Lección imponente

lección imponente.jpg

Me alegro de haber ido con mucho tiempo a la estación. Así me pude detener un buen rato escuchando sus canciones sublimes. Las canas blancas apenas sobresalían de su cinta naranja en la cabeza. Allí estaba ella en la encrucijada de los heladores vientos, en medio de todos los túneles del metro. A saber qué vientos de la vida le habían llevado también a ese frío y transitado subsuelo arropada con lanas y lanas a la vera de la botella de agua y sus creaciones en pequeño vinilo. A saber qué circunstancias había transitado esa artista casi anciana, para al final tener que coger sus bufandas, su carrito, sus canciones y bajar al inframundo.

Lejos de quejarse, ella cantaba poderoso y fino y enviaba a todos los transeuntes y usuarios del metro las más bellas vibraciones. Lejos de sucumbir a los duros desafíos de la vida que la llevaban a ese escenario sin altura, ni focos…, ella reunía todo su poder, toda su Presencia y cantaba con timbre cedido por los ángeles. Nunca será absoluto el desamparo.

Me aposté discreto en una esquina y confieso que solo y silente lloré de admiración, de profundo respeto. Lloré también por mi miseria humana, por la debilidad de verme privado de aliento al primer contratiempo, en vez de carraspear con la garganta y cantar a la vida y cantar, pese a todas las penalidades, a los cuatro vientos. En medio de la zozobra, esa mujer mayor me esperaba en el metro para invitarme a recuperar mi poder, para darme una lección de coraje que difícilmente olvidaré.

Junté en el pecho mis manos en reverencia, incline la cabeza y ella hizo lo propio. Sin palabras hablábamos el mismo lenguaje universal del agradecimiento, del respeto y del amor fraterno. Después marché a por el vagón. No investigué, no saqué libreta de periodista, ni siquiera le compré el CD, le di un buen donativo. Me bastaba su imagen firme, valiente, cargada de coraje entre todos los vientos.

El tren apunta ya con su proa hacia el norte. Entre la cortina de lluvia incesante vuelve a casa un alma agradecida. Junto al bosque blanco, en el hogar helado deberá rehacer su vida, encender mucho tronco. He estado con seres extraordinarios estos días, la primera la hermana que me ha dado cobijo en el gran asfalto. Catalunya siempre da. Manlleva y Barcelona me han enseñado y regalado mucho, pero la más imponente y casi desapercibida lección me aguardaba seguramente en el último momento, en la boca de María Cristina, casi a la carrera, con el maletón y todo mi despiste al viento.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s