Abrazar al contrario

abrazocopia

Nunca digas de ese agua no beberé, a esa persona no abrazaré. No digas, Pablo, “no abrazaré ni a Más, ni a Rajoy”. Estrechar al contrario no es darle la razón, plegarse a sus postulados; es reconocer su humanidad, valorar la mutua unión inherente por encima de su color político. Antes que nada la vida es abrazo y no “podemos” malograrla por el capricho del desafecto. Tu adversario político no deja de ser tu semejante, tu hermano. El abrazo que ahora rechazas, lo habrás de consumar algún día. Todos, absolutamente todos los humanos, a la postre de todas nuestras prolongadas lizas, nos acabaremos abrazando, por más que nos obcequemos en postergar ese día.

No digas “nunca abrazaré…” porque estarás perpetuando la caduca pelea, la política de los que no se encuentran; porque al dejarle al otro sin abrazo, te privas de su calor, te estás perdiendo una parte de ti; porque abrazar a tu contrario es quizás lo más grande que puedes llegar a hacer en tu incipiente vida política. Las piedras ya horadaron todos nuestros bolsillos. La historia se levanta sobre todo como una larga hoguera que no necesita ni una gota de más gasolina. No queremos puestas al día de la lucha de clases, queremos por fin acabar con ella. En realidad no queremos nuevas ideologías, nuevos partidos, en realidad lo que queremos es más abrazos, profundos, sinceros, definitivos. Lo que deseamos es ver la clase política por fin unida, por fin cohesionada tras los mismos valores de honestidad y virtud, tras los mismos ideales de justicia social, de libertad, de respeto al otro, de cuidado de la Tierra y las relaciones humanas…

Sigue leyendo

Nacionalismo y ciencia arcana

peine-1

El conocimiento de la real constitución de nuestro ser, de la relación entre nuestros diferentes cuerpos, se manifiesta definitivo a la hora de encarar los desafíos de la existencia y del momento, los retos tanto colectivos, como personales. Nuestro mental superior o causal es el cuerpo que estamos llamados fundamentalmente a desarrollar y constituye la morada de nuestro alma. El mental superior es la cuna de los principios superiores. La irradiación sobre nuestra personalidad de elevados valores como la justicia, la igualdad de oportunidades, la inclusividad, la unidad en la diversidad…, provienen de ese elevado cuerpo. Vida tras vida nuestro mental superior va adquiriendo más fuerza y va ganando el dominio y control sobre nuestro cuerpo astral. Llegará un día en que nuestra entera astralidad estará plenamente gobernada por nuestro mental superior. Esta astralidad, es decir el conjunto de nuestros sentimientos y emociones, es de una enorme gama de niveles. De forma muy sintética podremos dividirla entre inferior y superior.

Sigue leyendo

Nunca estamos solos

10858406_10152560462542379_4858802577213199800_n-1-1

Hay más presencia de la que constatan nuestros torpes ojos de la carne. Hay más vida de lo que conocemos por vida. La lágrima se desliza a menudo inconsciente a través de la mejilla ya mojada. El sentimiento de la soledad no casa con la magia infinita de la existencia, va ligado a la negación de la trascendencia; es un desmentido de toda esa poblada y variada compañía que no podemos constatar con nuestros sentidos físicos. El sentimiento de soledad es limitarnos a quienes vemos, reducir el mundo a su más constreñida expresión. Afirmarnos en la soledad es dar la espalda a toda la vida que cada mañana llama a nuestra puerta. El pensamiento es poderoso. Nosotros optamos por la compañía con la que nos queremos quedar. Podemos reducir o ensanchar nuestra círculo a voluntad. Podemos vivir la familia extendida cuyos vínculos pueden ser aún más poderosos que los de la propia carne, o podemos limitar la familia a esos lazos de sangre. No estamos en condiciones para definir con precisión el alcance de esa familia extendida, pero bien podría llegar a todos los seres que en los planos visibles o invisibles pujan por el bien y el progreso de lo colectivo.

Sigue leyendo

La sonrisa como alabanza

elhumor-1

La nueva era acuariana va rompiendo todos nuestros más arraigados esquemas, por supuesto los espirituales y religiosos. Seguramente había muchas fórmulas para agradecer, para alabar de forma viva y espontánea que las que pensábamos, que las que dictaba nuestra propia y rígida tradición. La genuina sonrisa es alabanza, es en realidad una actitud permanente ante la vida, una conciencia profunda y arraigada de agradecimiento ante la existencia, es un punto de siempre renovada y constante sorpresa. El verdadero humor es alegría de vivir, gozo contenido y no indómito, conciencia de estar aquí y ahora sobre el planeta creciendo, compartiendo, gozando de cuanto disponemos. Es la opción por la que nos hemos decantado en medio de una existencia tan a menudo desafiante, en medio de un mundo tan convulso y atribulado. La sonrisa es conciencia de privilegio, es reverencia, es una forma espontánea de honrar al Misterio y sus infinitas dádivas.

Sigue leyendo

Ancha compasión

10847548_10152558658482379_4189081747797066890_o

Apostaría que ya nos lo advirtieron, que al otro lado del velo nuestros guías y protectores no nos escondieron información alguna. Juraría que nos insistieron que bajábamos a un mundo en que moran hombres que nunca se afeitan y que al alba son capaces de disparar en una escuela a centenares de niños indefensos. Aún con todo el panorama que con detalle nos dibujaron, nosotros debimos decir que sí. Ahora estamos precisamente en ese mundo extraño de escuelas ametralladas. Ahora es cuando los cargadores ya se han vaciado, la escuela que rebosaba vida se ha convertido en un cementerio y la barbarie se cuela en los periódicos de todo el mundo.
Ahora es cuando ya no se admiten renuncias. Ahora es cuando hemos de decir que éste y no otro es por ahora nuestro planeta, ésta es nuestra querida humanidad aún con sus abismales diferencias evolutivas. Ahora es cuando hemos de afirmar, sin sombra de duda, que los talibanes que han ametrallado hoy a la mañana un colegio de Peshawar (Pakistán) dejando un saldo de 148 muertos de los cuales 132 son niños, también son nuestros hermanos, infinitamente equivocados, pero nuestros hermanos… Seguramente estamos aquí porque nuestra compasión era aún de brazos muy estrechos, porque aún no alcanzaba a esos barbudos capaces de una atrocidad sin precedentes.
Aceleren los padres, corran lejos esas motos. Hasta el oasis de perenne paz no les alcancen las balas. Pronto pizarras sin sangre, escuelas sin luto, familias y pueblos sin tamaña carga de dolor en sus corazones. Pronto éste traiga su debida recompensa en forma de paz, amor y fraternidad.

* En la imagen, algunos de los niños que han escapado del ataque en la escuela, huyen de la zona con sus padres. Agencia: A MAJEED (AFP). Imagen extraída de El País

Milagrosa luz sanadora o el ajedrez de cristal en mitad del cierzo leonés

10464267_10152556563197379_6075666042143483277_n-1

No sé dónde pasamos la tarde del domingo. ¿Era una casa de madera o una nave del futuro? En medio de ese platillo fuera del tiempo, sobre una mesa baja rodeada de gente, los frascos de la luz. Desde la puerta de entrada pensé que, a la vera de las llamas, se jugaba una gran partida de ajedrez. Esos reyes, torres y alfiles de transparente cristal susurraban las palabras de Thay. “El sufrimiento es impermanente, es por eso que podemos transformarlo.” En aquella gran casa de madera rústica y futurista en las estribaciones de la montaña leonesa se afanaban en ello. Iban en pos del sufrimiento cargados de la sola luz. No sé cómo, pero a fe que lo transformaban. La luz lograba que los dedos se cerraran y las rodillas se flexibilizaran y el dolor empezará a mermar… En mitad de toda la reunión estaba el doctor Moncayo, el promotor de esa pacífica revolución en el ámbito de la sanación. Estábamos con el reputado médico mexicano cuyo “Acqua de luz” se aplican en las extremidades y miembros dañados cada vez más pacientes a ambos lados del Atlántico.

Fui de taxista, pero me pusieron igualmente silla junto a aquel ajedrez de la luz, sin otro rival que el sufrimiento del mundo. Pudimos calentar nuestros cuerpos, pero sobre todo participar del noble afán de la quincena de médicos, pacientes y estudiantes allí reunidos. Apenas podía captar lo que hablaban, pero igualmente me impliqué con ellos en pos de esa invisible luminaria y sus efectos sanadores. No sé cómo meten la luz en el agua, cómo le aplican las frecuencias precisas. Pasé seis horas sin entender apenas nada de lo que hablaban y sin embargo no perdía palabra. Tenía la sensación de privilegio, de viajar al futuro. Aquella luz capturada en esos frasquitos parecían guardar muy importantes claves de la sanación del mañana.
Sigue leyendo

¿Conexión permanente?

1604948_10152550081107379_6452855681948405798_n

El sol se esfuerza por lanzar sus más cálidos rayos a las puertas del invierno. Camino frente a su luz y calor ya mermados, a lo largo de un paisaje de altura sobrecogedor. O Couso y sus piedras centenarias y sus caravanas recientes, rudimentarias van quedando abajo, cada vez más lejos. Dicen que allí arriba se toca los cielos. Subo a las colinas en busca de más ancha vista, de más horizonte para el alma.

La naturaleza sagrada nos invita a sacralizar el instante, a sellar los labios, a brotar la mirada agradecida. El silencio interior es la vasta geografía que aún nos resta por descubrir al humano. Aún nos aterra poner una pica en su infinito y enigmático espacio. Ojalá no hubiera señal de móvil y poder sentir entera la señal de la caricia del sol. Ojalá a veces no hubiera comunicación con el mundo y poder conectarnos más y más con nuestra propia Presencia. Tienta sacar el aparato e intentar compartir esa sublime belleza del verdor gallego circundante. ¿Hacia dónde dirigir nuestra atención en medio del éxtasis de contemplación: hacia afuera tecleando el número de rigor o hacia adentro, horadando el abismo pendiente? El revolucionario poder comunicativo de estas maquinitas es un arma de doble filo. El estar conectados con todos en todo momento tiene el peligro de desconectarnos con nosotros mismos. El móvil nos acerca más entre nosotros, pero tiene el riesgo de mantenernos exiliados en nuestra periferia. Sostenemos un prodigioso invento en el oído, mientras acampamos en nuestras a menudo en intrascendentes afueras. Nuestro avance de conciencia aún va a la zaga de los progresos tecnológicos.

Sigue leyendo

Nosotros también amparo

1525539_10202896074375444_368720745_n

Nosotros también cobijo, alero, protección… Nosotros también amparo, abrigo, cuidado, calor…, ahora que la lluvia llama a nuestros cristales y el blanco amenaza desde la montaña. Nosotros también pluma envolviendo al desamparado, al último, al desprotegido…, porque sólo volará alto la pluma que planeó en el mundo y se cubrió de su polvo y se manchó de su barro.

Las más sublimes lecciones nunca se escribieron con tinta. La Madre Naturaleza es el libro inmenso que no tiene ni principio, ni final. ¿Quien hallará su prólogo? ¿Quién su epílogo? Cada humano un refugio, igual que árbol y sus ramas, igual que el ave y sus alas. La belleza de la imagen, la fuerza del testimonio traiga su vivo reflejo en el discurrir de nuestros días, en el acontecer sobre nuestras ramas ¿Cuánto que aprender del reino animal? ¿Cuántos indefensos por cubrir bajo nuestras alas…? El Misterio nos provea de su infinito calor, de sus más candorosos brazos. Podamos seguir el ejemplo…

Rotulamos para la misma Aurora

10848693_10152552374042379_5919898354858289882_o

Tu marca también la mía. Tus sueños, tus visiones, tus anhelos…, también los míos. De cara a la nueva era de más fraternidad, de más compartir que ya felizmente se anuncia, será preciso entonar más el nosotros, entrenarnos más en la primera del plural.El día pasado vaciábamos los trastes y los libros de un espacio de Luz en el corazón de Madrid. Los amigos de Dharana han debido cerrar su local, al no poder asumir el coste económico de la renta. Pesaban esos fardos, lastraba la pena por la persiana bajada antes de tiempo. Hoy más que nunca en la ancha tierra quemada del asfalto son necesarios los espacios de Luz. Todos los espacios de Luz, de colectivo crecimiento, de compartir, son nuestros espacios; todos los espacios donde se afirman valores, principios universales; donde se ancla la paz, la armonía, la belleza, la amistad…, son nuestros espacios.

Sigue leyendo

La era de los milagros

tablet.

Ha entrado con tanto sigilo que quizás no nos hemos percatado de su omniabarcante presencia. El milagro ha llegado, pero apenas lo hemos saludado. Lo que jamás siquiera ayer imaginábamos hoy es presente, universal, cotidiano. Vivimos la era de los milagros en el ámbito de la ciencia y la tecnología, de la maravilla otrora ni remotamente concebida. Sólo tenemos el peligro de avanzar en esta era prodigiosa sin necesaria conciencia, sin debida reverencia.

Ese pulgar moviéndose familiarmente por la pantalla tiene detrás toda una historia humana, bruta, dificultosa, sufrida…. Vivimos los tiempos del privilegio. Apenas un levísimo toque para que el milagro se consume. La punta del dedo se desliza suave y vamos a cualquier parte del mundo virtual. Pienso entonces en mi padre que no le dio tiempo a llevar su dedo a la pantalla, que aún no pudo vivir la magia del doble “click”. Pienso en mi abuelo cuando armaba rudimentarias radios en su casa de forma artesanal. ¿Cuál no sería su asombro ante estas pequeñas ventanas al mundo entero? Reparo en quienes apenas se pudieron asomar a la era de los milagros, trato de imaginar todos los esfuerzos que nos precedieron hasta deslizar el dedo por la “tablet”.

Sigue leyendo

Unknown

Somos un grupo de personas que pertenecemos a diferentes escuelas y movimientos espirituales en España. Creemos firmemente en el alto ideal de la unidad en la diversidad y tratamos de llevar este valor de comunión y fraternidad a la práctica. Nos hemos unido para la edición de esta web y su correspondiente boletín electrónico.

Tanto la web como los boletines a los que te puedes suscribir*, están editados por Fundación Ananta y cuentan con la colaboración de Fundación Dharana, Fraternidad Blanca Universal (España) , World Teacher Trust (España), Hermandad Blanca y Sangha española de Thich Nhat Hanh.

Estamos llegando, estamos amaneciendo…
http://www.anantanews.org

*Puedes solicitar el envío del boletín a redaccion@anantanews.org
* Óleo de nuestra amiga Dora Gil (www.doragil.com)

Si comulgas con el espíritu de cooperación y de unidad en la diversidad que guía la iniciativa,
favor de difundir este anuncio. Muchas gracias.

Camelleros de infinito

nomada-desierto

Despeja de tu memoria todo lo vano, lo inservible, lo caduco y entroniza en ella los 114 “azoras” y todos sus “aleyas”. No incluyas nada más. Memoriza los versos que en aquel lejano desierto hace más de quinientos años susurró el Arcángel a Muhammad. Olvida todo lo demás. Si viajas a Kenia por favor no te trabes, no tartamudees, no vaciles; por favor no te falle la memoria. De lo contrario quizás una bala no perdone tu olvido. Te puede ocurrir lo que les pasó la semana pasada a ventiocho desmemoriados. Iban camino de la localidad de Mandera y les detuvo un escuadrón perteneciente a la guerrilla Al Shabaab, grupo vinculado a Al Qaeda. Obligaron a todos los pasajeros a bajar y recitar los versos del Corán. De entre ellos, ventiocho enmudecieron. No los conocían o el terror vacío al instante sus recuerdos. Fueron muertos al momento.

Yo quisiera saber de memoria el Qurán o Corán, la Biblia, el Talmud, el Bhágavad-guitá o las enseñanzas del Buda…, quimera de intentar retener todos los cánones sagrados. Apenas recuerdo el “Ave María” y algo del “Sermón de la Montaña”. No es nada personal, me perdonen los bienaventurados, pues no consigo retener a todos los mentados en el histórico discurso. Yo quisiera recitar los poemas de Rabia Basri, Al-Hallaj, Ibn Arabí y de otros místicos sufíes, judíos, cristianos…, pero mi memoria es un árbol frondoso que han ido ya deshojando demasiados otoños.

Sigue leyendo

“Querernos más…”

querenosunpocomás

“Todos juntos vamos a sacar este país cada vez más adelante, con más libertad, más justicia social, más derecho, más solidaridad…, más querernos todos un poco más…” Cada vez entra más luz por esa ancha ventana que mira hacia America Latina; cada vez tenemos más cosas que aprender del continente hermano. Pese a las sorpresas en algunas cunetas, pese a ese caduco luto que reclama su insistente cuota de foco, el día a día viste allí un verde esperanza. Mientras aquí los jóvenes de diferentes aficiones se mataban a palos, el nuevo presidente de Uruguay, Tabaré Vázquez, se dirigía a la nación invitando a “quererse un poco más”. El anterior mandatario, José Mújica, también del Frente Amplio, ya venía de dejarse la piel en el amor a la nación y al mundo con ese alarde de humildad y encomiable austeridad.

Están ya llegando. Son los nuevos dignatarios para el nuevo mundo de creciente solidaridad, compromiso y resplandor que estamos construyendo. Vienen de sus trincheras, sus montañas y sus luchas del pasado, pero ya bajaron al valle abierto. Sí, “querernos un poco más”, ahora que el viento le roba al haya todo su amarillo, ahora que el blanco asoma en la cima de las montañas, ahora que empieza a azotar el frío, a imponerse el invierno y buscamos por toda la casa cerillas para encender un fuego. “Querernos un poco más” para que los hinchas de las diferentes aficiones un día canten y brinquen juntos, para que los dirigentes políticos no se lancen a la yugular del otro a la primera ocasión, para que los pueblos se ayuden y cooperen desde el derecho inalienable a decidir cada cuál sobre su futuro. “Querernos un poco más” para pensar y repensar como contribuir al afán común, al progreso colectivo, al erario público; para que las noticias ya no sean un constante desfile de políticos que entran y salen del juzgado, tras haber sucumbido a la tentación del fácil dinero…

Sigue leyendo