Yo no las junté…

nolasjunté

La evolución humana bien puede resumirse en el gesto. Nuestra historia personal y colectiva bien podría estar reflejada en ese tránsito. En una misma vida nos dimos oportunidad para los dos gestos. A cada instante se nos abre en realidad la disyuntiva del golpe o del abrazo, de la disputa o del encuentro. El gesto nos delata, al igual que la palabra o el soplo. Quizás no había tanta distancia entre el camarada y el hermano. Cuando se abren, cuando se cierran, cuando se levantan, cuando se acercan al corazón…, las manos nos delatan, nos revelan al mundo.

Ni siquiera Le dí permiso para que las acercara. Yo no la junté. Ellas mismas ser reunieron. Debió ser al rendirse el alma, al ahogarse el último grito. ¿Cuántas vidas hasta esa reunión de las palmas, hasta esa fusión de lo dual, hasta ese abrazo de los contrarios? ¿Cuántos cielos no golpeó nuestro puño? ¿En cuántos arrebatos la ira izó nuestro brazo? A veces aún el puño se levanta solo. Lo izan las iras, los rencores del ayer, lo alzan las rabias acumuladas que poco a poco voy matando. Paz cada vez más profunda después de las batallas. Nada, ni nadie que combatir, que tumbar, que golpear…, reunimos las palmas de nuestras manos y el grito queda ahogado en un océano de crecientes sosiego y perdón.

¿Cuánta pelea hasta sentir hoy el peso de la ira alzada? Apenas asoman enemigos en el horizonte de terciopelo amarillo. No renegamos del día en que el puño se izó, bendecimos aquél en que se fundieron nuestras manos. Ya no tumbamos adversarios. Hay un Círculo, que si Dios quiere, más pronto que tarde, se acabará cerrando. No damos ya con una causa para apretar fuerte la mano, para combatir a ningún hermano, por sumido en la ignorancia y el egoísmo que se encuentre.

No importa hacia qué Dios, tampoco ante cuál altar; no importa las palabras que susurren nuestros labios… ¿y si por solo un instante todos los humanos reuniéramos nuestras manos en plegaria y si por solo un momento afirmáramos que todos nuestros congéneres sin excepción, son nuestros hermanos? Nada, ni nadie separe nuestras manos fervientes, pues son en Su Gloria, son para Su Nombre.

Arteixo 13 de Julio de 2015

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s