Oteando el futuro electoral / Por una ancha alianza de las fuerzas alternativas y de progreso

La más que probable gran bajada de votos de los dos partidos mayoritarios, abre en el Estado español un panorama de oportunidades para formaciones nuevas o hasta el presente más minoritarias. Ya se empiezan a mover las primeras fichas para rellenar con otros colores el futuro “queso electoral”. La importante oportunidad se merece pues un análisis y reflexión sosegados.

Poco hay, dicho sea con todos los respetos, que nos genere atractivo en el actual panorama político español. Tenemos a un Partido Popular que es el más fiel garante del estado de cosas que no nos convence. Tenemos a un Partido Socialista que se ilumina siempre después de perder las elecciones, pero que cuando alcanza el poder no termina de ofrecer verdadera alternativa al actual sistema. Plantea tímidas reformas sin mayor cuestionamiento. Lo que ocurrió con Cristina Narbona, la primera ministra genuinamente ecologista que llegó al gobierno, es en este sentido bastante esclarecedor. El PS debe mirar no sólo a las encuestas, preocuparse menos por quién votarán los cazadores (por abundar en el ejemplo anterior), si quiere ser verdaderamente consecuente con sus ideales.

Por lo demás a UPyD sí habría que agradecerle algunas loables iniciativas que ha promovido contra la corrupción y en aras de la contención del gasto y la racionalización de la administración. Sin embargo la formación, además de estar significada por un liderazgo demasiado personalista, además de defender una españolidad que alcanza hasta las corridas de toros, aún no contempla, ni de lejos, la realidad plurinacional del Estado. Tampoco Izquierda Unida parece en lo más mínimo decidida a superar su perenne dinámica de machacona confrontación, ni el caduco esquema de izquierdas y derechas.

Estos momentos de tránsito y de creciente abandono del bipartidismo pueden ser aprovechadas por las fuerzas emergentes del verdadero progreso. En algunas ciudades como Sevilla, los movimientos  gestados a la sombra del 15M ya se están planteando concurrir a las próximas elecciones generales. La crisis alberga por lo tanto su enorme carga de esperanza a nivel político, también sus riesgos. En momentos de desconcierto y gran decepción como los que vivimos, será preciso evitar que medre el fácil populismo. Lo que recién acaba de ocurrir en Italia no puede ser en balde. La esperanza de las “Cinco estrellas” se ha difuminado tan pronto como se expandió. El populismo personalista, verbalmente agresivo, anti-todo no es lo que más nos atrae para nuestra geografía. Deberíamos aprovechar tan recientes, cercanas y elocuentes lecciones. Nos merecemos algo más que un Grillo que, ciertamente recoge descontento, pero a la vez carga con un terrible resistencia a cualquier pacto. Esa grave alergia es la que ha abierto las puertas de nuevo en importantes espacios de poder a la formación de Berlusconi. Esta crítica constructiva no nos debe conducir a obviar lo que constituye sus importantes aportaciones: el ejemplo que han dado a la hora de aglutinar el descontento, así como la experiencia alcanzada en lo que se refiere a la implementación de una democracia más directa, dentro y fuera del movimiento, con la ayuda de las nuevas tecnologías.

Lo que ha de surgir aquí puede aprovechar todo ese aprendizaje. ¿Los movimientos sociales habrán logrado la madurez suficiente para que comiencen a contemplar su participación en la arena política en el marco de una ancha alianza? Ojalá este objetivo se plantee con creciente interés también de cara a futuros comicios. Obviando la realidades particulares de Euskadi y Catalunya, en lo que se refiere al Estado, Equo, pese a su reducido tamaño, sigue siendo nuestra referencia primordial. Equo es en España la gran esperanza de un mundo más sostenible e igualitario que recorre Europa de la mano de los Verdes. Sin embargo observamos la necesidad de que la formación ecologista se vincule de cara a las próximas elecciones, con plataformas más amplias que hayan emanado de los movimientos cívicos y sociales tipo 15M. Sería necesario gestar la más ancha alianza que posibilite el avance hacia otro escenario político diferente. Equo solo no puede.

Ojalá cuajara esa plural alianza basada fundamentalmente en la gestación de la alternativa al actual sistema. Al este sistema ya caduco es preciso ofrecerle una alternativa madura de mayor justicia, igualdad y sostenibilidad; un recambio serio, inteligente, factible, al tiempo que ambicioso. No vale exhibirse ante él con una beligerancia cortoplacista, bronca y desnortada. Hoy más que nunca salidas positivas, emancipadoras, que no fáciles proyectiles que sólo  pretenden derrumbar lo establecido. No tienen sentido permanecer enredados en el más que superado y tedioso esquema de confrontación entre izquierda y derecha. Esa amplia alianza necesitará verdaderamente un liderazgo, capaz de despertar la fe, el entusiasmo y la colaboración en aras del proyecto, pero se tendrá que librar mucho de tendencias personalistas y paternalistas. El canto de los Grillos está llamado a difuminarse en medio de una gran orquesta armonizada en la que cada quien encuentre su nota e instrumento.

No abogamos por una alianza antisistémica, persuadidos de que el tránsito al nuevo orden social y económico se irá desarrollando ganando corazones y voluntades, no confrontándolos. Esta amplia plataforma se nutriría del gran capital humano gestado con el 15M, con las gentes despiertas, autónomas y decididas a construir una nueva sociedad en base a los principios del compartir y el cooperar. Hablamos de gentes que quieren ser los dueños de su futuro y de sus  proyectos y que se involucrarían en un empeño que combine liderazgo y democracia directa. Aprovechemos pues la oportunidad que nos brinda el momento. Vayamos al Congreso pero no a la carrera desorientada, no al asalto provocador, sino recogiendo el voto de todas gentes que nunca renunciaron, ni lo harán a un mundo más verde, justo y solidario, en el que por fin haya un sitio para todos/as.

Anuncios

Un pensamiento en “Oteando el futuro electoral / Por una ancha alianza de las fuerzas alternativas y de progreso

  1. Pingback: Cómo deconstruir nuestra política | CREANDO UTOPÍAS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s