Nunca más la guerra…

21214_10152697555172379_176293300415202608_n

La nieve no terminó de inundarnos con su infinita, apabullante paz. No cesan los destellos de artillería en mitad del inmenso blanco. Pareciéramos atrapados, congelados en esos fríos antiguos, en esa pesadilla con ínfulas de eternidad. A la vista de las duras imágenes bélicas que nos llegan desde las regiones de Donetsk y Luganks inevitablemente nos preguntaremos, ¿por qué la guerra sigue a nuestro lado?, ¿por qué aún nos continúa acompañando? Pensábamos que la habíamos ya abandonado para siempre en la cuneta de esos duros inviernos, hace ya más de veinte años en las montañas de los Balcanes…
Todavía escupimos hierro para dirimir las diferencias, todavía fuego atroz cuando no terminamos de ponernos de acuerdo. Todavía geografía de odio, destrucción, y muerte; población civil dejando atrás todo, huyendo en masa de los combates, bajando a los heladores refugios, porque aún no se ha hallado otra mejor forma que la guerra para solucionar los conflictos con el vecino. ¿Así hasta cuándo? La conflagración armada es de nuevo en Europa, cuando nos creíamos libres de su brutal azote. Pensábamos que ya habíamos pasado definitivamente página, que la sangre de la población civil inocente no escribiría un solo capítulo más en la historia del viejo continente…

De acuerdo con datos de la ONU, más de 5.300 personas, entre combatientes y civiles, han muerto en los casi diez meses de conflicto armado en las regiones orientales de Ucrania. ¿A dónde va Moscú a estas alturas del siglo XXI con sus sueños de grandeza? ¿Dónde el pulso ciudadano para frenar esas ansias de hegemonía trasnochadas? La ciudadanía rusa ha de encontrar su futuro en libertad, habituarse al ejercicio de una democracia sin tutela. La ciudadanía rusa tiene la palabra. A estas alturas debiera ya considerar prescindir de su zar insaciable, pensar en convertirse en una democracia al uso, no en una rémora de imperio. No es propio tan apabullante apoyo a un caudillo que medra con el fomento de un nacionalismo tan trasnochado y que además no hace ningún asco a la guerra.

Por su parte, si Kiev quiere mirar a Europa, habrá de considerar igualmente que la guerra ya no es opción a contemplar. La Rusia de Putin debe ceder en el auspicio de tan peligrosa aventura bélica, pero ¿qué sentido cobra la cruzada militar de Kiev contra el separatismo proruso? Acceder a un mundo más civilizado es también renunciar a la violencia como opción de resolución de los conflictos. Las aspiraciones secesionistas no se combaten con pesada artillería, sino con amplias autonomías. El coste de intentar neutralizar con las armas ese separatismo armado, incesantemente nutrido y pertrechado desde Moscú, es humanamente inasumible. A la segunda sea la vencida. Funcione Minks 2. Los recientes acuerdos en la capital de Bielorrusia sean el arranque de una paz que la población de uno y otro bando tanto ansía.

No hemos sufrido en balde la historia siempre convulsa, no hemos pagado sin acuso de vital lección sus caros peajes. Las fronteras ya se han desmoronado, siquiera por dentro. ¿Qué identidad nacional queremos defender, cuando a golpe de “click” nos podemos burlar de todas las fronteras? Hoy menos que nunca, la patria acorazada no vale una gota de sangre. El suroeste de Ucrania no vale ninguna guerra, en realidad ningún trozo de ninguna patria vale ninguna guerra en medio de un mundo globalizado.

Al final de esa historia difícil por lo menos nos aguardaba ella, la conciencia planetaria, ojalá unas nieves más allá también la conciencia fraterna, el sentimiento de que todos los humanos somos hermanos, independientemente del color de nuestra piel, la arcilla de nuestros tejados y la lengua que cultiven nuestros labios. La multicolor patria mundial, ancha y diversa, ya no tiene fronteras, por más que los zares de turno traten de satisfacer, aún con tanta sangre inocente, sus ansias de grandeza.

* En la imagen de Kiev, las madres acompañan a sus hijos a encender unas velas por la paz de Ucrania. EFE

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s