Siempre un canto a la Vida

La vida no nos pertenece. Nosotros pertenecemos a la Vida. Es Ella la que nos susurra cuando desea que le devolvamos la vestidura física, cuando reintegrar los materiales prestados. Nunca deberíamos adelantar esa hora. No conviene contravenir un plan ya pautado y en el que hemos participado nosotros mismos. Si fuéramos más conscientes de lo que al otro lado del velo implica gestar una vida física, de la de seres que concurren en esa aventura; si tomáramos noción de todo lo que se espera de cada uno/a de nosotros/as, no consideraríamos el acabar con nuestro cuerpo. Mientras estemos aquí, en este plano, en estas circunstancias, aún con todas las limitaciones, aún con todos los sufrimientos, con el cáncer más agresivo…, siempre podremos ser útiles. Si palpita nuestro corazón, es que algo nos queda pendiente por cumplir, por saldar, por abrazar. La Vida es demasiado inteligente como para mantener algo que no tiene sentido.

En este mundo de usar y tirar, podemos llegar a pensar que nuestro cuerpo físico también lo es, sin embargo él no está confeccionado en una cadena industrial que fabrica al por mayor; él representa el más audaz y excelso de todos los inventos. Tal como nos sugiere la oculta sabiduría, él supone el concurso de trillones de elementales, de multitud de ángeles o devas, del asesoramiento de nuestros guías, del amparo de nuestros protectores. Vestirnos ese maravilloso traje y con él bajar a la Tierra, es el más audaz y preparado de los viajes que emprende nuestro alma y bajo ningún concepto deberíamos cancelarlo antes de lo previsto.

Nuestra presencia en la Tierra representa igualmente el esfuerzo grande de nuestros progenitores y a menudo de quienes en vida nos acompañan. No, nunca precipitar tan decisiva hora. Entre otras razones porque la vida es sagrada y no somos sus dueños. Nos falta conciencia de que servimos a la Vida, a la humanidad, a los Reinos; de que nuestro contrato en la tierra contiene una claúsula inexorable de donación y entrega. Asentada esa conciencia, nunca pensaríamos en el suicidio.

Brittany Maynard sopesa no quitarse mañana la vida. Se replantea la fecha que había elegido para suicidarse. Maynard, con cáncer terminal, había anunciado que se iría de este mundo el 1 de noviembre. La joven que ha despertado el debate del suicidio asistido en Estados Unidos, se cuestiona el no suicidarse mañana sábado, tal como había planeado.
Tenemos curso de danzas este fin de semana en Artaza. Escribo apresurado, pues aguardan muchos preparativos. Ya redactaré algo más pausado sobre el tema la próxima semana. Sólo quería ahora mandar mi pensamiento para que Maynard desista en sus planes. Sólo quería aprovechar la ocasión, para entonar esta mañana de otoño, víspera del Día de los Muertos, un profundo, sincero y sentido canto a la vida…

* En la imagen Brittany Maynard

Artaza 31 de Octubre

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s