por eso levanto la mirada y animo a hacer lo propio. Animo a hacer ver que merece la pena dejar atrás el individualismo, el materialismo, el desarrollismo a ultranza, el comsumismo… y apostar por una sociedad más solidaria, más abierta, más en comunión con la Tierra Madre.

No soy para nada de Ciudadanos, pero no gastaré un minuto en combatir a Ciudadanos, gastaré todos lo minutos que sean precisos en dar a entender que a la vuelta de este sistema hay otro mundo posible, más soleado, más feliz, más justo para todos/as.

* El tema de “Ciudadanos” tiene mucho evidentemente una fuerte connotación “nacional”, tiene que ver con la amenaza que pende en el País Vasco sobre nuestros derechos históricos, sobre nuestro concierto económico, tiene también que ver con la permanencia en Cataluña de un injusto 155…, pero en el presente articulo no deseo abundar en ello. A cada día su afán.

Artaza 29 de Mayo de 2028
http://www.koldoaldai.org

Adjunto el polémico artículo anterior

Naranja

No arremeteremos ni contra los que vienen, ni contra los que se van. Lo que han estado hasta ahora arriba es porque así se ha querido abajo, a pesar de todos los pesares, a pesar de todo lo que hoy sale con fuerza incontestable a la luz. Tampoco arremeteremos contra los que llegan. Hay que dejarles llegar. Hemos de asumir por lo demás la gradualidad inevitable de todos los cambios por venir.

Quienes llegan no han metido mano al erario público, sin embargo significan la misma defensa de un sistema con el que no nos sentimos identificados. Este sistema no es sostenible porque está basado en el competir y no en el compartir, en la lucha y no en la colaboración, en el individualismo y no en la solidaridad. Este sistema explota la Tierra y sus Reinos y por eso nuestro deber es apuntar siempre más lejos, hacia la aurora de hermandad humana, de veneración de toda Creación, de comunión con la Tierra, nuestra Madre, que nos aguarda.

Quizás les falte barro, olor a selva, les falten kilómetros con las botas desgastadas, les falte pan amasado con sus manos…, quizás les sobre asfalto, ciudad, pantallas y brillo de modernidad, pero no cargaremos contra la formación de Rivera, menos sin haberse estrenado. Sólo les invitamos a que un día sin iphone, sin moderno coche salgan a pasear, a dormir en la selva, en el bosque, en el campo y en medio de todos los miedos, en medio de todo el encanto, comiencen a reflexionar si verdaderamente esta Tierra no merecía una apuesta en favor de ella, más sincera, más valiente y decidida.

Merecen su estreno de gloria. No arremeteremos contra la formación que pronto tomará el relevo a los populares en el gobierno de la nación, sólo les pedimos que ahora que se acerca el verano, suban al monte, miren a las estrellas, duerman en el corazón del bosque y sientan en un instante sagrado, la necesidad de frenar el desarrollismo desmesurado, sientan la necesidad de preservar esa armonía, de experimentar la comunión de cuanto existe, de ser y obrar, también desde el poder, para esa armonía, sostenibilidad y comunión.

Artaza 25 de Mayo de 2018

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s