¡Presente el presidente!

1231320_10151652291692379_889778452_n“… y se abrirán las anchas alamedas por donde pase el hombre libre para construir una sociedad mejor…”(Salvador Allende 11 de Septiembre de 1973, momentos antes de su muerte.)

No creo que es política, menos aún ideología. No es tema de colores, menos aún de fracciones. El viento ya levantó los últimos panfletos… Si tan poderoso perdura aún el recuerdo, ha de tener que ver con el alma. Siquiera le roza en alguna esquina de su poliedro escondido. ¿Por qué nos siguen cantando aquellos cantos? ¿Qué mantiene sorprendentemente vivas aún esas antiguas melodías? ¿Por qué seguirá tan presente aquel presidente? ¿Por qué ninguno de los huracanes de la vida nos lo ha terminado de arrancar? Cuarenta años no han logrado sacar a Chile de nuestros corazones…, a Chile, Salvador Allende y sus anchas alamedas; a Pablo Neruda y Quilapayun… Con todo lo que ha llovido afuera, sobre todo adentro, tras cuatro décadas, Víctor Jara, Violeta Parra… siguen tarareando en medio de nuestras duchas, cocinas y paseos sin fin.

¿Qué no barre el viento de los años? Los nombres y fechas se olvidan. Las formas van sucumbiendo, pero queda la esencia, resta lo que no caduca, permanece el heroísmo, la renuncia; persiste el testimonio indeleble de la entrega altruista y generosa… Hoy hace justo cuarenta años le sacaron “muerto” de la Moneda, pero si nada ha movido a Allende de nuestros corazones es porque es y será modelo del líder volcado en los suyos hasta la muerte física. ¿Será el heroísmo en favor del prójimo lo que puja por anclarse en nuestro adentro?

No se retire la asignatura de la historia en los colegios e institutos. Además de los irregulares en inglés, conviene las nuevas generaciones sepan del pulso y el sacrifico. El legado no fue gratuito. Sin resquicio alguno de rencor, sin ápice de odio para quienes intentaron frenar, con brutal violencia, el progreso humano, sepan nuestros jóvenes que al término de la noche de los tiempos, al final de la lucha de las clases, hubo hombres y mujeres que lo dieron todo para que podamos hoy disfrutar de este presente tan cargado de esperanza. Allende no ha muerto y el hombre y la mujer libres avanzan por aquellas alamedas construyendo por fin una sociedad mejor, más justa, solidaria y fraterna. ¡Gloria!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s