Otoño

recoger-castac3b1as-del-bosque

Ruedan ya descaradas las castañas por los senderos, pero el recuerdo se agarra a los días ardientes, a las manos estrechadas, al aro de hermanos. La memoria se ancla en las auroras y sus cantos, en las estrellas que se fueron y osamos bautizar con el dedo… Todo fue tan rápido. Apenas unas cumbres, unas brazadas en los lagos y ya están de nuevo aquí esas bolas cargadas de pinchos, invitándonos a olvidar las astros y a encender un fuego.

Vamos ahuyentando otoños, descolgando sus manzanas, desnudándole sus musgos. Vamos cubriendo su hojarasca de arena cálida y brillante. Alguien salga a la encrucijada de los tiempos, alguien detenga los fríos vientos, que aún estamos bailando danzas de paz en medio de un eterno florido.¿Quién osará inaugurar el otoño? Alguien lo encierre, a dieta de nueces y membrillos, en su más húmedo armario.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s