¿Inyección amiga?

sdfsdfsf.jpg

El pasado de estricta moral y el presente de creciente nihilismo que batalla por deshacerse de ella, pareciera no querer dejar espacios a opciones intermedias, al mismo tiempo ponderadas y esperanzadas. El tema de la eutanasia ha irrumpido abruptamente en la campaña electoral, pero quizás éste no sea el marco más adecuado para encarar unas cuestiones tan fundamentales. Prima una reflexión más sosegada, liberada de ideología y de intereses banderizos, sobre grandes cuestiones como la eutanasia, el derecho a morir, la dignidad de la muerte… Estos temas gordianos han vivido a lo largo de la historia el secuestro de la tradición religiosa y hoy, en buena medida, el de la asepsia nihilista.

En la actualidad nuestro código penal castiga con de dos a cinco años el caso del suicidio asistido y de seis a 10 años el de la eutanasia. Dicen las crónicas que ya hace tiempo que el piano que tocaba María José Carrasco había enmudecido, que los pinceles con los que pintaba se habían secado. A sus 61 años tenía esclerosis múltiple desde hacía 30 años. Albergaba su derecho a morir, sin embargo, defender ese derecho, no significa necesariamente comulgar con el gesto.

Sigue leyendo

Anuncios

Nunca sobra el perdón

le-pardon copia.jpg

El presidente de México, López Obrador, independientemente de su mayor o menor acierto en la solicitud de que el rey Felipe VI pida perdón por la conquista de México hace 500 años, nos ha acercado una reflexión necesaria. Nos ha dado la oportunidad de recapitular colectivamente, de repasar y repensar la asignatura del pasado. Nos ha predispuesto a reconciliarnos con nuestra propia historia. El máximo mandatario de la nación hermana nos ha presentado la oportunidad de rescatar nuestra responsabilidad en el tiempo en que fuimos los más poderosos. Pero, ¿hasta qué punto somos responsables de los errores de nuestros antepasados?

La tradición oculta nos habla de que existe un “karma” o responsabilidad personal, pero también de que existe un “karma” o responsabilidad colectiva. La responsabilidad colectiva se adquiriría desde el momento en que constituiríamos un alma colectiva diferenciada. A partir de esta premisa no sobraría el perdón, la oportunidad de acercarnos a otra alma colectiva, otrora adversaria. Avanzaríamos en conciencia admitiendo que no utilizamos acertadamente ese mayor poderío, reconociendo excesos, no eludiéndolos. La humanidad gana con plus de perdones, pierde con su déficit.

Sigue leyendo

CONSTELAR

Constelar es un permanente ejercicio de rendición, reconocer el mundo sagrado que es el otro con su órbita ya acertada y elíptica, ya caótica y desordenada.

Constelar es acercarnos a un centro capaz de abrazar las conciencias, los planetas, los universos. Es abrirnos a la Vida sin discriminación de ningún orden.

Constelar es observar la superficie soleada y luminoso de las tierras cercanas, saber en un momento perdonar sus cráteres más profundos y lunares.

Sigue leyendo

Una Rosa de todos

 

A los cien años de la muerte de Rosa Luxemburgo

Eran los albores de la Primera Gran Conflagración mundial. Europa comenzaba a desangrase como nunca hasta entonces. La sangre la ponían los campesinos y obreros de unas y otras naciones, los asalariados que padecían similares abusos en uno y otro bando, aquellos proletarios que comenzaban a soñar más allá de sus propias y limitadoras fronteras.

Quién sino ella, en medio de la furia patriótica germana, tuvo el valor de gritar firmando su sentencia de prisión primero, de muerte después. “No subáis a esos trenes…”.“Los soldados franceses son vuestros hermanos…” clamaba Rosa Luxemburgo a los soldados alemanes que partían a aquellas horribles trincheras de la Gran Guerra. Hoy hace cien años esta líder espartaquista fue ejecutada junto su amigo y también líder, Karl Liebknecht. Después de haber sido encarcelada y torturada, pagó con su propia vida el precio de la utopía.

Sigue leyendo

“Más lejos, siempre más lejos…”

enamorados.jpgNo necesitó sumarse a ningún manifiesto, ni enarbolar ninguna bandera lila. Su feminismo era “avant la lettre”. Él no quería a su mujer, él la veneraba. Aprovechaba la mínima ocasión para colmarla de sinceros elogios, de los más puros halagos. Con su hija cuidó igualmente que tuviera las mismas posibilidades y por supuesto derechos que sus hijos. El tema ni siquiera se mentó. Nadie lo podía poner en cuestión.

Esa veneración caló en ellos. Simone Beauvoir no les confesó nada que no supieran. Nadie les debió enseñar que la mujer es sagrada, que merece el mayor de los respetos, que debían cuidarla, amarla y por supuesto ahorrarse todo comentario vejatorio. Nadie les tuvo que leer la cartilla por whasap. Por eso les sorprende cuando se la leen hoy y enseguida piensan si no deberemos ir más lejos…

Sigue leyendo

Tentadoras “series”

 

lista_series_7327_622x.jpgDicen los hindúes que “maya” representa un velo que es preciso trascender, un espejismo a vencer, una irrealidad que nos impiden conocer la verdadera realidad. Tienta una huida de la realidad que nunca se nos presentó tan cómoda. Nunca “maya” estuvo tan a mano, tan sin esfuerzo. El “maya” del fácil y omnipresente “play” nos acorrala como nunca hasta el presente.  Tienta el botón que te saca de tus coordenadas. “Maya” y sus innumerables pantallas de los más diversos formatos y tamaños nos rodean. Se ha hecho incluso ya un lugar privilegiado en nuestros bolsillos con la invención y popularización del “smarth-phone”.

Manifestamos escaso interés por levantar ese velo, nos sentimos cómodos con él. Este mundo moderno nos proporciona una ficción en la que es posible postergar sin límite el despertar. Sin embargo, de esa ilusión, de ese sofá con conos de palomitas cada día más grandes, un día también habremos de emerger.

Sigue leyendo

El hombre sin grietas

Calentábamos los dos ayer a la noche nuestras  manos  junto al fuego en medio del bosque y el temporal inmisericorde que le azotaba. Arrimábamos también corazón a las llamas,  compartíamos anhelos y proyectos en vez de sopa de calabaza o chocolate caliente. Había  estado  todo el día fuera, en una construcción acarreando piedras en medio de una muy severa climatología. Le dolían las manos y la espalda del peso soportado y sin embargo exhibía esa misma y perenne felicidad y alegría. 

No diré su nombre. No puedo. No le dan  la ciudadanía a quien es ejemplo ciudadano. Cuando le conocí hace ya más de un año, pensaba que esa  sonrisa, ese espíritu siempre  positivo eran sólo tarjeta de presentación. El tiempo fue  pasando y demostrando junto a la equivocación, la fortuna de su amistad. Estuvimos  mano con mano  trabajando duro, construyendo esa cabaña de madera que ayer nos  cobijaba, ayudándole  muy poco también  con la  suya. 

Pese a sus jornadas interminables su  sonrisa nunca, ni por un instante se apeó. No olvidaré la sola linterna en mitad de la cerrada oscuridad que iluminaba aquel bricolaje tan devocional como interminable. Trabajaba  noche y día para crear un hogar cálido para su amada que atravesó también ancho océano y desembarcó en la cabaña de al lado, justo ahora hace un año. Jamás  una palabra de cansancio, de desgana, de abatimiento. 
Sigue leyendo

También en nuestro pensamiento

48382950_10156094773857379_5360271669631909888_o.jpg

Nadie debiera cerrar a nadie ningún camino, menos el camino apasionante, largo y venturoso de una vida joven. Nuestras hermanas, compañeras, hijas… deberían poder correr hasta que se acaben los horizontes, libres hasta el infinito sin mirar a los rincones. Ningún temor debería asaltar su gozoso trotar, su pensamiento echado también a volar. Pienso en el mundo que se le negó, en los niños que la aguardaban junto a la pizarra, en los viajes por los que suspiraba y cuyo billete no llegó a acariciar en el bolsillo…

Pienso en esa justa rebeldía que incendia toda nuestra geografía, en ese punto final urgente que hay que poner a tanta historia de abuso, agresión y explotación. Pienso en las mujeres y hombres valientes que se levantan en toda España por la vida, contra ese machismo tantas veces insaciable, demasiadas veces feroz.

Sigue leyendo

Familia

Somos deudores de la dicha que hemos recibido. El cálido hogar que nos acogió es necesario levantarlo para otras almas, siquiera con alguna suerte de virtual ladrillo. Creo en aquello que no está de moda, y que no he creado, que no salió del sobre dorado a los Reyes de Oriente. No todas las tradiciones son de dejar atrás. Creo en la familia tradicional. Valen todas las alumbradas desde el genuino amor, por más que nos quedamos con la clásica, la de siempre, aquella en la que fuimos, gracias a Dios y a unos padres entrañables, inmensamente felices. Creemos también firmemente en aquello que aún nos falta iluminar dentro, la entera Navidad.

Escribimos para no olvidar que en la próxima vida hemos de hacer lo que en ésta no hemos sabido o podido. En la próxima ocasión en que se nos brinde el privilegio de encarnar, repartiremos zambombas y panderetas en una gran familia. Escribimos para desde ahora ya llamarla y convocarla. Escribimos para recordar que habremos de ir al bosque y pedir permiso y traer un gran árbol para colmarlo de luces, estrellas y nobles anhelos.

Sigue leyendo

Reconstruir los puentes

Ahora hace un año eran los nervios a flor de piel, la plena catarsis. El “procés” y su declaración de independencia final nos puso a prueba. Todo se partía en dos. Amistades longevas saltaban por los aires. Se desmoronaban puentes antiguos, se quebraban familias y cuadrillas. Fue ahora hace doce meses cuando las Redes echaban humo y vivíamos al borde del teclado. Intentábamos salvar amigos y al mismo tiempo ser fieles a cabales principios cuestionados. Apoyábamos los derechos de esa Catalunya insumisa, respaldábamos a ese vector valiente por la libertad y al mismo tiempo tratábamos de mantenernos fieles al alto ideal de fraternidad humana al que nos debemos. Escribíamos e intentábamos afirmar derecho, lógica y razón. Escribíamos y borrábamos, temerosos de haber podido herir la sensibilidad de alguien.

Sigue leyendo

Mi caballo de cartón

48275440_10156078166427379_2285738039667851264_n.jpg

Agradezco a los Reyes Magos que de pequeño me regalaran el caballo de cartón que les pedí y no la muñeca que descansaba en los zapatos de al lado. Mi hermana nunca sacó ese caballo de mi particular establo. Ningún hermano abrimos por curiosidad su maletín de la “Señorita Pepis”. No todo pasado fue peor. No se confundieron necesariamente Sus Majestades de Oriente al cargar y ordenar los paquetes en los camellos y dromedarios.

Agradezco a mis padres que nunca me regalaran una pistola. Cuando la pistola deja de ser de plástico destruye la vida. Otra cuestión muy diferente es el juguete de género. El género sostiene la vida. El juguete puede ser o no neutro. El juguete de género no auspicia machismo. El adulto sin prejuicios no nace necesariamente sacando a pasear de niño el carrito de las muñecas, sino con una educación basada en valores de sagrado respeto y sentido de la justicia y la equidad. Está bien la muñeca en las manos que la abrazan, está bien el caballo de cartón bajo el cuerpo infantil que lo cabalga. La inocencia puede ser también cuestionada al inmiscuirse padres y educadores en el terreno de las preferencias lúdicas del pequeño o la pequeña.

Sigue leyendo

Rendir la pluma

46099023_10156016847307379_6882680461865254912_n.jpg
“El discípulo cuida que su palabra esté llena de inteligencia, de luz, pero también de calor, de amor y de la plenitud del amor. Sólo en este momento se convierte en poderosa”
OMRAAM MIKHAËL AÏVANHOV
 
Tratemos de cumplir nuestra parte con humildad, con alegría. Uno siempre creerá que su obra es digna de más recorrido, que sus letras debieran de llegar más lejos, a más corazones. A veces nos creemos dignos de más “elevadas” misiones, sin reparar que es el “ego” canalla el que en realidad oposita para atraer foco y reconocimiento.
 

Sigue leyendo

Dirigentes

 

5c019dbae9648_1004x474.jpg

Son los que son, no necesariamente los que nosotros/as hubiéramos querido y elegido. No son más, ni tampoco menos que el conjunto humano. Cada pueblo tiene los mandatarios que merece, la humanidad tiene igualmente políticos a la altura de su desarrollo evolutivo. Infalible matemática del “Como es arriba es abajo…”

Hay en la foto verdaderos servidores del bien común, políticos que posan ahí, puesto que se entregan con sinceridad y altruismo, porque están volcados al progreso de lo colectivo. Hay también en la foto quien descuartiza al disidente, quien lo hacen trozos simplemente por haber objetado su dictadura.

Sigue leyendo

Ateísmo y vida “post mortem”?

Es una pregunta que necesariamente uno se hace cuando tiene cerca seres queridos que dan la espalda a la dádiva de la vida eterna. La cuestión me veía persiguiendo desde antiguo, por la implicación personal en el tema. Cuántas veces me he cuestionado sobre qué es lo que ocurre tras la llamada muerte con esos amigos, familiares que niegan radicalmente toda realidad trascendente y sin embargo dan a lo largo de su vida muestras de encomiable altruismo.

Abrigaba el convencimiento de que su destino era incuestionablemente la luz y la gloria. El amor derrochado en vida física no puede tener otra recompensa. Sabía también por los estudios que en una primera etapa se verían sumidos en un estado letárgico, pero no conocía más detalle. Daniel Meurois nos lo ha proporcionado en el reciente Seminario celebrado en Madrid, “La muerte. ¿Qué hay al otro lado?”. Tras afirmar que no hay tantos ateos reales como creemos, nos compartió:

Sigue leyendo

“Lejos del Tíbet” Thubten Wangchen,

Su vida y pensamiento explicados a María Teresa Pous Mas
Detrás de este monje increíblemente afable que hemos visto en tantos encuentros siempre tocado de una sonrisa y alegría envidiables, siempre en primera línea de compromiso, había drama. Había persecución, sangre derramada de seres queridos, mendicidad, mucho frío, mucha hambre…, tal como nos va relatando en su intensa biografía. Sin embargo, no había un ápice de odio. Es así que el libro aparentemente sencillo, que semejara casi ingenuo, adquiere su dimensión rotundamente interpelante. No se puede leer la vida de este lama tibetano en el exilio sin preguntarnos a nosotros mismos qué hemos hecho con nuestros fríos, con nuestras hambres, con las persecuciones o injusticias infinitamente más leves que eventualmente hemos podido padecer… ¿Cómo hemos gestionado nuestros propios destierros?

Sigue leyendo

“Interser”

“Interser” deja muy pequeño el ser para nosotros mismos. Ya hemos vivido suficiente para nuestro ombligo. Hemos hecho la compra en una cesta pequeña, hemos pescado para nuestra cena, hemos construido demasiadas casas de estrechos aleros, hemos soñado con nuestro solo nombre escrito en el horizonte nublado… Ahora es cuando nos ponemos a multiplicar los peces, a ensachar los aleros; ahora es cuando hacemos por las necesidades ajenas y esa felicidad colectiva representa nuestro más brillante horizonte.
 
 

Sigue leyendo

Otras ruinas aguardan

P1200978.JPG

Era la misma y ancha era de altura. ¿Qué tendrá esa era privilegiada de la que despegan tan fáciles nuestros sueños? Sonó la música y al igual que hace treinta años, volvimos a brincar en ese espectacular prado de fondo aéreo. Era el mismo espíritu de alegría y comunión. Fue grato volver a ese círculo de nuestros años mozos. Habían pasado varias décadas, pero no habían caducado nuestras ganas de construir un nuevo mundo, de llenar ruinas y campos de nuevo color, ilusión y vida.

He vuelto a Lakabe después de muchos otoños. Ha sido con motivo de las excelentes jornadas sobre despoblación rural, “Del abandono a la vida”, que ha organizado la  Red Ibérica de Ecoaldeas junto con el Gobierno de Navarra. Guardo muy buenos recuerdos de todo el tiempo allí pasado. Quizás los mejores tiempos de juventud. Fue un tiempo de construir y no solo de tumbar; de azada, paleta y llana; de crear y alumbrar, no sólo de echar abajo… Mi hermano fue de los pioneros y tuve la suerte de acompañarles por temporadas.

Sigue leyendo

Acoger todos los sufrimientos

untitled.jpg

Tras el período de aportaciones, el Gobierno vasco procederá a pasar por las escuelas los polémicos vídeos. Somos muchos los que nos podemos identificar sin dificultad con la lectura de nuestra reciente historia que en ellos se refleja. Tenemos plena fe en la buena fe de los responsables de la Dirección de Convivencia y Paz, sin embargo, a la vista del revuelo generado por los controvertidos relatos, queremos añadir alguna reflexión. Deseamos poner sobre la mesa más una cuestión de tiempos de que fondo. ¿Era ya llegada la hora de esa necesaria función pedagógica?

Cuidar la primavera de convivencia que por fin estamos viviendo en Euskadi, supone ser respetuosos en extremo con el otro, su relato, sus dolores, sus tiempos. Quizás los vídeos pudieran esperar hasta que el hierro comience a enroñarse y la reconciliación a echar sólidas raíces, hasta que las trincheras se terminen de derrumbar y los sinceros perdones de florecer. Cuidar este momento de tan anhelada paz, quizás también implique un “pause” en el relato a la espera de que los extremos cedan y desciendan de sus cerros, a que el espacio del medio se torne cada vez más ancho, sólido y compartido.

Sigue leyendo

Maestro dolor

43657179_10155982122327379_6802527404230180864_o.jpg

Vino de imprevisto, cuando menos lo imaginaba, sin el detalle de un aviso previo. Pero yo sé que tal como vino marchará en cualquier momento. Siempre acaba un día marchando, devolviéndonos merecido alivio.

Había tirado todas las medicinas, anulado las citas médicas, suspirado en paz…. Pensé que había partido para siempre. Ahora irrumpe sorpresivo con la misma fuerza de un comienzo.

Sigue leyendo

¿Intercambio consentido?

b5f1cf5c448f984cfbe5d723e8097afe-570x350.jpg


Ya no saben que inventar para entretenernos, para hacernos olvidar de nosotros/as mismos/as, de nuestra naturaleza más primigenia y esencial. Empiezan a agotar todos sus cartuchos “creativos” hasta poner a la venta el último subproducto que anuncian a bombo y platillo. La industria de la televisión se las apaña como puede para intentar mantenernos clavados a la noche en el mullido sofá, perdiendo el tiempo. Hoy millones de personas se sentarán en España ante “Intercambio consentido”, la última y “revolucionaria” carta que exhibe una reaccionaria cadena de televisión. Seguramente lo más revolucionario era el “off” al dislate, erguirnos de ese peligroso sofá, mantenernos firmes, fieles, comprometidos. Sin embargo el sistema prefiere vernos desanclados dentro, desorientados, serviles a la moda, a una fantasía más o menos imposible cargada de deseo.

Intercambiar hasta concluir que el cielo no estaba envuelto en otras sábanas, sino en las mismas de siempre a falta de nuestro propio perfume. Intercambiar hasta el olvido, hasta acabar con los referentes esenciales, hasta perder nuestra propia dirección y rumbo. Intercambiar hasta saturar hormonas, hasta saciar deseo esclavizante y cansino. Intercambiar fuera hasta reparar que el cambio imprescindible estaba más cerca, en nuestro propio adentro.

Sigue leyendo

El pirata más generoso

anton_16987_1.jpg

Un repentino y fuerte viento puso literalmente a volar aquellos castillos hinchables, con toda su fantasía de plástico, con todos sus pesados motores de aire. Remontaban el cielo ante el asombro de los niños refugiados congregados en las afueras del multitudinario campo de Savudrija, la primera localidad croata después de Italia. Antton no había dudado en llevar camión y furgoneta cargados de material de recreo y animación hasta el mismo infierno del conflicto en la antigua Yugoslavia.

Había que arrancar sonrisas en medio de aquella guerra moderna, igualmente horrible. Costara lo que costara había que izar aquellos castillos de ensueño ante los ojos inocentes del desamparo. Había que disipar el recuerdo del horror, aunque todo el material de su compañía pudiera quedar después destrozado.

Sigue leyendo

Primer fuego

44387805_10155968530277379_8060480555944247296_n.jpgMochila al hombro añoré este crepitar en la chimenea del hogar. Hacen mucho bien los senderos que recorremos con corazón. Hace mucho bien también el fuego que encendemos con conciencia. En realidad nos hace mucho bien todo aquello que hacemos con presencia, con conciencia, con agradecimiento.

Vengo de encender el primer fuego y estoy feliz aquí en medio de esta paz tan sonora, tan cálida. Solo en el hogar no me siento solo. Nos une la pantalla, nos unen los anhelos, los ideales fraternos, nos une sobre todo el crepitar de nuestros fuegos de fuera y adentro… Cuando el bosque comienza a amarillear, el primer fuego es importante. Todos los comienzos son importantes. Danzan ya bulliciosas y felices unas llamas sobre el primer tronco afortunado. Toda llama encendida con presencia es altar. Pido por lo tanto ante este fuego sagrado. Pedimos por los que no gozan de este silencio, de esta paz, de este calor de hogar…

Sigue leyendo

Agotaré mi soplo

eutanasia.jpgSobre el debate de la eutanasia

Permitir que la casa se vacíe sin echar al morador antes de que el alquiler expire. Permitir que el soplo se agote, que el corazón ya no bombee, que la envoltura se enfríe… Dejar que la vida física se apague sola, por supuesto sin estirarla más allá de lo debido, pero tampoco sin acortarla. Hay relojes que nunca se adelantan. Al enfermo le pueden sobrar tubos, máquinas y fármacos que prolongan su sufrimiento, pero no le  sobra un segundo del tiempo que ha de permanecer de  forma no asistida sobre la tierra.

Nuestro Congreso debate estos días sobre la eutanasia, pero nadie consulta lo que al respecto dicta una Ley que no está escrita ni en la Constitución, ni en los Aranzadis. Es imposible  comprender el tema de la eutanasia  sin acercarse a la Ley del  Karma. Hay  copas que  hay que agotar, que  nosotros mismos  decidimos  sorber por entero al otro lado del velo. Por nada del mundo  las apartemos, no sea que la dosis de dolor aumente al volver a vestir  carne.

Sigue leyendo

Abrazos

41764942_10155892864202379_2151012637943529472_n.jpg

Hay abrazos que reúnen incontenibles e inmensos anhelos; que dejan de repente a la historia colmada de sano orgullo, preñada de futuro.

Hay abrazos que han aguardado pacientes inacabable espera y sin embargo ya nos han alcanzado. Dicen las crónicas que fue un abrazo muy largo, que fue “un acto marcado por la emoción que concluyó con parte de los asistentes con los ojos empañados por las lágrimas”.

Hay imágenes* que valen más que mil palabras, que hacen virar el futuro, que no copan las portadas de los periódicos, pero que sí son capaces de llenar nuestros corazones y esperanzas.

Sigue leyendo

Juego de tronos

43952899_10155957347152379_6303286697870229504_n.jpgNo sabemos lo que es Netflix, no tenemos tampoco la suscripción de Telefónica, pero por nada del mundo nos perderíamos un capítulo de esta larga, infinita serie. No sólo estamos suscritos, en realidad nos desvivimos por ese juego. Nos apasiona el Juego de Tronos. Tenemos en él invertido todo nuestro tiempo, energía y ser. Nos aplicamos una y otra vez en él, nos ensayamos cada día, por más que aún somos meros principiantes.

Queremos meritar esos Tronos, conocemos sus desafíos, sus pruebas siempre más allá de lo que imagináramos. Su gloria sin embargo aún no nos pertenece. Estamos aún lejos, mas no nos rendiremos jamás. Los capítulos nunca se acaban. El Dios todo Amor, nos dará infinitas posibilidades de vivir ese Juego. Aspiramos a esos Tronos. Una y otra vez participaremos, lo intentaremos.

Sigue leyendo

Presuntos culpables

4331.jpgTengo familia en Mundaka. Me enamora el mar, ya calmo, ya alterado y rabioso; por supuesto me cautiva la costa vizcaína. Ayer vi por curiosidad “Presuntos culpables”, serie de “Antena 3” que transcurre en ese marco tan querido. No hay que arrojar la esperanza por los bravos acantilados, por lo menos antes de pulsar “play”…

Esa naturaleza de ensueño no se merece asistir a tan siniestro drama. Estropeamos demasiado, manchamos sin pudor lo inmaculado. Esos espacios tan cautivadores merecen algo más que una trama de crimen, engaños y corrupción. Las olas aún rompen en blanco y la marea mental debería estar igualmente regulada. No sé que contaminación es más peligrosa, la que ennegrece la salvaje espuma o los peregrinos pensamientos.

Sigue leyendo

Una excusa por nombre Bonsonaro

44042048_10155954708162379_6539682367856967680_n.jpg

No es la oscuridad que nos alcanza, quizás sea nuestra luz que no se afirma. Mientras que pensemos que el problema es Bonsonaro, no será fácil vislumbrar un futuro diferente. Si el conservadurismo extremo, populista y homófobo gana terreno, es porque las fuerzas del progreso y de la esperanza se lo han cedido. Quizás el problema no sea tanto la amenaza que se cierne, sino las puertas que se le abren. El autoritarismo de extrema derecha que se expande en Brasil nacería en la desazón popular generada por un poder no debidamente administrado, surgiría por los errores de una militancia progresista enraizada más en las ideas siempre volátiles que en la firmeza de principios y responsabilidades. La consecuencia sería un efecto reactivo, es decir la de tantos ciudadanos/as echados en brazos de una reacción galopante.

Sigue leyendo

¡Ultreia et suseia. Deus adjuva nos!

Alto da Portela (400 mts.) Inmediaciones de Rubiaes-caminho.jpg

Apuntes peregrinos. 22 de Septiembre-13 de Octubre

Otros recogerán los regalos del otoño entre la primera hojarasca, regarán la ya poca huerta cuando el sol se rinda tras la montaña… Cerramos la puerta sin pena. La Senda siempre guardará su innato poder regenerador. Salimos al Camino cojos, tullidos, encorvados…, apenas con un palo, unas avellanas y un pan dulce. Salimos porque queremos renovarnos, ser mejores personas. Salimos porque hemos errado mucho, tal vez demasiado y queremos, aún en esta vida, siquiera miopes y cojos, empezar de nuevo.

Sana el polvo y el sudor del Camino… Saldremos cuantas veces haga falta, cada vez que arranque en nuestro interior la fuerza de dejar todo atrás, el coraje de ser personas más comprensivas y compasivas, más generosas y amorosas. ¡Ultreia et suseia. Deus adjuva nos!

Sigue leyendo

Carga de ética

41682268_10155889209732379_3265214990902099968_n.jpg
No sabemos lo que será de las 400 bombas que España prepara para Arabia Saudí. No se han logrado garantías de que el régimen feudal no las vaya a utilizar contra la población civil. Se enviarán por fin las 400 bombas inteligentes, pero las muy “listas” no nos dicen dónde harán diana. El contrato de las fragatas se ha salvado por lo tanto, lo que no sabemos es lo que ocurrirá con una lejana e indefensa población civil en la castigada Yemen.
 
En estos tiempos en que aún se pretende achicar tanto el mundo, en qué nuestros intereses personales pretenden sobreponerse al derecho de otros seres a algo tan esencial como la propia vida…, buscaremos ampararnos en las tan sabias como sencillas palabras del monje vietnamita, Thích Nhất Hạnh. Ya antes de enfermar nos había alertado seriamente del peligroso error de concebirnos como una conciencia individual separada de todos los demás seres vivos. Antes de callar el monje zen, ahora retirado en Tahilandia, nos lo había dejado caer con suprema claridad: “No puedes medrar por ti mismo, necesitas progresar con los demás.”

Sigue leyendo

Final de qué tiempos…

fin-mundo-peru-catolico.jpg

No sabemos leer los posos del café, ni los mensajes de las estrellas. No sabemos cuáles son las olas que saltarán por encima de nuestras azoteas, qué huracanes se envalentona ya en medio del océano. Desconocemos qué astro viajero toma rumbo a nuestro planeta, qué gran esfera destructora se encaprichó con nuestro planeta azulado.

Adivinemos cómo podremos rescatar al hermano de color del Mediterráneo, no el diámetro del demoledor Hercólubus; cómo llevar pizarras y dispensarios a todas las aldeas del Sur, no salvavidas a todos nuestros temores del Norte… Sí, parece que va acercándose la tan mentada Hora, pero por más mareas que quieran escalar nuestras ciudades, los verdaderos tiempos nunca se acaban. La Hora se llama graduación y ya lo dijo el monje de Hipona en el oscuro medievo, sólo, sólo de una cosa seremos medidos… Si a algo nos ha de invitar la Hora, es a intentar llenar nuestro corazón de más amor.

Sigue leyendo