Catalunya en el corazón (II) Mantener el espíritu de la no-violencia

Pink-Lotus-Flower-Apple-Mac-Osx-Lion-Wallpapers-500070488.jpg

 

La gran victoria del domingo fue la exaltación contenida, los ánimos en gran medida apaciguados, las almas serenas a pesar del atropello. Si en vez del “Segadors” en los labios se coloca el “fils de puta”, habremos perdido todo.

Las bajas pasiones han estado unidas históricamente a los grandes movimientos de masa. El valor de la valiente y pacífica rebelión del 1 de Octubre es que supo elevar esas emociones y no caer en la provocación. De ahí la interna alegría de lo logrado. El mayor activo de lo que ocurrió el domingo es su “Satyagraha”, no violencia ni física, ni verbal en pos de nobles objetivos, es el de una movilización pacífica guiada por ideales y emociones igualmente levantadas. Todo ese activo se podría perder si continúan los acosos e improperios a los guardias civiles y policías destacados en Catalunya.

Esa actitud de acoso es absolutamente deplorable y censurable y sus protagonistas habrían de cejar en ello de inmediato. Ahora bien una grande, que no exclusiva, responsabilidad de esta espiral de violencia verbal que ahora se desata, está en quienes fletaron el “Piolín”, en los dirigentes políticos y autoridades judiciales que el domingo, en alarde inconcebible de irresponsabilidad y falta de tacto, trataron por todos sus medios de abortar violentamente el referéndum. Está en cuantos a lo largo de años desde las tertulias de radio y televisión, desde tribunas mediáticas y políticas azuzaron la confrontación, el “¡A por ellos…! Oe…”, el desprecio a las muy respetables aspiraciones de quienes promueven el “procés…”. Una gran responsabilidad de las tristes escenas mencionadas es de quienes ofendieron, insultaron de forma tan extensiva y reiterada a los legítimos representantes de una ciudadanía catalana con mayores aspiraciones de libertad, iniciando la escalada de violencia que es urgente detener.

Que antes de afilar el lápiz tan corrosivo, que antes de llenar su pantalla con tanta ofensa y negrura, estos intelectuales de los grandes medios de comunicación tomen conciencia de las graves consecuencias de tan desacertado verbo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s