Nuevo tiempo

 

 

leadbeater.jpg

Con el sol de cada alborada se nos brinda una nueva oportunidad, iniciamos un nuevo tiempo, pero éste de la mañana del 21D lo marca con especial énfasis. Iniciamos nueva etapa política. Los mejores deseos en su arranque. Que a partir de ahora, no busquemos tanto ser comprendidos, sino comprender; no tanto imponer nuestro interés, sino alcanzar acuerdos. Prevalezca el ánimo de encuentro y consensos, el respeto debido también a las minorías. Prevalezca la voluntad de sumar, de ver la verdad y el argumento del que el otro también es portador.

Los tres poderes se mantengan por siempre en verdad separados. Prevalezca por fin la independencia del órgano judicial, que los jueces dejen en casa su carnet, no vuelvan jamás servir a una sigla , a una ideología; que los medios de comunicación vuelvan a manos de periodistas neutrales e independientes.

Que las diferencias nacionales tengan su encaje en un proyecto común dentro del exquisito respeto a la libertad de los pueblos. Que las reglas de las que nos hemos dotado, también la más grande, la Carta Magna puedan adaptarse y modificarse de acuerdo a los nuevos tiempos y al pulsar de la nueva conciencia… Que ganemos en respeto y amor a la Tierra, nuestra Madre, que nuevas leyes garanticen ese cuidado; que esa protección se extienda a los animales, nuestros hermanos.

Que prevalezca el bien común sobre el deseo partidista, que nadie pase privación de lo elemental, que nuestras puertas se abran a la necesidad del mundo, que prevalezca el sentido de la fraternidad y la solidaridad; que cese la crispación y la fiera disputa política, que todos los hombres y mujeres de esta tierra nos comprendamos y amemos un poco más. Amén, así sea.

Arteixo 21 de Diciembre de 2015

Anuncios

En el mundo, en nosotros

Sobre el compromiso social y la vida espiritual

He recibido más de un tirón de orejas por bajar puntualmente a la arena política con un artículo de carácter electoral. Los acojo de buen grado. El mundo cambia cuando cambiamos por dentro. No seré yo el que cuestione ese intachable axioma. No hay atajo ninguno, aunque a veces intentemos inventarlo. Por más que el viejo paradigma materialista del “sálvese quien pueda” se demore en ceder, no deberemos dar pábulo a la impaciencia en las filas de lo nuevo. De cualquiera de las formas, cuando compartimos una moderada simpatía por un candidato político no pretendemos echar balones fuera. No se nos pasa por la cabeza eludir la tarea de transformación más íntima, no esquivamos mayores desafíos como los que constituyen los de nuestro interno desarrollo.

Lamento por lo tanto si al teclado, con el guiño a un color determinado he generado alguna expectativa de más, he contribuido a una ceremonia de distracción. Hoy no nos jugamos todo, pero sí algunas cosas. No hay que magnificar la importancia de las elecciones, pero tampoco reducirlas a la nada. No he deseado alentar ficción, inflar el “maya” de que una opción política podrá arreglar los problemas que nos atenazan. No era por lo menos mi intención, sin embargo tampoco creo en esa alergia a la política, como si todo cuanto con ella esté relacionado se hallara contaminado. No hemos aterrizado en este aquí/ahora por casualidad. Tenemos un compromiso con nuestra gente, con nuestro tiempo y ese compromiso se puede manifestar de las mil y un formas, también con la acción política.

Sigue leyendo

Nuestras puertas de misericordia

2vtcitx.jpg

 

Me vienen a la memoria con motivo de la inauguración del llamado “jubileo de la misericordia”. Aquel sábado se pusieron sus mejores galas, pero ya no recuerdo sus caras. El tiempo ha ido borrando el recuerdo, apagando sus rostros. Lo que no olvidaré eran sus ganas de reír, de saltar, de danzar… Algo tenía que ver todo aquello con las ganas de rehacer sus vidas. En algún momento encallaron sus futuros y ahora cuentan los días que les restan a la sombra. El próximo lunes a la tarde, si Dios quiere, iremos de nuevo a la prisión de Texiero. Queremos llevar algo del espíritu de la Navidad también intramuros. Volveremos a hacer teatro y a bailar con ellos. Ojalá esas sonrisas se vuelvan a encender, ojalá la música, la risa y la danza les inunde de su propia misericordia. “Misericordia” viene del latín “misere” (miseria, necesidad), “cor-cordis” (corazón) e “ia” (hacia los demás). Misericordia es tener un corazón solidario con quienes tienen necesidad, pero el corazón que se abre hacia afuera, también habría de saber girar hacia dentro. Hace bien el Papa Francisco al abrir las puertas de la misericordia. Al entreabrir el pasado 8 de Diciembre las puertas de San Juan de Letrán, seguramente quería también empujar un poco hacia dentro las puertas de nuestros corazones.

Sigue leyendo

“Saber perder” Sobre la alternancia política en Venezuela y Argentina

adversidad.jpgLas derrotas nos miden, nos fortalecen. La vida no son sólo crestas, son valles y cimas. Sabio es el que conoce las leyes y a ellas sirve y de ellas se sirve. Sabio es el que conoce la ley del ritmo o alternancia; sabe de los ciclos, de las olas que vienen y van; sabe de la ley de la polaridad, de la necesidad de buscar el punto de equilibrio entre los extremos que por doquier se manifiestan. Sabio el que viste sonrisa ante la victoria, pero tampoco la apaga ante la derrota. Los días dulces se disfrutan tras otros más difíciles y aciagos. Sabio el que sabe que no existe la mala suerte y que la caída o la derrota estaban ya en el mapa de su propio peregrinar.

Felicitar por la victoria al ganador enaltece al perdedor. Es la aceptación de la derrota la que nos proporciona condición moral para un día, si se dan las circunstancias, si se brinda la oportunidad, si en verdad lo merecemos, volver a ganar. En la derrota madura el humano, se testa su capacidad de reponerse ante la adversidad. Somos graduados en esa adversidad más que entre los laureles.

Sigue leyendo

ECM (Encuentros cercanos a la muerte)

ecm. kairós.jpg

 

De la cuneta de una perdida carretera a un paraíso de gloria en compañía de seres luminosos; de la sala hipermermedicalizada de un gran hospital  al bello jardín a la vera de personas queridas que ya partieron; del sobresalto por el turbador accidente a un paisaje de brillo y color que sólo el recuerdo embarga de emoción… Son los casos conocidos como ECM (Experiencias Cercanas a la Muerte), cada vez más extendidos, constatados en todas las edades, culturas y religiones.

Los seres queridos que ya habían anteriormente partido  les dan la calurosa bienvenida. Aparecen los padres, los abuelos, familiares y amigos que ya abandonaron el mundo, pero con unos rasgos más jóvenes, más lozanos. Quienes viven la experiencia no quieren volver, no desean reincorporarse a ese cuerpo, a veces enfermo o deteriorado,  que han dejado lejos, ahí abajo, pero la orden es inexorable. El inolvidable encuentro no se prolongará. Aquellos agraciados con una ECM, no quieren prescindir de esa calidez que en la nueva geografía todo lo impregna. Sin embargo no podrán todavía allí instalarse. Alguien les dice que aún no ha llegado el momento, que tienen todavía pendientes en la tierra. Retornan transformados en el más profundo y positivo sentido.

Sigue leyendo

¿Bombardear al ISIS?

12303988_10153278313847379_8087237749033108263_o.jpg

¿Cómo haremos para sellar las puertas donde se halla el mal? ¿Cómo haremos para frenar el brazo que empuja al homosexual desde lo alto de un edificio, para lograr que las niñas de Mosul puedan ponerse delante de una pizarra? ¿Cómo haremos para que nadie rebane ningún cuello por guardar en su bolsillo un pasaporte europeo? ¿Cómo haremos para que nadie sea acribillado por ir a un estadio de fútbol, por cenar con los amigos en una terraza o asistir a un concierto de música un viernes a la noche? ¿Cómo haremos para impedir que el Estado islámico siga creciendo, para que nadie deje el mundo al grito de “!Allāh akbar¡”, llevándose la terrible deuda de otras vidas segadas…?

¿Cómo haremos para detener el progreso de esa ideología que rinde culto a la muerte, que se cree brazo divino cuando decapita a extranjeros que profesan otro credo? ¿Cómo haremos para quitar de las manos esas piedras que lapidan a mujeres supuestamente adúlteras? ¿Cómo haremos para que ninguna niña de 13 años sea arrancada de su hogar, violada, esclavizada o prostituida para satisfacer al soldado de Alá?

Sigue leyendo

¿Poder popular?

12299192_10153286033942379_1771466978823429619_n.jpg

“Poder, poder popular” , era el constante clamor que se elevaba ayer domingo en el polideportivo de Manresa. Era la decisiva asamblea que tenía en sus manos buena parte del futuro de Catalunya. “Procés” hoy a parte, yo también me dejé la garganta por las calles de Donosti gritando consignas semejantes. El pueblo era una suerte de difusa y magnánima entidad que, una vez instalada en el poder, nos llevaría hasta las mismas puertas de la Arcadia. Sin embargo con el curso de los años, de demasiados años, me fui desengañando, observando que quizás había idealizado al tan traído “pueblo”, había depositado en él un exceso de confianza.

Resulta que “pueblo” era también el marido que deja con un moratón en el ojo a la vecina cuando vuelve con dos copas de más, pueblo era el camionero impaciente que te saca de la carretera si no vas como una bala, el que insulta al arbitro cuando pierde su equipo, el que tira las colillas cuando termina el cigarro, el que tiene miedo a que los emigrantes le quiten el trabajo… Resulta que igual el pueblo no era tan digno de encomio, quizás tampoco tan malo. El pueblo se estaba haciendo, en realidad todos nos estamos haciendo. En realidad era más importante “hacernos” primero, construirnos, madurar, hacer de nosotros hombres generosos, conscientes y altruistas y después sin prisa, un buen día llamar a las puertas del poder.

Sigue leyendo