Enfocar la rebeldía

37823694_10155771003837379_8975242546280136704_o.jpg
La rebeldía es siempre invitada a manifestarse alegre, generosa, esperanzada. El amor, el altruismo, la solidaridad es lo que puede sostener la sana rebeldía. De lo contrario ésta se puede tornar peligrosa. Una rebeldía desprovista de comprensión y compasión puede representar una amenaza en primer lugar para quien la encarna y proclama. Sus aristas pueden ser cortantes, pueden llegar a abandonar cuerpos sin vida en anodinos apartamentos de grandes urbes.

La rebeldía descontrolada tiende a explotar. De no hacerlo fuera, puede hacerlo dentro y es cuando sobreviene la autodestrucción y se marchitan las flores que estaban destinadas a extender singulares perfumes. La rebeldía hay que sujetarla y enfocarla bien, de lo contrario puede empujar a la desesperación, junto al bote descontrolado de barbitúricos. Un recorrido de compromiso con la vida no debiera acabar en la negación de ésta, en una ingesta precipitada de pastillas.

Sigue leyendo

Anuncios

Elevar la fiesta

37343202_10155757122262379_5013099241074065408_n.jpg

Hacer la fiesta más segura es en primer lugar elevar la fiesta. El contexto propicia actitudes. Pretendemos dejar la fiesta donde estaba, dentro de la caja de ensordecedores ruidos, en medio del desenfreno etílico y a la vez que nadie se propase. Se puede intentar, pero no deja de ser una muy arriesgada apuesta. Es llegada la hora de considerar que el fomento por ejemplo de determinadas músicas puede representar el aliento de determinadas pasiones.

Medicina preventiva también en la cuestión de los abusos. Nuestro mundo ha de ser elevado y es así como la mujer recuperará su lugar sagrado. En poco tiempo he participado en dos inolvidables veladas, noches entrañable tratando de impedir que el sueño cerrara los párpados. Expongo los ejemplos con la sola finalidad de reforzar el argumento. Recientemente estuve en Zaragoza en una “velación”, en una ceremonia espiritual de origen mexica que duró hasta el amanecer. Todavía sigo cantando esas melodías, todavía intentando que esa noche no se desvanezca en el recuerdo. Bellas alabanzas, alarde floral, luminaria que embellecía todo el espacio cargado de sagrado copal… Hasta la mirada despistada se convertía en aquel espacio en irreverente. Hasta los ojos que no fueran puro arrobamiento, desentonaban. Una mujer no podía estar más segura y tranquila que en ese lugar y eso que era sábado y estaba casi todo oscuro y eso que eran las cuatro de la madrugada. ¿Habría un lugar de la tierra donde esas mujeres que llovían pétalos, que alimentaban la llama, que portaban el agua, que cantaban con el alma y las conchas de armadillo se sintieran más libres de todo temor….? No lo creo.

Sigue leyendo

Derrochar amabilidad

amabilidad-y-atractivo-1.jpg
La amabilidad que nosotros derrochemos a nuestro alrededor es la que después nos volverá. La justicia con la que nos empleemos con los demás, es la justicia y equidad que después disfrutaremos. Cuando gocemos de un mínimo de poder en un marco ya laboral, ya asociativo, ya de ocio…, ya de cualquier orden, deberemos cuidarnos muy mucho de abusar de él.
Con una pizca de poder a menudo el humano tiende a subirse por las nubes. Podemos entonces pensar, ¿qué haría ese humano si tuviera más poder, si amplias porciones de humanidad se encontraran bajo su dominio, siquiera en algún limitado ámbito? La Vida nos tratará como nosotros tratemos a nuestros semejantes. Es Ley insoslayable. Demasiado a menudo el humano olvida que no sólo rinde cuentas ante los tribunales de la tierra. Detentar un poder, ya sea a una escala pequeña, ya a una mayor, es una prueba evidente para quien aspira a avanzar por el Sendero.

Sigue leyendo

No abusar del whasap

wasahpa.jpg

A veces ganamos con las nuevas tecnologías, a veces lo contrario, perdemos. La pérdida puede ser en clave de necesario contacto humano. La cultura que se impone por doquier del “express” no debiera sustituir en ningún caso a la del respeto. La primera pasajera y cuestionable, la segunda de siempre y para siempre.

Es preciso conocer la forma y el ámbito de uso de cada una de las nuevas tecnologías. En ningún caso las rápidas comunicaciones debieran servir para eludir debidas responsabilidades. Vivimos en la cultura del abuso de la mensajería rápida. Yo puedo utilizar un whasap para decir que llego cinco minutos tarde a una cita, pero seguramente no deberé utilizar ese sistema para decir que no acudiré a esa cita.

Sigue leyendo

El alma de la humanidad

36889386_10155735718182379_2457073506400075776_n.jpg

 

En ese punto de mágica y gozosa unión interna nos anclamos. Ahora por fin comenzamos a conectar con el alma de la humanidad una, alcanzamos su esencia, nos aposentamos en ella. Ahora toca recordar lo que hemos sido, de lo que nos hemos vestido, los papeles que hemos cumplido… Tomamos imprescindible distancia.

Fue muy largo y agitado el recorrido. Quede la seguridad de que no fue en balde. Ahí están nuestras manos y corazones unidos para certificarlo.

Nos hemos hundido en el barro de las más diferentes trincheras, hemos agitado unas y otras banderas, hemos apretado el gatillo desde las más diferentes posiciones…, y ahora por fin comenzamos a recordar. Todo fue un sueño, un largo profundo y a menudo pesaroso sueño, pero estamos despertando, para ya nunca más olvidar. Estamos por fin emergiendo a la conciencia de la unidad indisoluble, la conciencia de unidad en diversidad, por supuesto en libertad.

Sigue leyendo

La renuncia generosa

36911432_10155739889667379_3787877399467655168_o.jpgAquello fue un alarde de civismo y valentía colectivos, de acción no violenta ante un Estado, en aquel contexto, miope, torpe y demasiado a menudo bruto. Aquello demostró el coraje de un pueblo que ama la libertad y que está dispuesto a arriesgar por ella. Hay plazas en Catalunya que bien merecen que se empiecen a llamar “Primero de Octubre”, sin embargo los números que salieron de las tan perseguidas urnas no daban para mucho más. Un poco más de la mitad de población no es suficiente para declarar la independencia. Sólo a riesgo de confrontación social se podía ir para adelante.

El referéndum cumplió su objetivo. Sirvió para aclarar la relación de fuerzas, para afirmar la voluntad latente en el alma del pueblo movilizado, sin embargo el mayor de los triunfos estribaba seguramente en detenerse en ese triunfo, en renunciar a la República catalana en tanto en cuanto no fuera sostenida por un porcentaje mayor de la población. Tan necesario fue llegar al primero de Octubre como pararse en él. Olvidando las siguientes estaciones hacia la independencia, hubieran ganado todos. Primero se hubiera evitado la tan injusta privación de libertad de los políticos presos. Los exiliados no habrían hecho las maletas. La crispación no habría ido en aumento, aún sin olvidar que ha sido la intolerancia del Estado el primer factor desestabilizador.

Sigue leyendo

Amistad

36957597_10155742006867379_3641473522104008704_o.jpg

Se jubilará al enfriarse las últimas brasas del próximo campamento. Nos dijo que le faltaba aire en los pulmones, pero no queríamos creerle. El aire en realidad llevaba muchos años sin llenar su pecho. Nos dijo que nos iba a ir dejando, que se iba a ir despidiendo, que se iba a ir cuidando cada vez un poco más. En algún lugar de la tierra encontraría un aire que quisiera llenar sus pulmones.

Va y cumple su letal amenaza… Va y nos deja a nosotros también sin aliento. Echaremos en falta al compañero de inolvidables fatigas en el campamento, sobre todo al hermano ya de tantos años, de demasiadas aventuras. El bandido de él me enseñó lo que es la amistad y ahora me dice que se va mendigar con su compañera inseparable un poco de aire por no sé qué caldeada estepa castellana.

Justicia sin ensañamiento

35985591_10155701158367379_1021463829965438976_o.jpg

En el mismo clamor de demanda de justicia es muy fácil que se cuele la personalidad inferior y su inyección de rencor. Por eso estamos aquí, en la Tierra, para aligerar de sentimiento negativo nuestros más nobles sentimientos y postulados. El anhelo de justicia es patrimonio del alma, el de revancha de nuestro yo inferior. La raya que puede separar la invocación a la justicia con el ensañamiento, en menor o mayor grado, es muy tenue, a menudo imperceptible. Podemos observarnos en nuestra propia geografía interna y constatar lo fácil que es sobrepasar, a menudo de forma inconsciente, ese anhelo de ponderada justicia, lo difícil que resulta desnudarla de emocionalidad negativa.

En términos de psicología transpersonal el desafío es evidente: instalarnos en una mente superior clara y neutral dominada por el alma y no influida por la astralidad inferior de nuestro cuerpo emocional. Esa emocionalidad sin embargo invade demasiado a menudo por dentro y por lo tanto también por fuera, la vida pública y política.

Sigue leyendo

Arrepentimiento

35886251_10155698966352379_2205526596247355392_o.jpg

Nuestras letras han de estar dictadas por el alma, no moverse al albur de lo socialmente conveniente. Quiero afirmar también mi libertad para opinar sobre este tema que invade redes y medios. Creo que lo importante no es tanto la cerradura de fuera, la llave de la prisión, sino lo importante y fundamental es la cerradura de adentro, el cambio de la conciencia. Nuestra razón de ser en la Tierra no es penar, es la evolución de esa conciencia.

Más claramente, ¿hay arrepentimiento en alguno de los cinco miembros de la Manada? ¿Alguno de esos cinco jóvenes que cometieron esa barbaridad está auténticamente arrepentido de lo que hizo? En caso positivo, no tienen sentido esas rejas; en caso de que no muestren esa contricción, no merecerían la libertad. Tendrían pendiente una imprescindible rehabilitación, un recorrido interno. En ese caso habría además otras jóvenes que con su libertad correrían peligro. Los psicólogos, los profesionales de prisiones están también para ello, es decir para detectar la sinceridad o no de ese eventual arrepentimiento.

Sigue leyendo

¡Gracias sol!

35546610_10155692424807379_5143981458817286144_o.jpgEl rayo no anula el deseo, pero lo aguijonea, lo despista, lo cuestiona. En algún lugar del universo hay un Ser que solo vive para dar; para dar a cada instante, sin medida, sin parar, luz, calor, ternura, sublime caricia… Nunca pide nada a cambio. Nuestro deseo se puede sentir apocado, disminuido, desconcertado, por qué no avergonzado. Hay una sana vergüenza que nos ayuda a tomar conciencia de nuestras más altas metas.

Al exponer el cuerpo al sol hacemos presente en cada una de nuestras células ese testimonio sin par. Al salir al paso del astro rey, podremos más fácilmente olvidar otras caricias, podremos acordarnos de que por encima de todo estábamos para dar, cada día más, cada día esperando menos a cambio.

Sigue leyendo

Otro césped

14979199-balon-de-futbol-en-el-agua-en-la-playa.jpg

El mundo enmudece y millones de ojos se ponen a correr tras el balón en disputa. Libramos muchos trascendentales partidos, pero toda la atención la acaparan los estadios rusos. Las cámaras no siempre apuntan al césped más urgido.

Intenté glosar ese balón que reúne a las naciones, pero el entusiasmo en favor de la cita planetaria no terminaba de brotar. Me faltó fuerza para izar palabras en favor de la reunión en Moscú de tantas y coloridas camisetas.

La luz se extrae de todas partes. Cualquier excusa nos sirve para anunciar esperanza, pero esa pelota mareada, puede acabar mareándonos a todos. La unión tampoco es a cualquier precio, al precio de sumergirnos en esa mátrix del cuidado césped que nos rodea y nunca se acaba. Sigue leyendo

Un nuevo acuerdo

Constitucion-España.jpg

Dice el Maestro Morya, que todo aquello que acerca y une a los humanos es de Dios, es del Plan. Urge un nuevo acuerdo que nos vuelva a reunir a los ciudadanos del Estado. Todo lo que aliente ese acuerdo, esa nueva Constitución que ya se empieza a fraguar es del futuro, es positivo.Reformar la Carta Magna y así poder avanzar juntos/as sin heridas, sin resquemores, es un noble anhelo cada vez más extendido. A partir de una sana y pura voluntad, siempre puede haber punto de encuentro.

Sigue leyendo

Zaragoza

35159185_10155675783042379_8426713765893898240_n.jpg

El paseo por la naturaleza aporta paz, el paseo por la urbe sorpresa. Cada ciudad es una infinita caja de sorpresas. Los pasos conscientes, despiertos, reverentes son los encargados de desatar sigilosos el lazo.

La ciudad se nos regala, si nos regalamos a ella, si la hollamos con agradecimiento. La ciudad se te abre cuando la sonríes a cada paso, cuando bendices a los viandantes, cuando exploras su ADN en cada una de sus miradas, en cada perfume que te alcanza, en cada busto ilustre, en cada mendigo que saludas…

Al alabar la vida en el campo, renegué en exceso del asfalto. En realidad no sé por qué los puse frente a frente. Ellos también estaban llamados a complementarse. En realidad todos los contrarios se encuentran.

Sigue leyendo

Gratuidad

34666090_10155660203602379_7278605472221888512_n.jpg

Hay palabras cuya resonancia nunca se agota, se renueva cada mañana. Gratuidad de la sonrisa, de la palabra amable, del abrazo… Gratuidad del gesto cariñoso, tierno, compasivo…. Gratuidad también de la palabra que ponemos en nuestros labios, del pan que ponemos sobre la mesa, del calor que ponemos en cuanto amamos… Gratuidad de la alegría y el gozo que ofrecemos al iluminarse cada mañana. Gratuidad de la letra, del canto, del verso que regalamos al inaugurarse cada noche. Pronto también la gratuidad de nuestro trabajo, de nuestro servicio, de nuestra contribución a la comunidad a lo largo del día.

Sigue leyendo

Grandes teclas

34051812_10155649874497379_6857212439671341056_o.jpg

No le hables de washaps. Con su teléfono de grandes teclas no necesita nuevas tecnologías. Ella se sirve de su hilo para mantener cuanto puede unido, familia, amistades, relaciones… No sabe de nueva era, pero ella reporta, abraza, consuela puntual cada mañana. El ritual diario le demanda un banco y ninguna prisa. La lista de agraciados tiene su orden escrupuloso. Todos aprecian su sencilla ternura cuando les llega el turno. Una voz sola aún despistada y gastada, aún desmemoriada es capaz de horadar distancias y tiempo. Unida a ese hilo de cobre es aún más poderosa.

Sigue leyendo

Naranja 

33811060_10155644654602379_2598224999537967104_o.jpg

El principio de no ofensividad y no confrontación es clave de cara al nuevo tiempo que deseamos alumbrar. Confrontrar sólo las ideas, los proyectos, los postulados, nunca las personas. Es el terreno de la razón nuestro único ámbito de liza. Es la alternativa sugerente, bella, respetuosa, coherente, no el ataque, nuestro mayor activo.

Aceptación de la realidad no significa comunión con ella. Aceptar la realidad significa que buena porción de la humanidad está donde está y yo no me he de incomodar por ello. Se la puede sugerir, pero no exigir. Podemos, debemos ilusionarla, motivarla, pero nunca atacarla. Aceptar el estado de las cosas no significa que no voy intentar cambiarlo.

Sigue leyendo

“Chalet”

Casa-Pablo-Iglesias-Irene-Montero_ECDIMA20180517_0017_21.jpg

El problema no es el “chalet”, sino el camino de barro hasta su entrada. El problema no es el deseo de paz y naturaleza a las puertas de la gran ciudad, si no el discurso que lo antecedió, las palabras con las que se faltó a otros que también la compraron. El problema de la izquierda no es su deseo de cambiar este mundo, pues ello le honra, sino su deseo, aún no trascendido, de arremeter contra este sistema que ya caduca, que ya se desmorona. No tiene futuro, sencillamente porque es insostenible, porque no se ajusta a la Ley de la solidaridad universal.

No hay que tirar el viejo orden, menos aún arremeter contra quienes lo sostienen. Caerá solo, por el propio peso de lo insostenible. Las fuerzas de lo nuevo que ya se anuncia, estamos llamados/as a ser compasión, creatividad, esperanza, alternativa…, nunca destrucción, nunca ofensa. La Luz que se abre y va triunfando por doquier, jamás pierde un instante en combatir la oscuridad que ya clarea.

¿”Minfulness”?

P1200072.jpg

¿Sería eso algo del popular “Minfulness”? ¿Ese anhelo de no estar ni adelante, ni atrás, ni en el futuro, ni en el pasado, sino en el puro, inmenso y embriagador instante, tendrá que ver con esa suerte de difundida meditación en acción? ¿El mágico bosque gallego me habrá ahorrado algún costoso curso de fin de semana? No, seguramente la pureza de mi silencio no alcanza para la titulación, pero en medio del singular bosque lucense, a la vera del río siempre cantarín, me llenó el instante único, hondo, feliz.

Si te proyectas en el mañana o el ayer, el presente se te va sin darte cuenta y no volverás a la oportunidad de ese instante sagrado, de ese momento particular y toda la carga de liberación que encarna. El intenso verano que aguarda, los pensamientos sobre el futuro, se esforzaban en callar la cercana y entrañable melodía del río, de sacarme del momento privilegiado. Remontando poco a poco el curso juguetón del agua, paso a paso, lograba anclarme dentro.

Sigue leyendo

“Solo un hasta luego… Para los que lloran la muerte de un ser querido”

Los/as amigos/as de Mindalia acaban de colgar en la Red la conferencia que impartí recientemente en Ecocentro (Madrid), con el título “Sólo un hasta luego. Para los que lloran la muerte de un ser querido”. Muchas gracias a la editorial “Isthar Luna-Sol” por organizar el acto, a Ecocentro por haber cedido el espacio y a Mindalia por haber grabado la conferencia.

Maestro árbol

33154447_2146458752037848_5095919932961456128_n.jpg

 

No sin cierto pudor, me presento ante él y tomándolo entre mis manos, recito sencilla oración. Le pido perdón por lo que me dispongo a hacer. No sin esfuerzo lo corto y él me muestra silente, sin dolor, sin grito, sin siquiera suspiro su larga hoja de servicios, que yo he desdeñado. Me muestra todos sus aros de vida. En la revelación de esa infinidad de aros concéntricos, me esta diciendo: “Yo he sido todo eso, durante tantos años. He dado sombra, agarrado la tierra, poblado el bosque, dado cobijo a pájaros y otros animales… ¿Te das cuenta lo que acaba de hacer con la sierra?”

 Estamos en la cumbre de la Creación, ¿pero cómo nos comportamos en esa cima, qué haremos desde esa jerarquía superiormente otorgada? Tenemos a nuestra administración el mundo mineral, vegetal y animal.¿Seremos capaces de cuidarlos, de gobernarlos con amor y así elevarlos? La misma compasión y el amor que nosotros derrochemos para con los Reinos que vienen detrás, es la misma que nos dispensarán desde los Reinos que nos anteceden.

Sigue leyendo

Punto de encuentro

33318318_10155629307442379_3067647083696619520_n.jpg

 

La resolución pacífica de un conflicto siempre reclama recorrido por las dos partes opuestas. Si no hay voluntad para ese acercamiento indispensable, no habrá tampoco vislumbre de arreglo. Antes que por el recorrido que ha de transitar el contrario, nos habremos de preguntar siempre por el que nos toca realizar a nosotros mismos. En esa valiente y exigente demanda interna es donde realmente arranca la genuina paz.

En un mundo significado por una cada vez más profusa diversidad y por lo tanto eventual conflictividad, vamos tomando conciencia de la alteridad y de todo lo que ella implica. En su ancho y colorido espacio es preciso instalarnos y acomodarnos a largo plazo, levantar hogar compartido. Fuera de la alteridad sólo nos queda perpetuar la conocida y tantas veces reiterada dinámica de una confrontación más o menos virulenta. La alteridad en lo cultural y espiritual, por supuesto en lo ideológico y social…, constituye hoy uno de nuestros más importantes y decisivos retos.

Sigue leyendo

Se encuentren, no se maten

paz.jpg

¿Conocerá ese desierto algún día la primavera? ¿Cuánta sangre manará hoy? ¿Cuántos cuerpos caerán este martes doblados sobre esa tierra ardiente y disputada? ¿Conocerán las nuevas generaciones de uno y otro bando, un respiro, un oasis de paz? ¿Cuál habrá de ser el tamaño del dolor para que los humanos se encuentren y no se maten?

No más ruedas a las casas… ¿Para qué mover los edificios? ¿Qué más dará una embajada en un lugar u otro? Todos los lugares son sagrados, sobre todo si son compartidos, si sirven para el encuentro y no para la disputa. Cincuenta y ocho muertos sólo en el día de ayer es un caro precio para el último capricho de ese megalómano rubio que se considera tan poderoso…

¿Qué importa dónde ondea una bandera, qué vientos de abrasador desierto la marean? ¿Qué más da dónde duermen los edificios? Lo que importa es dónde y cómo viven los vivos. Cómo acaban con sus odios ancestrales, cómo comienzan a caminar unidos, cómo inauguran, de una vez por todas, un nuevo y anhelado tiempo de paz en esa Tierra tantas veces santa y bendita …

Artaza 15 de Mayo de 2018

“LÍO”

lio.jpg

Dicen buenas lenguas que Arriba todo era paz y armonía, que vinimos a la Tierra porque aquí había “lío” y lo buscábamos, lo necesitábamos; porque en mitad de los “líos” se forjaría nuestro altruismo, nuestra capacidad de ser cada vez más con el otro, sobre todo con el diferente.

Tiene razón Inés Arrimadas. Sí, es cierto que con Quim Torra viene “más lío”, pero los “líos” no se tapan, no se esconden. Los “líos” nos hacen crecer, si estamos dispuestos a afrontarlos con generosidad y amplitud de miras; si estamos en condiciones de ser un poco menos nosotros, de anclarnos menos en nuestra subjetividad y empatizar con el otro. Los “líos” se encaran, se resuelven, no se apartan. Los “líos” nos invitan a echar un guiño, a comprender un poco más al adversario, a dialogar con él, a hacer concesiones y llegar a acuerdos. Nos emplazan a desprendernos y sacrificar algo nuestro. La renuncia es consustancial al proceso de maduración.

Sigue leyendo

Compartir

21765140_10155025058147379_3669560862124099690_n.jpg

Abrir, dar, sembrar, compartir, aventar, difundir, expandir…, forma parte del Plan Divino para esta Tierra bendita; lo promueve, lo alienta. Cerrar, retener, guardar, esconder…, lo frena.

A veces la enseñanza es de simpleza aplastante. Nada puede frenar el futuro, nada puede detener la inclinación natural del humano a dar cada vez más. “Es dando como recibimos”, es dando como crecemos y evolucionamos, es dando como nos realizamos en nuestra verdadera esencia del alma.

Sigue leyendo

¿Mayo apagado?

ob_d444a5_she-guevara-citations.jpg

Los años han ido cambiando la forma de ver aquel Mayo del 68 y sus flores y su revolución que en un momento lo fue todo. La distancia, que se ha acrecentado con respecto a aquella primavera de nuestros sueños, no implica apatía, desengaño. Creíamos en aquella revuelta, suspiramos por ella. Hubiéramos dado tanto por estar en las escalinatas de aquella Sorbona, por haber caminado aquel París convulso, inundado de estudiantes de puño en alto. Ahora mucho ha cambiado y sin embargo no quiere decir que se apago el anhelo de cambiar este mundo injusto. A fuerza de clamar imposibles, no logramos cambiar la realidad. Hubo que modular esos reclamos.

Alejarse de la barricada no significa necesariamente hacerlo de la utopía. La distancia, que ha ido creciendo con respecto a aquel Mayo, no invita necesariamente a una adhesión al actual sistema. Margen con respecto a los primeros antisistema, no implica ser uno con lo que hoy impera. Más allá de ese paisaje de cascotes se ha abierto, a lo largo de las últimas décadas, una prometedora geografía en la que han comenzado a florecer cada vez más viables y sólidas alternativas. Lo que principalmente significa a la alternativa verde y solidaria a la que estamos entregados, es que no viene a confrontar, viene sencillamente a ofrecer. Está germinando una alternativa de futuro, cuya fuerza no arranca de un desquite, de un rencor, sino de una esperanza e ilusión cada vez más anchas y compartidas.

Sigue leyendo

Una nueva era

IMG-20180501-WA0011.jpg

Sólo recordar a quienes no pudieron gozar de este amanecer anhelado. Por quienes nunca lo vieron con su ojos de carne. Honramos en esta hora grande a las generaciones del pasado, a nuestros padres, abuelos…, que no conocieron la paz y que tanto suspiraron por ella. Honramos su legado cargado de anhelos.
 
Honramos a las generaciones del mañana que sobre esta tierra de paz, harán un futuro de sana convivencia, solidaridad y de hermandad; para que nunca tengan que contemplar de nuevo al humano matando al humano, para que se persuadan de que el más alto ideal no merece un solo aliento segado. Sobre todo por quienes, ya de uno u otro signo, aún guardan hierro en sus “zulos” de adentro, para que más pronto que pronto se liberen de la carga del rencor y así nos permitan dar el último paso hacia la total normalización en la sociedad vasca.

Sigue leyendo

Historia echada a andar

31416767_2119447108072346_7783121686911516672_o.jpg

La historia, en su inherente vocación de echar hacia adelante, va buscando por doquier aquello que la empuje. La barbarie y sus manadas inconscientemente la impulsan. Un dilatado pasado de impunidad, una salvaje e indigna tradición de abuso del hombre sobre la mujer va felizmente llegando a su fin, se ha tropezado hoy, en España y en muchas partes del mundo, con un pétreo muro de ciudadanas y ciudadanos firmes en su imperioso “¡basta!”.

Las buenas noticias vuelven a esconderse entre los titulares y su actualidad agitada. Un patriarcalismo agresivo ha quedado felizmente herido de muerte. El futuro nos va alcanzando, no sin sus cuotas de dolor en tristes portales y segundos y sórdidos pisos. Las olas de indignación, son olas de imprescindible evolución, pero sería positivo que los interrogantes se prodigaran y no se limitaran a unos magistrados. ¿Y si ahondáramos también en causas más profundas? ¿Y si cuestionáramos también los San Fermines del alcohol y el desmadre? ¿Y si pusiéramos el interrogante a la fiesta catártica, a la sociedad desnortada, hastiada que nos conduce a ella? ¿Y si esta ola de indignación que recorre todos los rincones de nuestra geografía comenzara a cuestionar también un hedonismo imperante que banaliza las relaciones sexuales, que se libra muy mucho de vincular sexualidad con imprescindible amor?

Sigue leyendo

Baño de humildad

31450701_10155568013677379_4665403586715320320_n.jpg

Tuvimos que ponernos en marcha en búsqueda de aquello que se ajustaba más a los nuevos tiempos y a la demanda actual de nuestras almas, pero librémonos de cualquier peligroso orgullo espiritual, de cualquier tentación de rechazo. Echaré en falta a ese sacerdote anciano que en cada misa dominical se entrega en cuerpo y alma a su fiel parroquia.

Nuestra espiritualidad sin nombre y más universal de hoy es heredera de cuanto acontece bajo esas altas y grandes cúpulas. Los nuevos sistemas de creencias no podrán confrontar con los que van cediendo. No procede rechazar al pasado. Al salir en pos de lo que nos aguarda por ser, al alumbrar por ejemplo la nueva ceremonia más circular, más horizontal e inclusiva, hemos de integrar también lo que hemos sido, lo que hemos sostenido y fortalecido. Deberemos ser siempre agradecidos.

Sigue leyendo

Esfera cercana

31347996_10155556983917379_3186181936183771136_n.jpg
Siempre ha sido mi modelo, mi norte, pero hoy a la vista de las canas que asomaban sobre su rostro siempre feliz y entusiasmado, he pensado que en algún momento se lo debería haber confesado. Hoy hablaba en una sala del Parlamento Foral en defensa de la Tierra, alertando sobre los peligros del cambio climático. No sé a ciencia cierta lo que habrá dicho, sólo sé que de haber estado allí, hubiera aplaudido a rabiar, hasta dolerme las manos.
 
No se confiesa precisamente una persona espiritual, sin embargo en él y en su compañera se anclan tantas almas en busca de compañía y apoyo, de aliento y socorro. No cree en la vida eterna y sin embargo ha sostenido tantos instantes eternos, tantas momentos sin principio, ni final.

Sigue leyendo

“Todos los nombres”

30708718_10155531813652379_1795731276771098624_o.jpg

El pasado domingo caminamos en Barcelona las más anchas avenidas. Hacia tiempo que no lo hacíamos en compañía de multitudes. Anduve buscando en aquellos rostros, mi rostro, en aquellos nombres mi propio nombre. Constaté el poder de los centenares de miles de almas unidas en pos de un mismo anhelo. En medio de ese océano de simpatías concertadas bajo el mismo sol, sobre el mismo asfalto, busqué también fidelidad a las sagradas e impactantes palabras del maestro budista, Thích Nhất Hạnh. Ni en los momentos de mayor fervor solidario, quise eludir su siempre desafiante invitación: “llamadme por mis verdaderos nombres,…. para que pueda abrir la puerta del amor y la compasión”.

Sigue leyendo