Todos banqueros

banqueros copia

En la bandeja del “check point” depositará religiosamente el reloj y su pesado brillo, también las tarjetas de oro que no operan en la geografía sin bancos, ni dinero. A la entrada del más allá no hay tratamiento VIP para los banqueros. Al otro lado del velo, el primer financiero español habrá de prescindir de zapatos, joyas y corbata. Se despojará al igual que nosotros de la vestimenta de carne y avanzará, desnuda el alma, hacia la luz que a él también le aguarda. A todos nos espera una gloria que jamás se canjeará con moneda de este mundo. “No nos llevamos ni un céntimo al más allá” pregonaba a menudo Conny Méndez, la moderna profetisa de los pobres de América Latina.

La muerte no nos iguala a todos. Cada uno lleva su cartera única e intransferible, sus acciones que no cotizan en ninguna bolsa de este mundo, sus bonos conquistados en gestos y acciones en favor del otro. Vivimos obviando la futilidad de la materia, como si los bienes de este signo que reunimos lo fueran para la eternidad. Raramente nos detenemos a observar la fecha de caducidad de lo que acumulamos. En nuestro interior, el eco de esa eternidad no ha acallado aún el tintineo del dinero. Voceamos “estar de paso”, pero en realidad echamos en falta unas manos más grandes capaces de acaparar más. Sean otros, poetas y chiflados quienes achiquen la mochila y marchen ligeros de riquezas y equipaje…

Seguramente desde la otra orilla de la realidad, los banqueros que fueron nos invitan a amasar otra suerte de fortuna que no se referencia ni con el “Ibex”, ni con el “Nasdaq”, sino con nuestro nivel de verdadero amor. Nos sugieren invertir en un “parquet” en el que sólo cotiza el genuino altruismo, en unas “preferentes” cuyos últimos beneficiarios somos nosotros mismos. 

Todo el dinero no serviría para reparar el órgano averiado. Calla también una soleada mañana de Septiembre el corazón del más acaudalado. Torne el recelo con respecto a los ricos, reflexión sobre nuestra relación con los bienes y riquezas. ¿En qué pensamos al imaginarnos con dinero? ¿No criticaremos una ambición, cuyas raíces igualmente proliferan por dentro? ¿Qué sería de esa abundancia en nuestras manos, de esa fortuna con nuestro nombre estampado? Dicen que los roles y los “Rolex”, van turnando, que el vasallo un día también noble. ¿En vez de criticar tanto al otro “afortunado”, por qué no prepararnos, por qué no ensayarnos cada día un poco más en el dar y servir, para cuando llegue nuestro turno más privilegiado? Todos podemos ser aquí y ahora banqueros, erigirnos en entidad que se prolifera en caricia, ternura, generosidad, compasión… Todos podemos ser un poco Botín a nuestra manera, acumulando las riquezas que jamás, jamás marchitan.  

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s