Otros derechos que olvidamos…

Lo siento, no tiro cohetes al aire. He visto a un político con un mínimo de coherencia presentar su dimisión al no prosperar la ley en la que se había empeñado. Es cierto que Alberto Gallardón se había enrocado en exceso, pero también que ahora viene de testimoniar un cierto desapego del poder que le honra. Sé que no es popular señalar esto, pero uno escribe al dictado de dentro, no al albur de lo que predomina fuera.Hubiera preferido en verdad la dimisión del ministro que defiende con dientes la agroindustria, o la del que en nada contribuye a que la paz se consolide en el País Vasco, o la del que promueve las corridas de toros, o la del que está cargado de acciones de la industria armamentística… Todo es más complicado de lo que a primera vista semeja. He de reconocer cierta valentía en un hombre que deja la política al no aprobarse lo que en conciencia él proponía.

Sigue leyendo

Anuncios

Renacer de los errores y terrores

El cine nos acerca de una forma bien cómoda la historia, pero a veces se nos sirve ésta sin haberse terminado de enfriar. La confortable butaca no nos libere del imprescindible ejercicio de sacar el mayor partido en forma de conclusiones para el mañana. Si la historia es reciente podamos sentarnos ante ella lo más liberados de emociones. ¿Es llegada la hora de revisar capítulos tan oscuros y aún sensibles como el de “la guerra sucia contra el terrorismo”? Itxaorrondo era lo más temido en nuestros tiempos mozos. El gran cuartel de la guardia civil de Donosti en los “años de plomo” era el infierno que nadie quería pisar. Algunos pasaron y no salieron vivos. Se estrena ahora la película “Lasa y Zabala”, las historia de los dos jóvenes tolosarras que entraron allí y después apenas lo pudieron contar. Cada día estamos llamados a renacer de nuestros errores y terrores. Cada día hemos de emerger y liberarnos de lo que otrora más temimos y maldecimos.

Sigue leyendo

¿Si es arriba, por qué no abajo…?

escocia

No ha rugido el monstruo del Lago Ness. No ha habido ningún herido, ningún terremoto, no se ha caído ese plomizo cielo, no se ha registrado catástrofe alguna… Unos señores y señoras muy educados cogieron su paraguas y su voto y se dirigieron  a un colegio electoral. Pacífica, civilizadamente los escoceses decidieron su futuro. Nadie generó crispación, menos aún violencia en la jornada clave de un puro y sencillo ejercicio democrático.

¿Si es arriba, por qué no es abajo, si es en Escocia porque no en Catalunya? Cuando el ministro Margallo dice que contemplan suprimir la autonomía catalana si se convoca el referéndum de autodeterminación, sólo está fabricando independentistas al por mayor. Por el contrario, Gordon Brown, una de las figuras más relevantes en la campaña del “no” a la independencia escocesa, declaraba camino del “polling place”: “Hemos luchado dos guerras mundiales juntos…”. Hay un abismo entre ordenar, “Tú vienes conmigo porque yo lo quiero y punto.” y sugerir algo así como, “Nuestros muertos reposan en los mismos campos de batalla, tenemos mucha historia y cultura en común. Nos apenaría que marcharas…”

Sigue leyendo

Soberbio, sagrado templo de altura 

goikomendiak
Penetrar en el alto valle pirenaico es adentrarse en el más sagrado templo. Algo mágico acontece a la vera de los grandes montañas, cuando sientes la necesidad de quitarte hasta las botas y hollar descalzo tan privilegiado y remoto escenario. Te sorprenderás sacando la libreta y escribiendo tremendos desvaríos: “Vengo de hablar con Dios, allí arriba en las alturas, de intimar con su Presencia allí donde Su esplendor hace cumbre. Estuvimos solos hablando de tú a tú, como desde tiempo no lo hacíamos. Sólo mediaba a veces, suave, muy oportuno, el Señor de los vientos…” El Cielo me perdone, pero todo era tan sublime que, cándido y orgulloso, por un instante iluso me llegué a creer en Su Cercanía.

¿Por qué no retornamos más a menudo en soledad a las alturas…? Intimar en privada audiencia, quizás no con las más altas Jerarquías ocupadas en otros más importantes menesteres, pero si con los grandes ángeles o “apus”, cuyo cuerpo de manifestación son esas soberbias montañas, testimonio de fortaleza y serenidad inamovible. Acercarnos a esos poderosos seres que desde la tiempos remotos aguardaban por fin nuestros pasos admirados, reverentes.

Amistad en tiempos de urnas

bandidos

Quiero cantar a la amistad pura, áquella capaz de superar barrancos, abismos, también enconadas polémicas. Unas simples urnas, ya permanezcan éstas vacías o finalmente se llenen, no lograrán alejarnos. El futuro irá trayendo en sus cadenciosos lomos retazos de verdad, pero mientras tanto, no merme el mutuo aprecio. Pienso en el alma que nos une, no en las mentes que nos separan. Pienso en todos los principios hermosos que compartimos, no en esta cuestión particular que nos aleja. La amistad verdadera tiene que blindarse al disenso, ha de aguantar los tirones de los pareceres diversos. Reparo en las cumbres que coronamos, en las geografías lejanas que recorrimos juntos, no en este conflicto cercano que ahora amaga querer distanciarnos. Hemos de ser zapadores, intentar salvar cualquier corriente de separación, pero también saber caminar, en un determinado momento, por las dos riveras sabiéndonos unidos en lo interno. 


Pido para que el 9N, o no mucho más tarde, los catalanes se lleguen finalmente a esas suspiradas y merecidas urnas. Deseo puedan votar y de esa forma decidir libremente sobre su futuro, como lo han hecho en Escocia o en Québec, como lo hacen donde opera una democracia consolidada. Mas no haré de esta opinión una raya de separación, un “conmigo o contra mí”. Nuestro razonar se ve muy mediatizado por nuestro propio pasado. La historia individual configura nuestro criterio con respecto a determinados asuntos, pero la amistad genuina está llamada a desbordar esos criterios y sus márgenes a veces estrechos. Somos también nuestras circunstancias. Nuestro pensamiento no está desligado de ellas. El donde hemos nacido, vivido, en qué entorno nos hemos educado…, modelan nuestra personalidad más de lo que podemos llegar a pensar. Quiero cantar a esa amistad capaz de superar esos entornos, esas diferencias de cultura y de pensamiento. Quiero ensalzar una amistad pivotada más en valores que en análisis e ideologías.

Sigue leyendo

A la vuelta de Almería, XVII Encuentro de Ecoaldeas  

10593226_10152366846377379_3539518732531019965_n

No fuimos al desierto en búsqueda de la visión y sin embargo algo nos susurraron aquellos eriales y sus voces poderosas y su gente valiente. “Dejad que el fuego del sol os abrase, que el sudor os purifique…” decía una de esas voces poderosas. Cierta claridad vino a aquellas almas probadas en medio de la árida nada. Se precipitaron por dentro importantes claves, al tiempo que los sueños cobraban nueva dirección y forma. Vamos hacia el norte con el eco de esas voces sabias, maduras; vamos de vuelta a casa colmados de Sur, con la resonancia de esos testimonios cargados de experiencia y buen hacer.

No sé cómo haremos para poder formar, más pronto que tarde, parte de esa constelación de comunidades y ecoaldeas, de esa alianza de gentes de poderosa voluntad que se cansaron de clamar por el otro mundo posible y que decidieron simplemente construirlo, siquiera a pequeña escala, siquiera en mitad del desierto y sus secarrales y su pedregosa nada. La palabra se rinde una vez más cuando pretende en vano dar cuenta de los intensos momentos de comunión, sobre todo en lo que constituyó la ceremonia final del evento. La magia de la unión no tiene verbo que la relate. La danza exhibía una alegría incontenida por trabajo realizado y los momentos vividos.

Sigue leyendo

Aquella lejana barbarie 

10685326_10152355051812379_7431403357025105331_n

La primera reacción puede ser intentar buscar en Internet un viaje a otro sistema, a otra galaxia, a otro planeta en que el hermano no degüelle al hermano. El primer impulso ante los vídeos salvajes de los yhiadistas cortando el cuello a los periodistas norteamericanos puede ser la huida lejos, en el cohete más supersónico donde los hombres vivan en armonía y paz y no participen en orgías de sangre televisadas. 

La preguntara nos perseguirá a lo largo de la mañana: ¿qué hemos hecho para participar del mismo planeta los que degüellan y los que nos firmemente nos rebelamos ante tamaña barbarie? Sólo la fe, sólo el acercamiento a las leyes espirituales nos puede librar de esas huidizas reacciones, nos puede dar respuesta a esos imperativos interrogantes. Sólo el acercamiento a la sabiduría divina, nos puede evitar buscar desesperadamente billete a otro universo. 

Sigue leyendo

A la búsqueda de la pureza escondida

pureza copia

Lo puro nos atrae porque nutre y fortalece nuestros cuerpos, sobre todo nuestro alma. Lo puro nos fascina porque se halla en nuestro Origen, también en nuestra Meta. Más o menos conscientemente buscamos por doquier la pureza. Sólo ella es capaz de hacernos grandes, generosos, útiles; de devenir en su compañía verdaderamente felices y libres. Purificar nuestra sangre nos proporciona inmediatamente salud en esta vida, purificar nuestra alma nos abre las puertas de la vida eterna.

Se nos acaban ahora las vacaciones y volvemos a nuestros hogares, no sin haber apurado hasta el último instante nuestra permanencia en un lugar bello y puro. Hemos ido en pos de la paz y la calma, de la cercanía de montañas, mares o ríos limpios para nuestro esparcimiento y disfrute. Hemos buscado aire puro con el que bañar nuestros agobiados pulmones. Hemos seguramente procurado relaciones edificantes, sanas, despojadas de chismorreo, libres de negatividad y fácil crítica; hemos quizás hallado la compañía de la amistad auténtica, aquella que te nutre y agrada en lo interno.

Sigue leyendo

Todos banqueros

banqueros copia

En la bandeja del “check point” depositará religiosamente el reloj y su pesado brillo, también las tarjetas de oro que no operan en la geografía sin bancos, ni dinero. A la entrada del más allá no hay tratamiento VIP para los banqueros. Al otro lado del velo, el primer financiero español habrá de prescindir de zapatos, joyas y corbata. Se despojará al igual que nosotros de la vestimenta de carne y avanzará, desnuda el alma, hacia la luz que a él también le aguarda. A todos nos espera una gloria que jamás se canjeará con moneda de este mundo. “No nos llevamos ni un céntimo al más allá” pregonaba a menudo Conny Méndez, la moderna profetisa de los pobres de América Latina.

La muerte no nos iguala a todos. Cada uno lleva su cartera única e intransferible, sus acciones que no cotizan en ninguna bolsa de este mundo, sus bonos conquistados en gestos y acciones en favor del otro. Vivimos obviando la futilidad de la materia, como si los bienes de este signo que reunimos lo fueran para la eternidad. Raramente nos detenemos a observar la fecha de caducidad de lo que acumulamos. En nuestro interior, el eco de esa eternidad no ha acallado aún el tintineo del dinero. Voceamos “estar de paso”, pero en realidad echamos en falta unas manos más grandes capaces de acaparar más. Sean otros, poetas y chiflados quienes achiquen la mochila y marchen ligeros de riquezas y equipaje…

Sigue leyendo

Crónica gráfica de la peregrinación y el campamento. 1 al 20 de Agosto de 2014. Casi 140 imágenes en www.pirinea.org

10614170_10152325736247379_8682478985637063657_n

Nuestro descanso lo acuna las olas de un mar bravo. Dios hizo las playas para el séptimo día. No podía haber ideado mejor espacio para el descanso. Así que se puso, con la ayuda de las olas, a moler millones y millones de moluscos muertos y otros caparazones. Y nuestras columnas encontraron acomodo y nuestros cuerpos el mejor reposo. Todo ha terminado con bien. Después de despedir a nuestros compañeros de tantas y tan felices fatigas, el vehículo tomo solo el rumbo de la playa. Los cuerpos buscaban la fina arena donde tumbarse y estirarse, tras veintidós días de muy intenso trabajo. Frente al mar infinito, infinito agradecimiento, pues todo ha transcurrido en profunda paz, en genuina alegría y fraternidad, sin ningún tipo de percance. Inmenso agradecimiento por las relaciones trabadas, por el aprendizaje que juntos hayamos podido alcanzar. Esta noche no contamos cuántos estamos para cenar. Nuestra compra cabe en una sencilla cesta, no hay necesidad de grandes carros para moverla. Cocinamos en un cazuela cuyo tamaño semeja ridículo… Ojalá los otros pucheros más grandes fortalecieran los cuerpos de los caminantes. Ojalá los silencios, cantos y oraciones, en general la vida peregrina y compartida, imprimiera también renovada fuerza a sus espíritus.Pisamos fuerte en el arena de la orilla, pues profunda es también nuestra oración andante, sentida nuestra plegaria de incontenido agradecimiento.

De ausencias

deausencias

Saborear la ausencia, para hacernos más y más a la Presencia. Disfrutar la ausencia a sabiendas de que estamos también aquí para construirnos más y más desapegados, autosostenidos, inundados de la Presencia. Medir la ausencia a sabiendas de que los caminos están abiertos y la llave del coche sólo descansa en el bolsillo. Las carreteras saben de nuestros amores de este mundo, pero hay un alma aguardando el despegue enseñoreado de ese amor terreno. Aún es una carencia, no sólo una entrega lo que tan a menudo nos empuja al ser querido. Es en la ausencia cuando cobra más preciso relieve y medida ese sentimiento que denominamos de amor. ¿Nos debería bastar con lo que fue? Siempre queremos más. Aún no nos hemos completado. Aún hay una Ternura que no nos inunda y por ello echamos en falta esa voz femenina, esa cabeza en la almohada, ese tacto amigo. Aún hay un Candor que no nos asalta por entero y por eso esa piel que busca desesperada la otra piel, ese alma al arrimo anhelado de la otra alma.

Sigue leyendo

“Apaguemos el GPS”. Loa a la fidelidad.

sua

 

Si no la clamara, quizás se me escapara. Escribo para atraparla. Reflexiono sobre la virtud, no porque la posea, sino porque quiero anclarme en ella. La cortejeo porque quiero hacerla más y más mía. Escribir es una forma de hacer propio lo que uno anhela. El amor más allá de la emocionalidad, en su medida pasajera, se concreta en fidelidad. Andar por el mundo sin necesidad de búsquedas, ni de GPS, a sabiendas de que siempre estás en casa, siempre hay lumbre encendida, siempre hay un ser que te aguarda, un abrazo que te envuelve. Fidelidad son redes que siempre descansan, es sano disfrute de otra mirada sin inquietud alguna por arrojar las artes de pesca. Fidelidad es un pescador que no pesca, porque todas las noches alguien le canta en nombre de todas la olas. Fidelidad es la reafirmación del alma que ve mucho más allá de los intereses meramente egoístas de la personalidad. Donde el alma ve una bendición, la personalidad observa privaciones y sinsabores. Escribo sobre lo aparentemente caduco, porque desearía imbuirlo de nueva fuerza y visión. Olvidemos que la fidelidad era uno de los valores que pregonaba la “Sección femenina”, fidelidad es lo que amalgama a los seres, a los mundos, a los sistemas y galaxias. La fidelidad cotiza a la baja en la sociedad del “usar y tirar”, pero es preciso apostar por la larga duración, pues es a largo plazo que se consolidan los lazos, se construyen los proyectos y los sueños, se levantan las utopías.

Sigue leyendo

¡Moltes gràcies Jordi!

tilopa.2

 Hay corazones que ya lo han bombeado todo y por ello, tras reiterados avisos o amagos, deciden finalmente detenerse y alargar su más que merecido Agosto. Se nos apeó en el ocaso del verano, como dando a entender que el sendero ya estaba asoleado y señalado, que el siguiente otoño, que el próximo esfuerzo era ya más cosa nuestra. Jordi nos mostró que en la alborada de un tiempo grande no podíamos seguir pensando en pequeño. Nos enseñó que era llegada la hora, que no era preciso aguardar más para manifestar la alternativa a este materialismo imperante, que podíamos ya aquí y ahora comenzar a levantar la arquitectura del mañana, el otro paradigma posible. Su lección fue con palabras, pero sobre todo con hechos. De ahí la cantidad de iniciativas (Fira per la Terra, Athanor, Arcadia, Sinpasis, Kanawen…) desplegadas en tantos ámbitos. Jordi Orús pertenece a esa casta de seres pioneros que sugieren los ritmos, que señalan el momento y con su fe y buen hacer son capaces de reunir los corazones y voluntades necesarias para ponerse a la altura de esa hora.

Sigue leyendo

Siempre un alma noble

10610641_10152326727802379_4902483338655001928_n

El verano a menudo escaso de noticias se presta a un más potente foco sobre declaraciones faltas de fortuna. Las palabras del popular psicólogo Javier Urra en los Cursos de Verano de San Sebastián, en las que sugería que el suicidio puede ser una salida ética para los violadores en serie suscitan indudable controversia. 

El suicidio difícilmente puede ser una salida, pues representa el mayor fracaso concebible. La sacralidad de la vida se extiende a toda condición humana, más allá de la voracidad de sus deseos y la agresividad de sus impulsos. Siempre hay un sol dispuesto a brillar aún tras las noches más terribles, siempre hay un alma dispuesta a irradiar, aún en las personalidades más ganadas por la brutalidad. Siempre habrá un retorno posible a la mano que acaricia y a los labios que besan con una dulzura sin mácula. Siempre hay una capacidad de transformarse cuando alguien se siente reconocido y amado. Eso no es “buenismo”, como expresa el propio Urra, eso es fe y esperanza en el humano, en su condición trascendente, en su capacidad de regenerarse y evolucionar.

Sigue leyendo

El círculo era de la paz

10376718_10152291139762379_5292362080932984136_n

El círculo hacia brotar la vida, no la callaba. El círculo era para entregarse y encontrarse, para cooperar y compartir… El círculo era para cocrear, acoger, integrar… El círculo era para sanar, danzar, cantar, para encender sagrada llama, para glorificar a Dios y su Creación… El Círculo era el fundamento indispensable de lo que juntos y juntas anhelamos construir, la arquitectura participativa de la nueva civilización que por doquier está emergiendo. El círculo era para la palabra y la plegaria; para la armonía, la paz y el mutuo enriquecimiento entre los diferentes. Para la guerra eran los batallones, las formaciones marciales, los coroneles…

 

Sigue leyendo

¡Gracias Robin!

10349940_10152314607137379_8214637067630246305_n

Encendió la sonrisa de millones y millones de seres, sin embargo en algún íntimo combate se atascó la suya propia. Despertó el alma de tantos buscadores y sin embargo en alguna encrucijada se despistó la suya propia. Nadie está libre del abismo, ni siquiera quienes danzan y ríen a su vera. La caída te sea leve, amigo Robin Williams, pues tú mismo la evitaste a tantos otros. Descansa en la inmensa paz y gozo que tú mismo procuraste. Todo fue una “peli” y el arrebato también tiene su moviola. Volverás a la escena. Los poetas nunca mueren, sólo aguardan otro verso poderoso, otro jardín encendido, otra luna de Agosto… Lo verdaderos bardos nunca mueren, a lo sumo se lían con los pareados, a lo sumo toman aire y preparan las alas, afinan la garganta y se lanzan de nuevo.