¡Hasta siempre pirata!

Koldo Sever en nuestros corazones.

Despistado pero bueno, generoso, noble. Esta vez debiste perder el móvil por allí Arriba en algún fugaz vuelo y por eso te fuiste raudo, ignorante de que aquí necesitábamos de tu cobertura cercana, afable, siempre, siempre amable. Koldiño, llevabas bastante más de diez años viniendo a nuestros encuentros y perdiéndolo todo, pero ganando más y más nuestros corazones. ¿Qué haremos ahora sin buscarte nada, ni tu cartera, ni tu móvil…? ¿Qué haremos sobre todo ahora sin buscarle a ti y tu figura y tu sonrisa igualmente grandes?

Resulta que éramos familia, tribu y tu precipitada partida física, nos ha ayudado a recordarlo. Fuiste por la vida regalándolo siempre todo. Por aquí encendemos tus velas, miramos el rostro desconsolado de los ángeles que has ido dejando, ¿pero quién te mandó brindarnos tu ausencia, compañero de nuestro alma, compañero? Intentaremos perdonarte también esta “pérdida”, por más que se nos haga difícil un nuevo encuentro sin tu compañía física.

 

 

En esta fría mañana de invierno se abalanzan todos los veranos contigo. Palabra que no te hubiéramos buscado en ningún bar. Haberte escapado las veces que hiciera falta a por huevo, chorizo y vino, si luego al alba, en el círculo de oración y canto, hubiéramos gozado de nuevo junto a tu voz ronca, junto a tus siempre amenas historias y relatos. Quien ha navegado todos los mares siempre guardará un cuento nuevo en sus labios. Nunca reparamos en que los de Bilbao necesitáis vastos océanos. De verdad que no sabíamos que en el corazón de nuestro “capitán” se había reunido tanta nostalgia. Será que nos falta hábito de compartirlas.

Nos equivocamos, pirata. Pensamos que aún te quedaban muchas monarquías por tumbar, mucho Perú por descubrir, muchos tesoros aquí abajo por atrapar… Pásanos por lo menos el mapa, comunícate con el móvil que nunca se pierde, por las redes sin límite, por el face de tu millón de amigos… Nos equivocamos, bandido. Pensamos que ese “chasis” robusto tenía recorrido para rato. Nos despistó esa estampa navideña, te sentimos colmado con ese maravilloso tesoro rubio entre tus brazos. Pensamos que el Athletic, tus hijos y nietos, tu afición a las redes sociales…, te sostenían. Pensamos te sostenía esa Presencia de Dios que llevaba tu cuerpo grande y generoso.

Perdónanos por no haber echado a tiempo la boya, perdónanos por habernos entretenido en otras artes. Ahora ya sabemos que no hay arte más importante, no hay quehacer más sagrado que el de rescatar al amigo. Navega lejos capitán, hacia las aguas calmas, hacia los océanos sin tormentas, ni galernas. En el mismo malecón de esta vida tan brava y difícil como apasionante, junto a tus a novias de antaño, tus amigos y amigas de todos tus puertos te estaremos siempre queriendo.

Hasta siempre, pirata. Hasta siempre que es hasta nuestro próximo círculo, porque tú estarás siempre, allá donde vayamos, en medio de nuestros cantos, nuestras danzas y oraciones; ahora grabando desde un poco más arriba, ahora compartiendo con redes más anchas. Navega lejos capitán, nuestros más elevados sentimientos siempre van contigo.

Ez adiorik Koldiño maitia, gero arte besterik!!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s