Rendir la pluma

46099023_10156016847307379_6882680461865254912_n.jpg
“El discípulo cuida que su palabra esté llena de inteligencia, de luz, pero también de calor, de amor y de la plenitud del amor. Sólo en este momento se convierte en poderosa”
OMRAAM MIKHAËL AÏVANHOV
 
Tratemos de cumplir nuestra parte con humildad, con alegría. Uno siempre creerá que su obra es digna de más recorrido, que sus letras debieran de llegar más lejos, a más corazones. A veces nos creemos dignos de más “elevadas” misiones, sin reparar que es el “ego” canalla el que en realidad oposita para atraer foco y reconocimiento.
 

Sigue leyendo

Anuncios

Dirigentes

 

5c019dbae9648_1004x474.jpg

Son los que son, no necesariamente los que nosotros/as hubiéramos querido y elegido. No son más, ni tampoco menos que el conjunto humano. Cada pueblo tiene los mandatarios que merece, la humanidad tiene igualmente políticos a la altura de su desarrollo evolutivo. Infalible matemática del “Como es arriba es abajo…”

Hay en la foto verdaderos servidores del bien común, políticos que posan ahí, puesto que se entregan con sinceridad y altruismo, porque están volcados al progreso de lo colectivo. Hay también en la foto quien descuartiza al disidente, quien lo hacen trozos simplemente por haber objetado su dictadura.

Sigue leyendo

Ateísmo y vida “post mortem”?

Es una pregunta que necesariamente uno se hace cuando tiene cerca seres queridos que dan la espalda a la dádiva de la vida eterna. La cuestión me veía persiguiendo desde antiguo, por la implicación personal en el tema. Cuántas veces me he cuestionado sobre qué es lo que ocurre tras la llamada muerte con esos amigos, familiares que niegan radicalmente toda realidad trascendente y sin embargo dan a lo largo de su vida muestras de encomiable altruismo.

Abrigaba el convencimiento de que su destino era incuestionablemente la luz y la gloria. El amor derrochado en vida física no puede tener otra recompensa. Sabía también por los estudios que en una primera etapa se verían sumidos en un estado letárgico, pero no conocía más detalle. Daniel Meurois nos lo ha proporcionado en el reciente Seminario celebrado en Madrid, “La muerte. ¿Qué hay al otro lado?”. Tras afirmar que no hay tantos ateos reales como creemos, nos compartió:

Sigue leyendo

“Lejos del Tíbet” Thubten Wangchen,

Su vida y pensamiento explicados a María Teresa Pous Mas
Detrás de este monje increíblemente afable que hemos visto en tantos encuentros siempre tocado de una sonrisa y alegría envidiables, siempre en primera línea de compromiso, había drama. Había persecución, sangre derramada de seres queridos, mendicidad, mucho frío, mucha hambre…, tal como nos va relatando en su intensa biografía. Sin embargo, no había un ápice de odio. Es así que el libro aparentemente sencillo, que semejara casi ingenuo, adquiere su dimensión rotundamente interpelante. No se puede leer la vida de este lama tibetano en el exilio sin preguntarnos a nosotros mismos qué hemos hecho con nuestros fríos, con nuestras hambres, con las persecuciones o injusticias infinitamente más leves que eventualmente hemos podido padecer… ¿Cómo hemos gestionado nuestros propios destierros?

Sigue leyendo

“Interser”

“Interser” deja muy pequeño el ser para nosotros mismos. Ya hemos vivido suficiente para nuestro ombligo. Hemos hecho la compra en una cesta pequeña, hemos pescado para nuestra cena, hemos construido demasiadas casas de estrechos aleros, hemos soñado con nuestro solo nombre escrito en el horizonte nublado… Ahora es cuando nos ponemos a multiplicar los peces, a ensachar los aleros; ahora es cuando hacemos por las necesidades ajenas y esa felicidad colectiva representa nuestro más brillante horizonte.
 
 

Sigue leyendo

Otras ruinas aguardan

P1200978.JPG

Era la misma y ancha era de altura. ¿Qué tendrá esa era privilegiada de la que despegan tan fáciles nuestros sueños? Sonó la música y al igual que hace treinta años, volvimos a brincar en ese espectacular prado de fondo aéreo. Era el mismo espíritu de alegría y comunión. Fue grato volver a ese círculo de nuestros años mozos. Habían pasado varias décadas, pero no habían caducado nuestras ganas de construir un nuevo mundo, de llenar ruinas y campos de nuevo color, ilusión y vida.

He vuelto a Lakabe después de muchos otoños. Ha sido con motivo de las excelentes jornadas sobre despoblación rural, “Del abandono a la vida”, que ha organizado la  Red Ibérica de Ecoaldeas junto con el Gobierno de Navarra. Guardo muy buenos recuerdos de todo el tiempo allí pasado. Quizás los mejores tiempos de juventud. Fue un tiempo de construir y no solo de tumbar; de azada, paleta y llana; de crear y alumbrar, no sólo de echar abajo… Mi hermano fue de los pioneros y tuve la suerte de acompañarles por temporadas.

Sigue leyendo

Acoger todos los sufrimientos

untitled.jpg

Tras el período de aportaciones, el Gobierno vasco procederá a pasar por las escuelas los polémicos vídeos. Somos muchos los que nos podemos identificar sin dificultad con la lectura de nuestra reciente historia que en ellos se refleja. Tenemos plena fe en la buena fe de los responsables de la Dirección de Convivencia y Paz, sin embargo, a la vista del revuelo generado por los controvertidos relatos, queremos añadir alguna reflexión. Deseamos poner sobre la mesa más una cuestión de tiempos de que fondo. ¿Era ya llegada la hora de esa necesaria función pedagógica?

Cuidar la primavera de convivencia que por fin estamos viviendo en Euskadi, supone ser respetuosos en extremo con el otro, su relato, sus dolores, sus tiempos. Quizás los vídeos pudieran esperar hasta que el hierro comience a enroñarse y la reconciliación a echar sólidas raíces, hasta que las trincheras se terminen de derrumbar y los sinceros perdones de florecer. Cuidar este momento de tan anhelada paz, quizás también implique un “pause” en el relato a la espera de que los extremos cedan y desciendan de sus cerros, a que el espacio del medio se torne cada vez más ancho, sólido y compartido.

Sigue leyendo

Maestro dolor

43657179_10155982122327379_6802527404230180864_o.jpg

Vino de imprevisto, cuando menos lo imaginaba, sin el detalle de un aviso previo. Pero yo sé que tal como vino marchará en cualquier momento. Siempre acaba un día marchando, devolviéndonos merecido alivio.

Había tirado todas las medicinas, anulado las citas médicas, suspirado en paz…. Pensé que había partido para siempre. Ahora irrumpe sorpresivo con la misma fuerza de un comienzo.

Sigue leyendo

¿Intercambio consentido?

b5f1cf5c448f984cfbe5d723e8097afe-570x350.jpg


Ya no saben que inventar para entretenernos, para hacernos olvidar de nosotros/as mismos/as, de nuestra naturaleza más primigenia y esencial. Empiezan a agotar todos sus cartuchos “creativos” hasta poner a la venta el último subproducto que anuncian a bombo y platillo. La industria de la televisión se las apaña como puede para intentar mantenernos clavados a la noche en el mullido sofá, perdiendo el tiempo. Hoy millones de personas se sentarán en España ante “Intercambio consentido”, la última y “revolucionaria” carta que exhibe una reaccionaria cadena de televisión. Seguramente lo más revolucionario era el “off” al dislate, erguirnos de ese peligroso sofá, mantenernos firmes, fieles, comprometidos. Sin embargo el sistema prefiere vernos desanclados dentro, desorientados, serviles a la moda, a una fantasía más o menos imposible cargada de deseo.

Intercambiar hasta concluir que el cielo no estaba envuelto en otras sábanas, sino en las mismas de siempre a falta de nuestro propio perfume. Intercambiar hasta el olvido, hasta acabar con los referentes esenciales, hasta perder nuestra propia dirección y rumbo. Intercambiar hasta saturar hormonas, hasta saciar deseo esclavizante y cansino. Intercambiar fuera hasta reparar que el cambio imprescindible estaba más cerca, en nuestro propio adentro.

Sigue leyendo

El pirata más generoso

anton_16987_1.jpg

Un repentino y fuerte viento puso literalmente a volar aquellos castillos hinchables, con toda su fantasía de plástico, con todos sus pesados motores de aire. Remontaban el cielo ante el asombro de los niños refugiados congregados en las afueras del multitudinario campo de Savudrija, la primera localidad croata después de Italia. Antton no había dudado en llevar camión y furgoneta cargados de material de recreo y animación hasta el mismo infierno del conflicto en la antigua Yugoslavia.

Había que arrancar sonrisas en medio de aquella guerra moderna, igualmente horrible. Costara lo que costara había que izar aquellos castillos de ensueño ante los ojos inocentes del desamparo. Había que disipar el recuerdo del horror, aunque todo el material de su compañía pudiera quedar después destrozado.

Sigue leyendo

Primer fuego

44387805_10155968530277379_8060480555944247296_n.jpgMochila al hombro añoré este crepitar en la chimenea del hogar. Hacen mucho bien los senderos que recorremos con corazón. Hace mucho bien también el fuego que encendemos con conciencia. En realidad nos hace mucho bien todo aquello que hacemos con presencia, con conciencia, con agradecimiento.

Vengo de encender el primer fuego y estoy feliz aquí en medio de esta paz tan sonora, tan cálida. Solo en el hogar no me siento solo. Nos une la pantalla, nos unen los anhelos, los ideales fraternos, nos une sobre todo el crepitar de nuestros fuegos de fuera y adentro… Cuando el bosque comienza a amarillear, el primer fuego es importante. Todos los comienzos son importantes. Danzan ya bulliciosas y felices unas llamas sobre el primer tronco afortunado. Toda llama encendida con presencia es altar. Pido por lo tanto ante este fuego sagrado. Pedimos por los que no gozan de este silencio, de esta paz, de este calor de hogar…

Sigue leyendo

Agotaré mi soplo

eutanasia.jpgSobre el debate de la eutanasia

Permitir que la casa se vacíe sin echar al morador antes de que el alquiler expire. Permitir que el soplo se agote, que el corazón ya no bombee, que la envoltura se enfríe… Dejar que la vida física se apague sola, por supuesto sin estirarla más allá de lo debido, pero tampoco sin acortarla. Hay relojes que nunca se adelantan. Al enfermo le pueden sobrar tubos, máquinas y fármacos que prolongan su sufrimiento, pero no le  sobra un segundo del tiempo que ha de permanecer de  forma no asistida sobre la tierra.

Nuestro Congreso debate estos días sobre la eutanasia, pero nadie consulta lo que al respecto dicta una Ley que no está escrita ni en la Constitución, ni en los Aranzadis. Es imposible  comprender el tema de la eutanasia  sin acercarse a la Ley del  Karma. Hay  copas que  hay que agotar, que  nosotros mismos  decidimos  sorber por entero al otro lado del velo. Por nada del mundo  las apartemos, no sea que la dosis de dolor aumente al volver a vestir  carne.

Sigue leyendo

Abrazos

41764942_10155892864202379_2151012637943529472_n.jpg

Hay abrazos que reúnen incontenibles e inmensos anhelos; que dejan de repente a la historia colmada de sano orgullo, preñada de futuro.

Hay abrazos que han aguardado pacientes inacabable espera y sin embargo ya nos han alcanzado. Dicen las crónicas que fue un abrazo muy largo, que fue “un acto marcado por la emoción que concluyó con parte de los asistentes con los ojos empañados por las lágrimas”.

Hay imágenes* que valen más que mil palabras, que hacen virar el futuro, que no copan las portadas de los periódicos, pero que sí son capaces de llenar nuestros corazones y esperanzas.

Sigue leyendo

Juego de tronos

43952899_10155957347152379_6303286697870229504_n.jpgNo sabemos lo que es Netflix, no tenemos tampoco la suscripción de Telefónica, pero por nada del mundo nos perderíamos un capítulo de esta larga, infinita serie. No sólo estamos suscritos, en realidad nos desvivimos por ese juego. Nos apasiona el Juego de Tronos. Tenemos en él invertido todo nuestro tiempo, energía y ser. Nos aplicamos una y otra vez en él, nos ensayamos cada día, por más que aún somos meros principiantes.

Queremos meritar esos Tronos, conocemos sus desafíos, sus pruebas siempre más allá de lo que imagináramos. Su gloria sin embargo aún no nos pertenece. Estamos aún lejos, mas no nos rendiremos jamás. Los capítulos nunca se acaban. El Dios todo Amor, nos dará infinitas posibilidades de vivir ese Juego. Aspiramos a esos Tronos. Una y otra vez participaremos, lo intentaremos.

Sigue leyendo

Presuntos culpables

4331.jpgTengo familia en Mundaka. Me enamora el mar, ya calmo, ya alterado y rabioso; por supuesto me cautiva la costa vizcaína. Ayer vi por curiosidad “Presuntos culpables”, serie de “Antena 3” que transcurre en ese marco tan querido. No hay que arrojar la esperanza por los bravos acantilados, por lo menos antes de pulsar “play”…

Esa naturaleza de ensueño no se merece asistir a tan siniestro drama. Estropeamos demasiado, manchamos sin pudor lo inmaculado. Esos espacios tan cautivadores merecen algo más que una trama de crimen, engaños y corrupción. Las olas aún rompen en blanco y la marea mental debería estar igualmente regulada. No sé que contaminación es más peligrosa, la que ennegrece la salvaje espuma o los peregrinos pensamientos.

Sigue leyendo

Una excusa por nombre Bonsonaro

44042048_10155954708162379_6539682367856967680_n.jpg

No es la oscuridad que nos alcanza, quizás sea nuestra luz que no se afirma. Mientras que pensemos que el problema es Bonsonaro, no será fácil vislumbrar un futuro diferente. Si el conservadurismo extremo, populista y homófobo gana terreno, es porque las fuerzas del progreso y de la esperanza se lo han cedido. Quizás el problema no sea tanto la amenaza que se cierne, sino las puertas que se le abren. El autoritarismo de extrema derecha que se expande en Brasil nacería en la desazón popular generada por un poder no debidamente administrado, surgiría por los errores de una militancia progresista enraizada más en las ideas siempre volátiles que en la firmeza de principios y responsabilidades. La consecuencia sería un efecto reactivo, es decir la de tantos ciudadanos/as echados en brazos de una reacción galopante.

Sigue leyendo

¡Ultreia et suseia. Deus adjuva nos!

Alto da Portela (400 mts.) Inmediaciones de Rubiaes-caminho.jpg

Apuntes peregrinos. 22 de Septiembre-13 de Octubre

Otros recogerán los regalos del otoño entre la primera hojarasca, regarán la ya poca huerta cuando el sol se rinda tras la montaña… Cerramos la puerta sin pena. La Senda siempre guardará su innato poder regenerador. Salimos al Camino cojos, tullidos, encorvados…, apenas con un palo, unas avellanas y un pan dulce. Salimos porque queremos renovarnos, ser mejores personas. Salimos porque hemos errado mucho, tal vez demasiado y queremos, aún en esta vida, siquiera miopes y cojos, empezar de nuevo.

Sana el polvo y el sudor del Camino… Saldremos cuantas veces haga falta, cada vez que arranque en nuestro interior la fuerza de dejar todo atrás, el coraje de ser personas más comprensivas y compasivas, más generosas y amorosas. ¡Ultreia et suseia. Deus adjuva nos!

Sigue leyendo

Carga de ética

41682268_10155889209732379_3265214990902099968_n.jpg
No sabemos lo que será de las 400 bombas que España prepara para Arabia Saudí. No se han logrado garantías de que el régimen feudal no las vaya a utilizar contra la población civil. Se enviarán por fin las 400 bombas inteligentes, pero las muy “listas” no nos dicen dónde harán diana. El contrato de las fragatas se ha salvado por lo tanto, lo que no sabemos es lo que ocurrirá con una lejana e indefensa población civil en la castigada Yemen.
 
En estos tiempos en que aún se pretende achicar tanto el mundo, en qué nuestros intereses personales pretenden sobreponerse al derecho de otros seres a algo tan esencial como la propia vida…, buscaremos ampararnos en las tan sabias como sencillas palabras del monje vietnamita, Thích Nhất Hạnh. Ya antes de enfermar nos había alertado seriamente del peligroso error de concebirnos como una conciencia individual separada de todos los demás seres vivos. Antes de callar el monje zen, ahora retirado en Tahilandia, nos lo había dejado caer con suprema claridad: “No puedes medrar por ti mismo, necesitas progresar con los demás.”

Sigue leyendo

Final de qué tiempos…

fin-mundo-peru-catolico.jpg

No sabemos leer los posos del café, ni los mensajes de las estrellas. No sabemos cuáles son las olas que saltarán por encima de nuestras azoteas, qué huracanes se envalentona ya en medio del océano. Desconocemos qué astro viajero toma rumbo a nuestro planeta, qué gran esfera destructora se encaprichó con nuestro planeta azulado.

Adivinemos cómo podremos rescatar al hermano de color del Mediterráneo, no el diámetro del demoledor Hercólubus; cómo llevar pizarras y dispensarios a todas las aldeas del Sur, no salvavidas a todos nuestros temores del Norte… Sí, parece que va acercándose la tan mentada Hora, pero por más mareas que quieran escalar nuestras ciudades, los verdaderos tiempos nunca se acaban. La Hora se llama graduación y ya lo dijo el monje de Hipona en el oscuro medievo, sólo, sólo de una cosa seremos medidos… Si a algo nos ha de invitar la Hora, es a intentar llenar nuestro corazón de más amor.

Sigue leyendo

¡Ay Nicaragua, Nicaraguita…!

37376154_10155759734712379_7988420397810843648_o.jpg

No es sólo preconizar un nuevo orden social, es tener la madurez y capacidad de mantenerlo y mejorarlo. A lo largo de la historia se han provocado grandes y rápidas transformaciones, cuya hora aún no habían llegado, cuyos ideales simiente no formaban aún parte de la conciencia mayoritaria. La revolución social arranca con un incontestable argumento de mayor justicia, pero a menudo ese anhelo puro se deteriora por el camino. La revolución puede convertirse en salto al vacío sin base de sostenibilidad, puede verse reducida a simple espasmo de la emocionalidad.

La revolución dictó que había que cambiar lo de fuera, pero no nos invitó a hurgar por dentro. La revolución sugirió que necesitábamos piedras y no flores, pueblos exaltados y no hermanos despiertos, barricadas en vez arena, desierto y recogimiento. La revolución nos envió el mensaje equivocado de que teníamos enemigos y no a lo sumo hermanos equivocados.

Sigue leyendo

Entrevista sobre “Nueva espiritualidad”

entrevista.connuria.arago769n.jpgAl día siguiente de finalizar el Foro Espiritual de Estella (www.foroespiritual.org), el pasado mes de Julio, Nuria Aragón, Sibila, y su compañero subieron a casa. Desplegaron toda su artillería de cámaras y focos y comenzamos a charlar. La entrevista ve ahora la luz ya editada. Montón de gracias Sibila por la oportunidad. Ojalá pueda ser útil a alguien.

http://www.youtube.com/watch?v=Eo9sBIDxXlI&feature=youtu.be

División azul*

40368421_10155853296747379_2740151549589192704_n.jpgTarde lluviosa en medio de una ciudad que descansa de un sol aún poderoso en bares, cines y comercios. La libertad de un par de horas hasta recoger a mi madre de su sagrada partida de cartas, me conduce sin pensarlo a la biblioteca pública. Voy directo a su sección de historia. Al poco tiempo me veo en una mesa vacía disfrutando de un gran tomo gráfico cuyo título reza: “La División azul en imágenes”.

Me sentí extraño dedicando tanto tiempo a ese libro del “adversario”. No podía soltarlo. Sólo un esclarecedor paseo por la Kontxa, me proporcionaría después las claves indispensables. Por más que en un principio me extrañara, ese libro, esa historia, esa aventura, sobre todo ese frío, ese dolor también era mío… Me sentí iniciado en otra comprensión de la vida, de las relaciones, de la familia humana. Había llegado el momento de asumirlo: la historia de la “División azul” también me pertenecía.

¿Si siempre me consideré del otro lado, por qué sentía ochenta años después su frío en mi propia carne? ¿Será que la condición humana y su adhesión a ella en su conjunto termina a la postre por ganarnos más allá de toda fragmentación de cualquier orden?

Sigue leyendo

Ponernos en marcha…

dadasda.jpg

Nunca quejarnos de los tiempos que corren, nunca maldecir la hora, tampoco vituperar el nuevo liderazgo que recién emerge. Vencer la tentación de lamentarnos de las nuevas figuras que se adelantan. “Hoy es un buen día para ponernos en marcha…”, que dijo ayer el expresidente Obama recordando a Mandela. Hoy es un buen día para no ceder al pesimismo…

Callo en mí la crítica que quiere alcanzar los labios, que quiere hacerse con el teclado. No le daré opción. Obligo a esos dedos a teclear para la esperanza. Obedecen, me recuerdo que hemos venido a levantar, siempre a construir, no a derribar. No debieran asustarnos los titulares de los periódicos, la reacción que exhibe músculo. No luchamos contra ellos, apostamos por unas nuevas relaciones, por construir un mundo más fraterno, verde y solidario, que reluzca en todas direcciones, que logre incluso ganar sus corazones.

No hemos venido aquí a lamentarnos. Para eso mejor nos quedábamos al otro lado, para eso mejor no bajar, no tomar cuerpo. Hemos venido a sabiendas de que no iba a ser fácil, de que íbamos a ser probados, de que la apuesta era a largo plazo, de había que darse por entero y hacerlo con generosidad y alegría.

Ruidos

40772895_10155867396242379_287988775651377152_o.jpgSiempre me ha vencido, siempre me ha derrotado en todos los terrenos y circunstancias. Cada vez que he querido hacerle frente con mi equipo de cascos, tapones de caucho, de cera… ha salido ganando. Hablo del ruido tan temible, como omnipresente. Vengo de la última derrota. Escribo frente al mar, pero vengo del infierno. Obras en la casa de mi madre, puro taladro mecánico y martillazo…

Podría escribir un libro sobre mis experiencias huyendo de los altos decibelios. Los innumerables cambios de casa y de trabajo que he debido hacer en esa huida sin tregua… Doy gracias a Dios por el bosque silencioso que hoy por fin me rodea, pero a veces hay que bajar al asfalto, a veces en ese asfalto te encuentras con el temible martillo mecánico…

Sigue leyendo

Vulnerables

40684197_10155865580697379_995782635659722752_o.jpg

Reconocernos vulnerables es sencillamente reconocernos en camino. Es observarnos primero en nuestra condición de seres evolucionantes, que vamos a por mayores cotas de amor, valentía, generosidad, pureza… Reconocernos vulnerables es sobre todo reconocernos en la necesidad de ayudarnos mutuamente, de asistir al otro/a en sus aspectos más debilitados. La vulnerabilidad es algo íntimo y a la vez sagrado. No acepta la crítica, sólo la ayuda. Lo último que necesita la vulnerabilidad es el reproche. El reproche implica la no aceptación de las circunstancias, del ritmo de crecimiento del otro/a.

Hoy he visto esa mirada vulnerable, a flor de lágrima, que alcanza el alma. Se me ha colocado delante esa mirada más necesitada de comprensión, de abrazo, que de cualquier discurso. Yo discurseaba, eso es lo más fácil.

Sigue leyendo

Las moradas de Franco

No es nuestro cometido. No cometeremos la torpeza de juzgar la morada que en el más allá corresponde a quienes han causado grande y masivo dolor a sus hermanos, ahora sí en la Tierra debida sencillez para no agraviar a las víctimas de su reprobable actuar.

Aspiramos a moradas de luz y gloria para nuestra Real esencia, no privilegios para nuestra envoltura deteriorada. De nada le sirven al alma las urnas de lujo en las que quedan depositadas sus pretéritas vestiduras. Los dictadores pueden tener sus restos físicos en mausoleos de mármol, pero sus almas no gozarán de ninguna suerte de privilegio al otro lado del velo, todo lo contrario.

¿Alcanzaremos a observar también la larga noche del franquismo con otra mirada? ¿Alcanzaremos a perdonar tantos años de inmisicorde atropello…? Más avancemos en el Sendero, más se extenderá el radio de nuestra compasión.

Sigue leyendo

Mindfulness improvisado

40071138_10155844626642379_8937372071579615232_o.jpg

Siquiera de vez en cuando, dejarse fluir, disfrutar del no hacer, relajarse y acomodarse en el instante. Siquiera en el corazón del estío, rebelarse ante el agobio. Mi madre me ha liberado de la esclavitud de la actividad constante, de la filosofía, en cierta medida también subyugante, del continuo hacer algo. La estoy cuidando, aquí junto al mar, en este verano que lanza sus últimos potentes rayos. Cuando el sol embadurno su piel tostada y arrugada; cuando las olas, le sujeto; cuando nada, le socorro… A sus ochenta y muchos años me sigue dando lecciones…

Ralentizar la vida en su compañía me ha hecho mucho bien. Ella me ha liberado del apremio, me ha enseñado por necesidad lo que los maestros espirituales no han conseguido: clavarme en el aquí y ahora, vivir despacio, muy despacio, poniendo conciencia a cada acto. Cuando se cansa, me enseña a disfrutar de la respiración y la paz en el banco más cercano. Cuando el collar complicado me armo de paciencia hasta acabar éste en su cuello aún presumido…

Sigue leyendo

VENERARÉ MI CUERPO (continuación)

37643962_10155766748912379_2598890852612833280_n.jpg

El suicidio a la luz de la sabiduría sin tiempo

No somos solos en medio de la Creación. Como diría Thích Nht Hnh, estamos poco a poco asumiendo el “interser”, el ser con los demás. En esa medida nos damos cuenta de que tenemos un compromiso ineludible con todo prójimo, con ese “interser”. Más nos impregnamos de ese “interser” en nuestro interior, más conciencia grupal adquirimos, más nos daremos cuenta de que en realidad nuestra vida no nos pertenece a nosotros, sino a ese “interser” que nos desborda y del que desconocemos su alcance..

El conocimiento se derrama hoy a raudales sobre la tierra, porque está cediendo ya el tiempo en que debíamos aprender a base de dolor. Las guerras, los suicidios, los abortos… deberán ir mermando. La Vida alcanzará su máximo sentido y significado, será honrada en cualquier contexto, en cualquier circunstancia. Las ideologías de cualquier orden se verán desarmadas para atentar contra la vida no sólo humana, sino también animal, por qué no igualmente vegetal y mineral.

Sigue leyendo

Enfocar la rebeldía

37823694_10155771003837379_8975242546280136704_o.jpg
La rebeldía es siempre invitada a manifestarse alegre, generosa, esperanzada. El amor, el altruismo, la solidaridad es lo que puede sostener la sana rebeldía. De lo contrario ésta se puede tornar peligrosa. Una rebeldía desprovista de comprensión y compasión puede representar una amenaza en primer lugar para quien la encarna y proclama. Sus aristas pueden ser cortantes, pueden llegar a abandonar cuerpos sin vida en anodinos apartamentos de grandes urbes.

La rebeldía descontrolada tiende a explotar. De no hacerlo fuera, puede hacerlo dentro y es cuando sobreviene la autodestrucción y se marchitan las flores que estaban destinadas a extender singulares perfumes. La rebeldía hay que sujetarla y enfocarla bien, de lo contrario puede empujar a la desesperación, junto al bote descontrolado de barbitúricos. Un recorrido de compromiso con la vida no debiera acabar en la negación de ésta, en una ingesta precipitada de pastillas.

Sigue leyendo

Elevar la fiesta

37343202_10155757122262379_5013099241074065408_n.jpg

Hacer la fiesta más segura es en primer lugar elevar la fiesta. El contexto propicia actitudes. Pretendemos dejar la fiesta donde estaba, dentro de la caja de ensordecedores ruidos, en medio del desenfreno etílico y a la vez que nadie se propase. Se puede intentar, pero no deja de ser una muy arriesgada apuesta. Es llegada la hora de considerar que el fomento por ejemplo de determinadas músicas puede representar el aliento de determinadas pasiones.

Medicina preventiva también en la cuestión de los abusos. Nuestro mundo ha de ser elevado y es así como la mujer recuperará su lugar sagrado. En poco tiempo he participado en dos inolvidables veladas, noches entrañable tratando de impedir que el sueño cerrara los párpados. Expongo los ejemplos con la sola finalidad de reforzar el argumento. Recientemente estuve en Zaragoza en una “velación”, en una ceremonia espiritual de origen mexica que duró hasta el amanecer. Todavía sigo cantando esas melodías, todavía intentando que esa noche no se desvanezca en el recuerdo. Bellas alabanzas, alarde floral, luminaria que embellecía todo el espacio cargado de sagrado copal… Hasta la mirada despistada se convertía en aquel espacio en irreverente. Hasta los ojos que no fueran puro arrobamiento, desentonaban. Una mujer no podía estar más segura y tranquila que en ese lugar y eso que era sábado y estaba casi todo oscuro y eso que eran las cuatro de la madrugada. ¿Habría un lugar de la tierra donde esas mujeres que llovían pétalos, que alimentaban la llama, que portaban el agua, que cantaban con el alma y las conchas de armadillo se sintieran más libres de todo temor….? No lo creo.

Sigue leyendo