No arañar el alma

no arañaralma

Volver a nacer es un derecho que no debiéramos cuestionarnos. Ningún autoflagelo nos debe impedir rehacer nuestra vida. No deberemos arañar el alma en nuestro ejercicio de contrición. Sobran las uñas si el arrepentimiento es verdadero. Al final va a ser verdad lo que claman los manuales de nueva era. Hemos de aprender a perdonarnos a nosotros mismos. Sólo cada quien sabe en su templo interno cuándo sobra látigo y falta pomada, cuándo acontece al contrario y vertimos sobre la herida cicacitrante exceso de ungüento. Una vez más vamos tras el punto de equilibrio en el que nos observemos con ponderación. Reconocido nuestro error, intentado reparar el daño, hemos de liberarnos e intentar mirar para adelante.

El Cielo nos necesita y flaco favor le hacemos si permanecemos hundidos en nuestra pena. No podemos andar la vida mendigando un perdón ajeno. No podemos ser esclavos de nuestros dolorosos recuerdos. Hemos de reparar sí, hemos de enmendarnos por supuesto, pero no podemos ser siempre deudores del ayer. Hemos herido y nos han herido. A todos nos aguarda la iniciación en el perdón. Nos cuidaremos mañana de dañar, de causar a alguien aflicción, pero no nos ataremos de por vida a la cadena de nuestro error pasado.

Sigue leyendo

La fe como vacuna

prayer4

La superación del miedo separa al hombre nuevo del antiguo. Trascender el temor a la enfermedad y a la llamada muerte, inaugura una nueva etapa en la evolución humana. Nuestro verdadero adversario es nuestro propio y paralizante miedo, no el último virus que se propaga con más o menos terquedad. Ocurrió el pasado sábado. Un joven nigeriano venía de Estambul y llevaba unas bolas de cocaína en el estómago. Una de ellas quiso abrirse en el trayecto. Cuando llegó a Barajas se desplomó. Nadie le atendió por miedo a que tuviera el ébola. Estuvo tendido en el suelo de la T1 durante cinquenta minutos tras la caída. Murió en la camilla que le trasladaba finalmente al hospital.

Ganado por el miedo, el humano puede olvidar al hermano y dejarlo desangrar a su vera. La humanidad está perdida en los brazos del miedo. Bajo su control no somos nada, bajo su gobierno podemos llegar a perder hasta nuestra dignidad. Contra la pandemia del miedo no bastan los trajes de astronautas de usar y tirar, los miles y miles de guantes de latex que cada día fabricamos. Contra el terror instalado en las entrañas del ser humano sin valores superiores a los que asirse, sin destino trascendente en el que proyectarse, quizás sea necesario probar la vacuna de la fe. La imagen de ese hombre de color desangrándose en el frío mármol del aeropuerto, sin que nadie le socorriera, representa una triste instantánea de nuestros días, una lacerante imagen de lo que constituye, en una importante medida, nuestra civilización materialista.

Sigue leyendo

El “me gusta” y “no me gusta” de “Podemos”

1614304_10152452667527379_1458080611066901866_o

La vida política exige una renovación, más en la actual y deteriorada coyuntura. Los del “puño y la rosa” que ayer representaban una real esperanza de transformación, está claro que hoy ya no lo son. La necesidad de cambio se siente por doquier y hay una formación que realmente la encarna. De forma sintética enumeramos los aspectos que encontramos positivos y los otros que se nos antojan menos, en la formación que lidera Pablo Iglesias.

Seguimos con atención el curso evolutivo de este movimiento que ha irrumpido con enorme fuerza en el panorama político español. Su esperanza es la nuestra. Señalamos los “no me gusta” con una clara y definida voluntad de aportación, para nada con un ánimo de rechazo. No hay blancos y negros. Nos envuelve a todos y todas sin excepción un gris que queremos ver clareado.

Sigue leyendo

Responsabilidad de los medios

aquarelle-sur-papier-journal-viviane-barbin

La  responsabilidad de los medios de comunicación en la perpetuación  del odio y el fomento de la  confrontación es enorme. Una de las cabeceras más importantes de Madrid lleva días  tras  el rastro de militantes  de ETA  anclados en el pasado. Se limita a quienes no   han atravesado la iniciación del perdón, a quienes andan ya libres, pero que no han asumido sus  graves responsabilidades del pasado.  Ayer  la  entrevista  al “carnicero de Mondragón”  era  la noticia  más  importante en la edición digital de ese influyente  diario del Estado. No había nada más  trascendente que las declaraciones de ese violento irreductible.  Horas después  el Ministro de Interior aludía a esas declaraciones.

Sigue leyendo

Los lienzos de Idoia

idoia

Cierto que causó mucho dolor y daño, pero se arrepintió sinceramente y pidió perdón. Quiere ahora dejar la sombra; quiere pintar sin barrotes de por medio, pintar en libertad… Ojalá nadie se lo impida…

http://www.elmundo.es/espana/2014/10/19/5442fd0bca47414c748b457c.html?a=3b46e37bf785702ad27b1accc9dc4da4&t=1413745507

«En la cárcel toda expresión de arte viene del alma, del corazón, a veces inventando sobre retales de sábanas carcelarias, a veces rememorando sobre papel de estraza», afirma la autora del cuadro junto a su propia imagen. No es difícil leer en esos trazos de amargos y lúcidos colores, una tajante y remordida oda sin letra.

No hay lenguaje exclusivo para la manifestación del alma. La palabra no debiera tener monopolio para expresar arrepentimiento. Ese rostro oculto, ese cuerpo abatido, esa mujer rota parecen querer modelar un sincero y poderoso mensaje. Ese desagarrado cuadro lo ha pintado Idoia López de Riaño, pero los mil y un candados permanecen aún cerrados. En las salas de justicia aún no calla el eco, resuena el pasado y su grueso estruendo.Cuesta leer otros lenguajes, saltar abismos e interpretar sábanas.

Sigue leyendo

El bicho que tragaba telediarios

Dice el misionero navarro, José Luis Garayoa, que trabaja en una de las zonas más infectadas por el Ébola en Sierra Leona, que cuando llegan a su pueblo los servicios de recogida de los cadáveres con todos sus trajes y parafernalia, los niños salen a perseguirlos como si fueran gigantes y cabezudos. Del asombro de allí al espanto de aquí, hay un abismo. Es en medio de las situaciones difíciles que nos retratamos. Es en medio o en los aledaños del pánico que aflora nuestra naturaleza más genuina. El Ébola ya tenía tras de sí su reguero de miles de muertes, para cuando voló a la península y nos enteramos de qué se trataba. Sí, es cierto, podíamos haber dejado morir al religioso en África, en realidad ya habíamos dejado morir a otros muchos antes. Creo que su piel era más oscura y en el bolsillo no tenían un cuaderno de tapa rojo oscura que reza “Pasaporte”.

Los problemas no son nuestros cuando comienzan a desembarcar en nuestros aeropuertos. En un mundo globalizado los titulares los merece también, siquiera por un día, la epidemia que brota muy lejos de nuestro “radio de seguridad”. Tiene que venir ese virus a ratificarnos lo que ya veníamos pregonando en el sentido de que ningún problema, por lejos que medre, nos ha de resultar ajeno.

Sigue leyendo

Las tarjetas no son para el otoño

135506921985

Paseamos estos días por unos bosques generosos. ¿Cuántos dones servidos a la vera de los caminos de otoño? El mimbre rebosa de nueces y los botes de cristal de higos en mermelada. El horno desnuda la piel de unas castañas recién cogidas, manjares de la Tierra tras los cuerpos una y otra vez inclinados. Sin embargo a la Madre no le podemos pedir más de lo que nos dan sus árboles y ramas cargadas, sus recias matas, sus suelos ahora tamizados de ocres y de oros… La Tierra y sus Reinos tienen sus ritmos, sus ciclos, sus límites. Nuestra ambición a menudo echa a correr, se desboca, se vuelve ilimitada y podemos llegar a pensar que los recursos de la Madre también lo son. Nada más equivocado.La Madre Tierra tiene ya 7.000 millones de comensales a su mesa. Lo que tomamos de más es lo que a otros llega de menos. La austeridad es nuestra medida en un mundo en el que demasiados hermanos no se sientan tres veces al día ante el plato. El plástico engaña, las tarjetas de plástico aún más todavía. Se nos antojan sin fondo, de forma que podemos hacerlas pasar por la máquina cobradora cuantas veces nos apetezca.

Ese es el problema de nuestro mundo. Nos hemos encerrado en una burbuja artificial y hemos perdido la noción de la realidad. El campesino no pisa la tierra, el panadero no amasa la masa, el niño no sabe de donde viene el tomate, ni la leche, ni siquiera los huevos… Los 86 directivos de Bankia parecieran no conocer tampoco que la tarjeta que tan alegremente gastaban, tenía un fondo y que además ese fondo se había llenado con el esfuerzo y el trabajo de los ahorradores.
Sigue leyendo

Las tribus de la Aurora

… y se reunieron las tribus que cuidaban la tierra y las genuinas tradiciones indígenas y sagradas. Traían cintas de algodón en la cabeza y el cuero aroiris en el pecho. Venían de volar con el águila y el cóndor, de apuntalar los tipis, de engrasar sus pieles antes de las nieves. Y se acercaron los que custodiaban la arcana, inmemorial, perenne sabiduría. Venían de arrancar al Misterio sus últimos susurros. Llegaron los círculos de mujeres con sus flautas y arpas, con sus largas faldas de colores, con sus ojos generosos, con sus melenas descosidas, con sus corales en el pecho. Venían con la luna colgada del viento. Y vinieron los de las ecoaldeas, con su sudor aún en la frente, con su panes de sésamo y pasteles de pasas recién cocidos. Venían de colocar una estrella en el tejado de arcilla y escarlata. Se llegaron los de permacultura y la otra economía posible. Venían de abrir el último Banco del Tiempo, de imprimir una nueva moneda con pinturas de barro y pastel. Corrieron las legiones de niños y sus escuelas sin tabiques. Cargaban con sus bosques y sus duendes, sus elfos y sus hadas. Les acompañaban los maestros de Waldorf, de Montessori…, las maestras que les ayudan a cultivar el alma y su color y su música y su anhelo de eternidad… Concurrieron también los contadores de historias bellas, los juglares de la Amada, las sacerdotisas de todos los templos, los artistas de la luz, los pintores del alba, los poetas del noble anhelo…

Sigue leyendo

¡Un desayuno variado, por favor…!

“Nos estamos jugando en realidad que España se desquite de una vez por todas de ese pasado oscurantista de pensamiento único, de esa historia de cortijo e Inquisición y apueste por la catarsis, por desnudarse, por confesarse. España puede hacer su terapia tantas veces postergada y sacudirse sus señoritos, sus tutores, dictadores y caudillos; puede soltar a sus hijos, sus pueblos y dejarlos marchar. Puede darles libertad, confiada de que volverán y esa renovada unidad será inquebrantable y esa unidad será para siempre, por que nació desde dentro de esos pueblos y ya nunca jamás de la imposición.”
Lunes 29 de Septiembre, 9’15 de la mañana. Una mesa, unos periódicos y cuatro personas, dos mujeres y dos hombres. Durante tres cuartos de hora se afanan en arremeter contra el Sr. Mas y el referéndum catalán. No tienen pudor en comparar el “ataque a la democracia” del president de la Generalitat con el del Sr. Tejero en el 23 F… Hasta ahí nada de especial. Los derechos de reunión y expresión están consagrados en la sacrosanta Constitución española. El problema estriba en que esa mesa con periódicos es el centro de un plató de TVE. Estamos ante los famosos “Desayunos de TVE”…

Sigue leyendo

La libertad evita la fuga

No nos resignamos a contemplar la batalla, por cierto cada día más virulenta, desde la colina. Estamos llamados a encontrar la verdad, la paz y la concordia por todos los medios a nuestro alcance. Creemos firmemente en el postulado de que más libertad, democracia y descentralización es el verdadero antídoto de esta crisis, la única forma de evitar “los seísmos refrendarios”. Hoy observamos un punto de luz, una voz ponderada de las que tanto hacen falta en nuestros días, un punto de encuentro de esos imprescindibles. “El País” detiene de momento sus andanadas artilleras y opta por la moderación. Va en la edición de hoy y recoge joyas como las que más adelante presentamos. Nos adherimos a la tesis de que la forma de acabar con esa espiral de recelo y animadversión entre el centro y la periferia catalana y vasca, que no sabemos dónde nos ha de llevar, es con una verdadera profundización de la democracia, con una concesión de autonomías sin reservas, con la estructuración del Estado de confederación.

Con todo los respetos, pensamos que Madrid hoy no está a la altura de los tiempos. Se ha quedado varada en la historia, poco más delante de aquel Noviembre en que expiró el dictador. No pasa el exigente text democrático que demanda el presente. Lo decíamos ayer: “Es preciso que España se desquite de una vez por todas de ese pasado oscurantista de pensamiento único, de esa historia de cortijo e Inquisición y apueste por la catarsis, por desnudarse, por confesarse. España puede hacer su terapia tantas veces postergada y sacudirse sus señoritos, sus tutores, dictadores y caudillos.” Como ese ejercicio no acaba de llegar, Catalunya opta entonces por escaparse. Barcelona saca las urnas, Madrid ataca. Ergo cada vez somos más los que pensamos que la solución ha de ir por el camino de ampliación de la democracia, por la concesión amplia y no cicatera de autonomía.

Sigue leyendo

¿Clausurar el infierno?

El infierno puede no ser suficiente cuando son otros los que lo padecen. Uno preferiría ahorrarse las descripciones de la vida en estos momentos en Mosul, ciudad de 664.000 habitantes, donde el día pasado en plena plaza mayor era ejecutada, tras ser torturada bárbaramente, Samira Saleh al Nuami, conocida abogada en pro de los derechos humanas. Su delito el de la valentía de haber alzado la voz en el Facebook contra la salvaje tiranía de los yihadistas sunníes. Si decimos que no a los bombardeos de las posiciones del Estado islámico tenemos que estar dispuestos a vivir en una ciudad donde, según la información reunida por la ONU, los crímenes del Estado islámico representan “actos de crueldad a una escala inimaginable”.

Relata el diario El Mundo: “Miles de cristianos y chiíes han sido expulsados; las niñas mayores de 12 años han sido vetadas de las escuelas; la pólvora ha borrado estatuas y santuarios; y los cigarrillos, el alcohol y el narguile (pipa de agua) han sido erradicados. Se han convertido en corrientes las lapidaciones de hombres y mujeres por adulterio o las decapitaciones de personas acusadas de brujería”. Ojalá el IS (Islamic State) atendiera otra clase de lenguaje. Ante tamaños atropellos, podemos preguntarnos ¿qué detendrá el mal, quién y cómo lo neutralizará? Podemos agarrarnos a nuestro discurso pacifista o creer al presidente Obama cuando dice que esas personas no entienden otro idioma que el de la fuerza.

Sigue leyendo

Rosa Luxemburgo in memoriam

Eran los albores de la Primera Gran Conflagración mundial. Europa comenzaba a desangrase como nunca hasta entonces. En gran medida, la sangre la ponían los obreros de unas y otras naciones, los asalariados que padecían similares abusos en uno y otro bando, aquellos proletarios que comenzaban a soñar más allá de sus propias y limitadoras fronteras. “No subáis a esos trenes. Los soldados franceses son vuestros hermanos…” clamaba Rosa Luxemburgo a los soldados alemanes que partían a aquellas horribles trincheras. Hoy hace 95 años esta líder espartaquista fue ejecutada. Después de haber sido encarcelada y torturada, pagó con su propia vida el precio de la utopía.

Sigue leyendo