Abrazar la orfandad

knight10

De la cocina viene el canto del Avalokiteśvara. Suena todos los días a la misma hora, cuando ella llega del trabajo y se pone a cortar las verduras. Es su ofrenda por la salud de Thay. Yo lo escucho también a lo lejos, desde mi mesa de trabajo. Entre tecla y tecla pido igualmente por ese anciano monje vietnamita que reposa enfermo en un hospital de Burdeos y que tanto, tanto nos ha dado, nos sigue dando.

Parece que este otoño quisiera concitar todas las orfandades y por lo tanto todas las iniciaciones. Nos toca anunciar primavera en medio de las hojas caídas. Parece que este noviembre estuviera dispuesto a sacar de nuestro interior toda la fuerza y el poder, bien otorgado a otros, bien acallado. La orfandad marca el fin a tanto tomar y cobrar. Es el relevo, es cuando ya no debes esperar que nadie te dé, es cuando suena la hora en que tú has de comenzar a darlo todo. La orfandad es cuando ya no hay tutorías, cuando se abren todas las puertas, cuando los campos te pertenecen en toda su anchura y te asalta ese imprescindible terror a la libertad que tanto has clamado y vociferado.

Apurar, abrazar la orfandad es seguir las huellas de nuestros guías con profundo agradecimiento, es saltar de hito en hito con un canto en los labios. Orfandad no es sinónimo de desamparo, pues no hay mayor amparo que el de quien empieza a amparar. Es simplemente colocar el amparo aún más Arriba. Si nuestros padres de sangre y espirituales comienzan a agitar sus alas, bendita sea la orfandad que nos invita a olvidarnos de nosotros mismos, a salir al paso del mundo, a comenzar a devolver la inmensidad que por tantos años hemos estado recibiendo.

Parece que nuestros ancianos se hubieran puesto de acuerdo para empezar a alejarse a un mismo tiempo, para invitarnos a asumir las responsabilidades postergadas. Bendita sea la orfandad, si rompe ataduras, si nos regala libertad para poder servir más y mejor. Bendita sea la orfandad si nos permite echar un ancla más profunda en nuestros adentros.

Velemos, acariciemos nuestras armas, saboreemos la orfandad. Pasemos la mano por el filo de la única espada permitida, la de la comprensión y la compasión. Aún se oye el largo y conmovedor Avalokiteśvara cantado por esos paladines de la compasión, por esos monjes que no hace mucho tuviéramos en suerte conocer en su gira española. La orfandad es invitación a hacerse con todas las armas que no quisimos blandir. Aún resuena en las paredes de la casa el llamado a amar más allá de lo que antes conocimos por amor.

El canto nos penetre, nos gane, nos imbuya de su fuerza compasiva y coraje interior, tal como nos sugieren los monjes y monjas de Plum Village. En el último parte sobre la salud de Thay, ellos nos invitan a que si fuera posible, dediquemos también “un día a comer vegetarianamente como una manera de generar compasión y enviarla a Thay. Pueden reconciliarse con sus seres queridos, o dejar ir su resentimiento con alguien y escribir una carta de amor…” ¡Vayamos a por ello!

Arteixo 20 de Noviembre de 2014
knight10

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s