Más allá de la “manada”

23659138_10155150060492379_786732064429603049_n.jpg

Faltaría más…, claro que el “no es no”. Claro que lo que ocurrió en ese oscuro portal pamplonica es a todas luces reprobable, claro que son imprescindibles al día de hoy todas las campañas contra las agresiones machistas. Sin embargo amén de la denuncia, quizás merezca la pena adentrarnos en el mundo de las causas. Quizás también preguntarnos por el tabú de unas fiestas siempre tan al borde, indagar en las razones y orígenes de una violencia machista aún vigente para nuestro sonrojo; quizás empezar a cuestionar la diaria catarata de imágenes en las que la agresividad del hombre va imponiendo su trasnochada ley, así en la pantallas grandes como en las pequeñas. En un mundo de extraordinaria violencia visual, disparates como el del portal pueden estar servidos.

¿Detrás de la manada sólo la manada…? o es hora de comenzar a cuestionar también un ocio descontrolado, explosivo o es también hora de comenzar a colocar interrogante a un modelo social que busca desesperadamente esa catarsis festiva para poder mantener un apurado equilibrio el resto del año. Hay que frenar el atropello, la violación atávica que aún busca siniestros portales, cómplices sombras todavía en nuestros días, pero no sé si otra “manada” de otro género es la solución más adecuada a modo de respuesta. Quizás mejor que “manada contra manada”, comunidad consciente y despierta contra el impulso agresivo y la ley de la caverna.

Detrás de esa manada, muchas manadas sembrando bochorno a lo largo de la historia, por eso quizás recuperar al humano con autodominio y superior aspiración, al humano que trata de controlar sus impulsos y mirar a la cumbre de su realización. A la justicia le atañe frenar la violencia y el abuso machista, pero a nosotros/as seguramente repensar esa sexualidad banal y frívola, de acelerado y vulgar consumo que se prodiga como modelo. En algún recodo de la historia, en alguna esquina en fiestas con fondo de cohetes y duro rock and roll, despedir sin nostalgia al animal que nos acompaña y lastra. La evolución no ha de ser en balde. Si ayer manada, hoy ya toca comunión de seres libremente unidos, hombres y mujeres conscientes, por supuesto respetuosos, sobre todo resueltos a rehacerse a sí mismos, a rehacer esta sociedad. “No es no”, pero ni siquiera sea preciso decir que no, porque un sexo excelso vendrá derrumbados de cariño, como culminación del idilio, como cumbre del compromiso, como exaltación del amor.

La Ley del libre albedrío arranca por supuesto en la esfera más íntima. El consentimiento es imprescindible a la hora de entregar algo tan sagrado como es la epidermis. Quien se lo salta merece todo el peso de la justicia de abajo y de Arriba. “No es no”, hay que salir de esos tristes portales donde se impone la ley del más bruto, pero igual hay que salir también del San Fermín alocado, de la sociedad materialista que genera tanto desequilibrio, del paradigma hedonista y desnortado ya agotado.

Quede atrás el deambuleo a cuatro patas, el apetito sin rienda, el copular sin permiso de ella. Los gregarismos ahogan al ser. No trote una humana manada desbocada en ningún coso. Toca sumar a partir de algo más elevado y emancipador que la entrepierna. “No es no”, el triste, el condenable episodio que llena estos días los medios de comunicación, sirva, más allá de colocar a los agresores en el lugar que la justicia dictamine, para reflexionar entre todos/as seriamente sobre nuestra sociedad aún tan violenta y el modelo de relaciones que fomenta, sobre el tipo de fiestas en las que a menudo nos solazamos y el sexo bronco, apresurado que con demasiada frecuencia culmina el desenfreno.

¿Y si a la postre toda relación sexual era trascendente, sagrada? Nada de esto se enseña en las escuelas junto a los logaritmos y los verbos irregulares en inglés. ¿Y si después de todo, esa energía que nos había dado Dios, no era para derrocharla, sino para que alumbráramos nueva vida? ¿Y si se trataba igualmente de transmutarla y de esa forma abandonar manada, evolucionar, alcanzar nuestras más elevadas metas de realización espiritual…?

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s