Siempre unir

21752031_10155007752302379_8285660491514618680_n.jpg

Las Grandes Almas nos lo han dejado dicho con soberana claridad: siempre unir. Donde hay choque, abismo, separación…, el servidor del mundo, el aspirante al Sendero siempre ha de acercar, ha de ser instrumento de enlace, de diálogo, siempre ha de tratar, por todos los medios a su alcance, de contribuir a superar el conflicto, a allanar las dificultades para el encuentro.

¿Qué hacer cuando ya el choque se ha consumado, cuando se persigue hasta la extenuación todo lo que suene a urnas y referéndum, cuando se amenaza a la ciudadanía por participar en el plebiscito, cuando se amenaza igualmente con suspender autonomía, con detener a los dirigentes democráticamente elegidos…? ¿Qué hacer cuando de prohiben reuniones y mítines de ciudadanos civilizados, cuando se clausuran impúdicamente páginas webs de toda una Generalitat, cuando el amedrentamiento de los medios de comunicación, cuando la incautación de centenares de miles de carteles, cuando más de 700 alcaldes catalanes son llamados a juzgado…? ¿Qué hacer ante semejante retraso de libertades en la España moderna, en los albores de sigo XXI?

Sigue leyendo

Anuncios

Vamos a despegar

sede apple.jpgNo es una nave extraterrestre anclada en medio del lejano bosque de un exótico mundo. Es planeta tierra, es “Apple park”, la nueva y recién estrenada sede de la multinacional de la manzanita. La nave de Apple dice mucho de nuestro futuro. A diferencia de un pasado arquitectónico empresarial dominado por el cuadrado, podemos ver en ese inmenso óvalo una forma más amable, integrada con la naturaleza y a su vez integradora. Podemos observar algo de la expresión de un espíritu venidero que nos invita a colaborar y compartir. Las superficies interiores sin tabiques, los anchos ventanales al bosque, los criterios de sostenibilidad utilizados…., nos hablan igualmente de ese nexo con el futuro y su utopía. Sin embargo no conviene olvidar otros presentes aún tan alejados de esa utopía.

Sigue leyendo

Camina conmigo

21743664_1847716595245400_5770957101681245932_o.jpg

No paraba de recibir mensajes invitando a visionar la película de los monjes de la orden de Thich Nhat Hanh que, Dios mediante, se estrenará en las pantallas españolas mañana viernes día 15. “Walk with me…”, “Walk with me…”*, rezaba cado uno de los múltiples whasaps que desembarcaban en mi móvil. Uno ha de aprender a leer las señales aparentemente corrientes de la vida, sobre todo cuando llegan de forma tan inusualmente repetida.

Ese monje que acaba de retornar a su anhelada patria vietnamita, ese santo ahora ya muy anciano que tuvimos en suerte conocer en su comunidad de Plum Village cerca de Burdeos y que nos reveló una nueva dimensión de la vida, sobre todo de la comprensión y de la compasión, desde su aparente debilidad, se hacía otra vez presente con fuerza. De alguna forma nos invitaba por medio de esos insistentes whasaps a caminar de nuevo, a ponernos otra vez en marcha. En medio de este presente nuestro tan agitado y convulso, sentía que su invitación no era ya de aventurarnos de nuevo por la amable campiña y bosques franceses. Sentía que su sugerencia iba más allá de los paseos sobre el asfalto que con él y su grupo de entrañables monjes hemos tenido en suerte realizar en el corazón de las ciudades de Madrid y Barcelona.

 

Sigue leyendo

¡Ne touche pas!

21740778_10154996009727379_4749114306120188048_o.jpg
¡Ne touche pas! Nadie por favor toque esas urnas; nadie por favor las secuestre y las lleve a una sombría estancia policial. Esas urnas son de la ciudadanía y ningún dirigente político, ningún togado que albergue principios democráticos, debería tocarlas. Difícilmente se hallarán razones para pretender sofocar nuevos espacios de democracia dignamente conquistados.
 
Seguramente se equivocan quienes van contra los vientos de la historia, quienes aspiran a dibujar una nueva línea divisoria humana, quienes ven en la independencia la panacea para la resolución de todos sus problemas. Sin embargo tienen derecho a equivocarse. El futuro se las basta para enmendar los posibles pasos equivocados.

Sigue leyendo

Conservar la paz

21427392_10154985876922379_2437449001896142293_o.jpg

El “ahimsa”, el espíritu de la no violencia y la inofensividad, implica un pleno gobierno del alma sobre la personalidad a menudo irascible. La injusticia nos pone a prueba en lo emocional como pocas otras cosas. Me empleo internamente para impedir que me gane el enfado. A veces siento que se me escapara la paz. Pido a Dios toda Su Fuerza para detenerla en mi interior. Ojalá logremos conservarla en los difíciles días venideros.

Tras unos días de olas y montañas, de mar y de alturas colmados de disfrute y gozo, acabamos de bajar de nuevo a la civilización. Peligrosa inercia del telediario a las nueve de la noche. Pongo la televisión y siento una profunda indignación querer apoderarse de mí. Ya hablan sin pudor de cárcel para el presidente de los catalanes…

Sigue leyendo

En favor de un Estado de derecho

estado-de-derecho2.jpg

Lo afirmo con genuina aspiración, con corazón en mano. Quisiéramos ser súbditos de un Estado de derecho, con garantías democráticas, con separación de poderes… Lo afirmo con sinceridad y pena: no es nuestro caso. No estamos por la Calatunya separada e independiente, pero sí por la consolidación de las libertades. Catalunya es el detonante que abre la crisis imprescindible. En estos momentos Catalunya es vanguardia, punta de lanza en la consecución de un verdadero Estado de derecho. El desenlace de la crisis comienza a ser traumático, pero no les han dejado alternativa.

Huracanes, devas y corrientes de vida elemental

devas.jpg

Restablecer la alianza con la vida

Vengo de la orilla donde las olas rompen sin tragedia, donde el viento seca el sudor del paseo y no arrasa. Vengo de preguntar a las olas, de interrogar a la suave brisa cantábrica, ¿qué podemos hacer para mitigar el dolor del mundo? La pregunta nos perseguirá allí donde vayamos. ¿Qué podemos hacer para que la tormenta no monte en cólera, para que la Madre Tierra no se desperece violenta? ¿Qué podemos hacer para que Irma, José… sigan siendo nombres de inocente pila, no de desoladora destrucción? ¿Cómo podemos solidarizarnos con cuántos temen que en estos mismos instantes sus casas salgan volando? ¿Qué podemos hacer para apaciguar el sufrimiento de nuestros hermanos encerrados en búnkeres y sintiendo amenazados sus hogares, sus cultivos, sus arboledas, sus paisajes…?

La realidad de la Naturaleza oculta y sus sorpresivos fenómenos se nos irá revelando en el curso de los próximos tiempos. Por lo que sabemos y sabemos muy poco el mundo angélico o dévico está detrás de todos los fenómenos atmosféricos. Podemos realizar sencillas prácticas de invocación de las entidades dévicas, establecer un diálogo de amor con el viento, con el fuego, con la lluvia…, pero sobre todo podemos establecer un permanente relación de amor con la Madre Tierra y con el reino dévico creador y sostenedor de todas las formas y fenómenos.

Sigue leyendo

¿Ideales o figura?

grunen.jpg
Las próximas elecciones generales alemanas tienen su evidente interés añadido. No en vano Alemania marca tendencia en la política del viejo continente, no en vano muchos ven en las urnas del 24 de Septiembre la oportunidad de relevo de la canciller. La disyuntiva está servida entre la fidelidad a los ideales o el apoyo a la figura, a la mujer brillante, valiente, al tiempo que controvertida. Más allá de lo pasajero, por más que el mandato de la dama se prolongue, nos debemos a nuestros ideales y por lo tanto compromiso prioritario con la Alemania verde y solidaria de cara a sus ya cercanos escrutinios. Quisiéramos un avance de “Die Grünen”. Este movimiento habla por nosotros, por nuestros sueños. Lo viene haciendo desde hace ya mucho tiempo de forma seria y eficaz. “Die Grünen” son además el corazón de todo el movimiento verde europeo.

Sigue leyendo

Rencores caducados

21314809_1836176156399444_4625193146193196239_n.jpgGolpean nuestros oídos desacostumbrados los cañones que burlaron el pasado. Un humo denso inunda el ajado lienzo de la memoria. El griterío de la población despavorida se cuela entre los estallidos del ahora. Sólo el ensordecedor estruendo de esos cañonazos es capaz de abrir las puertas del averno antiguo, de transportarnos al horror del momento; sólo las velas y los cantos son capaces de sugerirnos el caro interludio de la paz.

Siempre recordar. Somos porque fueron y fueron con valor, con confianza y heroísmo. Gozamos de este presente, porque se armaron de fuerza. Gozamos de ciudad porque no se derrumbaron ante las cenizas, porque decidieron en una cercana Zubieta reencontrarse con el futuro. ¿Qué hacer con el saqueo antiguo, con la ignominia de otrora? Seguramente seguir la senda de nuestros mayores. Cargados de fe y esperanza mirar siempre hacia adelante.

Sigue leyendo