Rendidos a la Creación

dasdasdadasdasd.jpg

No sólo la bendita leche materna, no sólo ese néctar sin par con más de doscientos azúcares… No sólo el blanco lícor de la suprema e inigualable ternura, en realidad ningún alimento natural se puede sustituir, ni emular y es muy bueno que nos vayamos dando cuenta. Es así como vendrá la rendición, es así como nos alcanzará el agradecimiento desbordado.

Ya hemos jugado a dioses más de la hora. Toca alejarnos de la errada tecla del “copy-paste”. No sólo la leche y los alimentos, en realidad nada que Dios y su infinita cohorte de devas y elementales haya creado, puede ser sustituido y a nosotros nos corresponde contribuir humildemente a ensalzar esa Creación, a cantarla, a protegerla, nunca a dañarla.

Hoy es portada en “El País” que la sabiduría de la Creación es infinita, mañana sea también primera plana que respetaremos por siempre esa Creación, que seremos con Ella, que la cuidaremos y glorificaremos por los siglos y los siglos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s