El “me gusta” y “no me gusta” de “Podemos”

1614304_10152452667527379_1458080611066901866_o

La vida política exige una renovación, más en la actual y deteriorada coyuntura. Los del “puño y la rosa” que ayer representaban una real esperanza de transformación, está claro que hoy ya no lo son. La necesidad de cambio se siente por doquier y hay una formación que realmente la encarna. De forma sintética enumeramos los aspectos que encontramos positivos y los otros que se nos antojan menos, en la formación que lidera Pablo Iglesias.

Seguimos con atención el curso evolutivo de este movimiento que ha irrumpido con enorme fuerza en el panorama político español. Su esperanza es la nuestra. Señalamos los “no me gusta” con una clara y definida voluntad de aportación, para nada con un ánimo de rechazo. No hay blancos y negros. Nos envuelve a todos y todas sin excepción un gris que queremos ver clareado.

“Me gusta”:
– El inmenso caudal de corazones y voluntades concitadas a favor del otro mundo posible.
– La real posibilidad que encarna de dar inicio a una nueva etapa definitivamente diferente, en la que prime una mayor democracia y justicia social.
– El recambio de la actual clase política que su llegada al poder representaría. Su voluntad de superar el caduco esquema de derechas e izquierdas.
– El interés por la “res publica”, por las cuestiones políticas y sociales que ha devuelto a tantos ciudadanos.
– Su funcionamiento interno en importante medida asambleario y basado en un democracia más directa. Toda una innovación con respecto al funcionamiento de los partidos del pasado.
– Pasado limpio de sus líderes. Nunca estuvieron implicados en corrupción, ni usaron “black cards”. Han dado muestras además de gran austeridad en sus gastos.
– Las cientos y cientos de manos abiertas que se levantaron ayer en la plaza de Vistalegre. El espíritu de conciliación, pese a las diferencias, entre los representantes de las diferentes corrientes.
– La voluntad de cambio de la Constitución y el reconocimiento del derecho de los pueblos, y concretamente el catalán, a decidir su futuro, que contempla en su programa.

“No me gusta”:
-Cierta agresividad que rezuma su discurso. El fomento de una conciencia de confrontación.
– Expresa falta de voluntad para aliarse con formaciones alternativas, tipo “Equo”, en las próximas citas electorales.
-Aún cuando reconocemos la importancia del liderazgo en el arranque de semejante movimiento, la carga de personalismo de su líder puede ser desmesurada.
– Exceso de radicalismo en algunas medidas sobre todo económicas. Aspectos de su programa al día de hoy inviables.
– Los puños cerrados ayer en la plaza Vista Alegre.

Contabilizo más “me gusta”. Pueda mantenerse esta ventaja en el mañana siempre desafiante.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s