Algo más que “víctimas”…

Dentro de unos minutos comienza la huelga general convocada en Euskadi y en Navarra para la jornada de mañana, 30 de Mayo. Olvidamos fácilmente que somos bastante más que “víctimas”. Nuestras circunstancias de hoy no son sólo la consecuencia de lo que los otros hacen o dejan de hacer. No hay presente que no hayamos fabricado, no hay mañana que se nos escape y dependa exclusivamente de terceros. Ahora más que nunca, ahora, con más posibilidades que en ningún otro momento de la historia, con más conciencia, con más medios…, somos los hacedores de nuestro futuro, de nuestro mañana más emancipado y de más gloria.

¿Por qué será que cada vez resuenan más lejos todas esas proclamas que sitúan absolutamente todas las responsabilidades, todas las culpas fuera? ¿Dónde están las manos que Dios nos ha dado, no sólo para levantar el puño amenazante, sino para modelar los sueños con todos nuestros barros  juntos? ¿Dónde esas manos sino para construir las comunidades, las ecoaldeas, los espacios sostenibles, los jardines… del nuevo mundo? La sola dinámica de la reivindicación pone en cuestión nuestro inmenso potencial de seres libres y creadores, hipoteca nuestro mañana. La sola pancarta merma nuestras facultades para reorientar la historia e inaugurar la alternativa. No es sólo pedir a los otros, es tomar conciencia de todo lo que aquí y ahora podemos realizar y culminar  nosotros/as mismos/as.

Ayer no había otra. Ayer nos revelamos cuando no queríamos ir al África colonial a dejar nuestra sangre sobre la arena del desierto; cuando demandamos que más firmes troncos sujetaran los techos de miserables minas; cuando los hijos se merecían algo más que un mendrugo para llevarse a la boca; cuando las doce horas de trabajo sepultaban el alma… Ayer hubo que levantar el puño, pero hoy el coraje lo necesitamos para hacernos los dueños de nuestro destino. Hoy por fin comienza a ser posible lo que nunca antes lo fue: la tierra del compartir y el colaborar, la geografía de hermanos. Nunca en el pasado contamos con el margen de maniobra, conocimientos y posibilidades, para empezar a construir ese suspirado Reino de Dios, esa anhelada utopía sobre este planeta bendito.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s