“Todos los nombres”

30708718_10155531813652379_1795731276771098624_o.jpg

El pasado domingo caminamos en Barcelona las más anchas avenidas. Hacia tiempo que no lo hacíamos en compañía de multitudes. Anduve buscando en aquellos rostros, mi rostro, en aquellos nombres mi propio nombre. Constaté el poder de los centenares de miles de almas unidas en pos de un mismo anhelo. En medio de ese océano de simpatías concertadas bajo el mismo sol, sobre el mismo asfalto, busqué también fidelidad a las sagradas e impactantes palabras del maestro budista, Thích Nhất Hạnh. Ni en los momentos de mayor fervor solidario, quise eludir su siempre desafiante invitación: “llamadme por mis verdaderos nombres,…. para que pueda abrir la puerta del amor y la compasión”.

Sigue leyendo

Anuncios

Abrazar al contrario

buda-suicida.jpgLos momentos de polarización y de crisis vienen a nuestras vidas para desarrollar especialmente nuestra capacidad de desarrollar tolerancia, acogida, abrazo al diferente. Nos jugamos mucho en estos momentos de posiciones tan encontradas. Nuestra evolución pasa por incluir en nuestro interior, en nuestro pequeño corazón al contrario. Nos estamos jugando por lo tanto nuestra evolución, nuestra encarnación.

El momento demanda alargar los brazos, integrar a quien ayer rechazábamos. A saber cuántas veces postergamos el desafío. Seguramente quisimos estar aquí para medirnos, para constatar si ahora podríamos por fin atender a esta prueba entre las pruebas. Teclear es más fácil que cumplir, pero a fuerza de teclear es posible que un día alcancemos a amar de verdad, como lo hacen los Grandes Seres, sin discriminación de ningún orden. A fuerza de escozor en la piel del alma, alcancemos a cumplir.

Observo con pena una cuneta demasiado poblada de personas que he rechazado. Ocurre que en la mayoría de las autopistas no hay marcha atrás… Habrá que morir y volver a nacer y poner el motor en marcha de nuevo y entonces sí, a nadie, absolutamente a nadie dejar sin abrazar.

“Non nobis…”

598851_496047210454652_1251081895_n.jpg “Non nobis Domine, non nobis, sed Nomini Tuo da Gloriam.” Los dones, las herramientas, las armas sin filo…, sólo volverán a nuestras manos, si hicimos un noble uso de ellos, si la generosidad moraba en nuestro corazón, si el altruismo en nuestra mente, si el propio desinterés en el horizonte…

“Non nobis Domine, sed Nomini Tuo da Gloriam.” ¿Será que confundimos la batalla, que no todo era para Su Gloria? ¿Será que peleamos por nosotros, por nuestro progreso particular y no el Suyo y el de Su Plan, el de Su Reino? ¿Será que agotamos en balde la fuerza, que perdimos el rumbo y el tiempo?

“Non nobis Domine, sed Nomini Tuo da Gloriam.” Por lo menos permitirnos la duda, por lo menos preguntárnoslo a cada instante, a cada aurora, a cada hundir la pluma en el tintero, a cada letra que pulsamos en el teclado, a cada proyecto que atendemos, a cada empeño que creíamos no violento y florido… Por lo menos interior e incansable demanda de impecabilidad y pureza…

“Non nobis Domine, non nobis, sed Nomini Tuo da Gloriam…” Por lo menos arrancar el día con esta elemental e íntima exigencia.

Master

30221545_10155504205267379_7514974573540933632_n.jpg
No nos afecta que se regale un master, lo que quisiéramos es que se regalaran auténtico, emancipador y superior Conocimiento.vNo nos importa un cuadro honorífico más o menos sobre el blanco de su sala de estar; lo que quisiéramos es que se impregnaran de verdadera Sabiduría, aquella que invita siempre a servir y entregarse por entero a la comunidad, sobre todo a los más débiles; la Sabiduría del gobierno para todos, capaz de encontrar la síntesis entre los enfrentados; Sabiduría de la paciencia, del diálogo, del entendimiento con el contrario…

Sigue leyendo

Semana Santa

29750053_10155501528342379_2355283913195988970_o.jpg
Las cascadas del Urederra lucen sus faldas más anchas. La nieve que ayer engalanara toda la sierra de blanco y pureza, ahora es río que canta entre las piedras, que saluda alegre a las aldeas, que mañana será paz recostada en la mar inmensa. La vida es el río que monte abajo se regala en abundancia. Para eso nos puso también la Creación los ríos a la vera de nuestros hogares, para que aprendiéramos a saltar y reír entre las piedras y las rocas de las dificultades.Puja dentro y fuera una primavera desconocida. No se demoren las flores de blanco tallo. Millones de brotes burlan la muerte, despiden al invierno. A ese fondo de agua cantarina, los pajarillos suman su trino de gozo y alabanza. Todo canta fuera para que algo termine de arrancarse dentro en desbordado canto…

Sigue leyendo

Catalunya en el corazón VI

1Katarina-Barley.jpg
En realidad Catalunya es sólo la excusa, en lo que de verdad estamos inmersos es en una apuesta de civilización. Nos debemos a la civilización, al progreso colectivo humano. Civilización es el triunfo de lo razonable, de lo cabal, de lo justo, de lo ponderado. Civilización es busca de la verdad, de la justicia, de la humanidad. La civilización, la esperanza cobraban el pasado viernes de nuevo rostro de mujer. Gracias Sra. Ministra alemana de Justicia por este grato testimonio de civilización. Junto a ella los más renombrados juristas internacionales se comienzan a pronunciar por doquier. No dan crédito a la persecución de la que están siendo objeto por parte de la “justicia” española los dirigentes políticos catalanes.
 
El rencor, el sentimiento de revancha, el deseo de perseguir al diferente no pueden seguir llenando la mente de quienes tienen por superior cometido impartir justicia.
 

Sigue leyendo

Aquel clavo que clavamos

29594813_10155487596942379_1560635411297616896_n.jpg¿Quienes hoy caminan tras las espinas del Nazareno se apresurarán el domingo en verdad a resucitarlo? ¿Qué haría la España de los capuchones y los cirios ante un Cristo que anduviera de nuevo por nuestras calles y plazas? ¿Quienes portan sobre sus espaldas al pesado Crucificado, no habrá otras cruces que estén levantando, irguiendo e izando a nuestros cielos de hoy…?

Pero los más lacerantes y comprometidos clavos son los que uno mismo puede estar clavando. Lo que más me preocupa es mi martillo tantas veces despistado, errado. No me debería tanto importar todo lo que eventualmente ellos pueden estar crucificando, sacrificando, encarcelando, bloqueando…, a mí lo que me corresponde es amar con toda mi alma esa humanidad entre la que he decidido encarnar y caminar. A mí lo que me corresponde es superar todo atisbo de rencor y abrazar a todos ellos y sus fúnebres Semanas Santas y sus procesiones atávicas y sus Cristos derrotados.

Catalunya en el corazón (V)

Diada Nacional de Catalunya, 11 de setembre 2017 sense marc.jpg
En estos momentos, no nos estamos jugando sólo la libertad de los presos políticos catalanes; nos encontramos ante un gran desafío evolutivo colectivo. Nos estamos jugando también, en importante medida, el país, la herencia de dignidad, de auténtica democracia y libertad que estamos invitados a dejar a las próximas generaciones. En esta apuesta global, cabal y necesaria cabemos todos/as.

Sigue leyendo

Alto listón

12D.jpg

 

Catarsis imprescindible retrasada hasta este presente ya ineludible. Estamos en un parteaguas. Pareciera que hemos sigo conducidos, sin conscientemente advertirlo, a este escenario cargado de una emocionalidad a flor de piel. Nuestras emociones confrontan y a la vez todas son respetables. Todas tienen su razón de aflorar, su origen y señas muy particulares de identidad. Este mismo muro es un reflejo de ello. Cada quien nació a la vera de una montaña diferente, le amamantó un pecho determinado, creció en su particular medio… Cada emoción tiene su historia y mirada, sus risas y sus lágrimas, y es preciso honrarla.

Alto listón de impecabilidad que nos han colocado en el presente.Todo toma hoy los visos de una partida trascendente. La mirada atenta del Alma se aguza, su vigilia se estrecha. Las crisis de fuera son exigentes gimnasios dentro. La convulsión exterior ha creado un tablado en el que somos especialmente medidos. Las emociones desatadas pujan por dispararse libremente y el alma no para de lanzar el lazo.

Sigue leyendo

Mística de la corresponsabilidad

globe-csr.jpg¿Sabrán hoy la inmensa  mayoría de los rusos que  al introducir  su voto de apoyo a Putin están  envenenando la disidencia  en remotos hoteles de nuestro Occidente? ¿Sabrán  que  están  apretando el botón  para que sigan cayendo más y más  bombas sobre las madres y los niños de un Guta indefenso?

¿Sabrán quienes otorgan a Trump su confianza que están con su papeleta envenenando la Madre Tierra, expulsando a sus hermanos latinoamericanos a quienes tanto deben, haciendo de este planeta un mundo más agresivo e inseguro?¿Quienes producen películas y vídeos violentos sabrán que ellos  sostuvieron las escopetas de asalto que han acabado con la vida de tantos jóvenes en las aulas norteamericanas? ¿Quiénes cotizan en la “Asociación del rifle” sabrán que esos asesinatos llevan también su rúbrica? ¿Sabremos quienes compramos “Made in China” que estamos contribuyendo a la explotación de trabajadores de la potencia oriental, carentes de unas mínimas y dignas condiciones laborales?

Sigue leyendo

Más allá de Plaza Colón

29313608_10155452876232379_857540669332258816_n.jpg

Sumaríamos hoy a gusto nuestro corazón en Plaza Colón o Estación de Francia, caminaríamos felices este sábado casi primaveral por la avenidas de Madrid o Barcelona. Como no podría ser de otra forma, nosotros/as también apostamos por “la convivencia y la unidad”, ambas constituyen nuestros más sentidos anhelos. Sólo deseamos que por favor se comprenda algo sencillo, cabal y cardinal.

Las Leyes con mayúsculas, las que operan en todo el Universo infinito y también en nuestra península, rezan con lógica elemental y aplastante que la convivencia sólo es desde la libertad y la unidad desde la voluntad de las partes. Desde Arriba sólo se concibe la unidad en diversidad como el más excelso fruto del libre albedrío. No hay vías rápidas, no hay atajos, tampoco el atajo número 155. Por eso no podemos estar hoy ni en Colón, ni en la Estación de Francia. Por más que lo deseáramos, no podremos echar allí a rodar nuestro corazón. La imposición nunca puede ser el medio para alcanzar ni la convivencia, ni la unidad. Vendrán nuevas generaciones que felizmente traigan ya la App de las Leyes incluidas en su programación. ¿Cuánto dolor, cuánta amargura, cuántos años aún para interiorizar este evidente postulado? El sufrimiento sólo viene del desconocimiento y por lo tanto no aplicación de la Ley, la Ley divina que nos habla de la imposibilidad de una evolución sin libertad.

Niños sin fronteras

Unicef-Siria.jpgQuizás sea porque tienen una tez más morena o porque los vemos siempre rodeados de escombros y cascotes. Será porque el sol se oculta antes en sus ruinas, o porque hablan la lengua de los desiertos. Están a tres escasas horas de avión y ya han muerto más de veinte mil, pero no se zampan ningún telediario.

Hay siniestros maleteros que pueden adquirir el triste tamaño de ciudades enteras. Extraña solidaridad la nuestra que hace correr ríos de tinta, que llena largos telediarios con un niño infortunado y que mantiene tan lejos a los niños enterrados bajo los escombros. En un mundo en el que las distancias ya se desplomaron, los niños sirios son nuestros niños, ni más ni menos que el “pequeño pez” de nuestra Almería querida.

Nuestros telediarios no creen tantos abismos entre los Gabrieles propios y los ajenos; entre los que caen bajo manos poco piadosas o bajo bombardeos inclementes. Nuestro halo protector alcance a todos sin diferencia de piel, de etnia, de pasaporte; ya jueguen en los prados de naciente primavera, ya entre los escombros de agotado invierno; ya lancen sus cometas, más o menos ajadas, al cielo de Níjar o de Guta, al fin y al cabo un mismo Cielo.

* En al imagen de UNICEF, dos niños en las ruinas de una ciudad siria.

Primeros brotes

28958268_10155433854247379_2498198857641361408_n.jpg

La marea morada, que felizmente se extiende por doquier, nos permite confesar que nuestras mejillas también se mojan. Sí, lo hombres también lloran, también lloramos. A ves lo hacemos de repente, en el paseo más rutinario, tras la curva más insospechada.

No sé si fue el invierno duro o las ganas de primavera. El primer brote de las hortensias junto al mar me mojó los ojos. Callé el audio que escuchaba de teosofía, pues no necesitaba más teosofía, en ese discreto y silente pulsar, en esos minúsculos e inocentes brotes estaba todo el superior conocimiento reunido. La infinita sabiduría de Dios se concentraba en esa yemas diminutas, que pedían permiso para abrirse en medio de los fríos vientos de la costa. Al despuntar aún tan tímidamente nos otorgan la mayor lección de esperanza y de vida.

Sigue leyendo

Espiritualidad y socialismo en la historia

espiritualidady socialismo.jpg

Su intuición, sus visiones adelantadas les mostraron una fraternidad superior de otros mundos y quisieron, con mayor o menor suerte, aterrizarla en éste. En todos sus recorridos vitales una misma frustración, una misma impotencia de no poder caminar con los suyos, de tener que alejarse en solitario… Hemos visto el mismo relato en ya muy diferentes biografías: Annie Besant, Simone Weil, Jean Jaurés, Leon Denis… almas nobles entregadas por entero a la causa de emancipación de los últimos de la tierra, comprometidas con los movimientos emancipadores de su época, con las siglas de sus días y sin embargo latir en su interior con fuerza un alto ideal que no pueden satisfacer esos movimientos, esas fuerzas e ideologías pasajeras.

La dificultad para que las doctrinas pasajeras convenzan plenamente a las almas sedientas de eternidad es una constante a lo largo de la historia. Socialismo sí, pero primero socialismo de las almas, comunión profunda del espíritu que es lo que después posibilitará esa necesaria unión externa. Socialismo sí, pero sin los lastres de los humanos que no recelan de llevar al ámbito del compromiso y la militancia sus propias imperfecciones.

Sigue leyendo

¿… y ahora?

28951609_10155432670277379_2022055613520936960_o
Tras la marea morada
El morado se apeó ya de solapas y balcones. Las gargantas descansan tras haberse vaciado. Las calles se despejaron de almas anhelantes de algo nuevo. Está bien bien la huelga general, la protesta ingeniosa, la pacífica y alegre manifestación afuera…, pero no deberemos olvidar que las verdaderas transformaciones se dirimen adentro, en un asfalto más íntimo. Una pancarta sólo da pistas, difícilmente abarca todo lo pendiente. Aún será necesario protestar en el exterior, pero la verdadera protesta la hemos de llevar a nuestras instancias más interiores, a nosotros/as mismos/as, por todo lo que aún nos falta por Ser, por crecer, por desarrollarnos en amor, en solidaridad, en perfección…
Implicados verdaderamente en la evolución interna, todo se dará por añadidura. El delantal no colgará en el balcón, porque todos/as nos pelearemos por él. Todos querremos dar lo más y lo mejor de nosotros mismos, incluso fregar el water, hacer las labores más ingratas…, para que no las tenga que hacer ya nuestra compañera, ya nuestro compañero. A la postre no es una cuestión de género, sino de aflorar de un alma que no es ni hombre, ni mujer. A veces venimos a la tierra con vulva, otras veces lo hacemos con pene. Así alternativamente, por lo que no conviene la identificación excesiva con nuestra última vestidura.

Sigue leyendo

Todos queremos más…

28827438_10155419911372379_5036737099901568456_o.jpgLa policía vasca es la que mejores condiciones laborales y mejor sueldo goza en el Estado, pero ello no fue óbice para que el día pasado los legítimos representantes del Gobierno Vasco recibieran en Vitoria un bochornoso e injusto abucheo a la entrada del Parlamento por parte de los “reivindicativos” ertzainas. Un amigo pequeño empresario me confesó el día pasado, que cansado de bregar con las constantes e insostenibles demandas de subidas salariales, les planteó seriamente a los compañeros la posibilidad transformar la empresa en  cooperativa y nadie le apoyó. Nadie mostró interés por la propuesta.

Todos quieren más, la guardia civil, los policías, ahora los funcionarios de justicia…, también los pensionistas por más que muchos de ellos/as sí que tienen sobradamente justificada su reivindicación. ¿Cómo alcanzar el justo medio, cómo aguzar discernimiento y apurar generosidad para que impere el equilibrio? Hay casos en los que las reivindicaciones son de ley, como puede ser el último ejemplo mencionado de muchos/as pensionistas, sin embargo hay otros en los que la justicia de lo reivindicado queda en cuestión. No vivimos un universo de barra libre. Todo tiene su medida. Será preciso vindicar lo que es ponderado; no lo que va en detrimento de la también justa retribución ajena. Será preciso tomar mirada aérea y por lo tanto conciencia, no sólo de nuestros intereses, sino sobre todo de los colectivos.

Sigue leyendo

Miríadas de estrellas

Luigi_Di_Maio_3.jpg

Hubo un tiempo en el que nosotros también fuimos antisistema. Estábamos en el error de creer que un mundo se podía definir a la contra de otro. Estábamos equivocados. Nada hermoso, nada positivo, emancipador se define a la contra.

Evidentemente queremos ir mucho más allá de este sistema, pero no somos antisistema; no nos podemos definir a la contra. Son los valores e ideales del mañana los que pueden bautizar nuestro presente. Queremos ir más allá de lo que hoy somos y hemos construido entre todos/as, también con nuestro concurso o pasividad, con nuestra energía o nuestros temores…

No sé bordar, pero…

28379146_745164825687901_7144744778947526535_n.jpg

Antes teníamos un poco de jardín y huerta y ella cuidaba las flores. Siempre quise tener una casa rodeada de flores. Yo cavaba la huerta. Ella era feliz cuando le llevaba los calabacines a la cocina. Nunca me pidió que susurrara a las flores como ella solo sabía; nunca le pedí que cogiera la azada y dejara sobre la tierra sus limitadas fuerzas.

De pequeños, ver a mi padre cocinar los domingos era digno de la mejor película de humor. Antes de la  misa se adueñaba de la cocina y hacía una singular paella con olla express. Era un arroz que quedaba como un puré y que todos lo comíamos felices, pero hubiera sido fatal que mi padre hubiera cocinado todos los días. Coger la olla express era una forma de expresar todo lo que le quería a mi madre, que era un infinito. El arroz era un desastre, pero poco importaba, estábamos acostumbrados a ello. Además le echaba muchos ingredientes y al arroz-puré no le faltaba sabor.

Sigue leyendo

Catalunya en el corazón (IV)

28424828_10155403343652379_6741548597870657016_o.jpg

La cordialidad

La cordialidad antecede a la hermandad humana por la que trabajamos. La cordialidad es un puente imprescindible que todos deseamos. La cordialidad es necesaria construirla desde la dos orillas. A cada lado hay que poner ladrillos de respeto, de diálogo, de mutua comprensión… La cordialidad no es un brote repentino, no es fácil que despunte tras las porras, los banquillos, los obligados exilios… El rey de España merece todos los respetos, pero no menos que el señor Oriol Junqueras que lleva ciento diecisiete días privado de libertad sin poder abrazar a sus hijos…

Jamás faltaremos a ningún hijo de Dios, menos a un monarca que tanto significa para tantos españoles. Otro tanto merecen los dirigentes catalanes presos, exiliados, o pendientes de “causas”, que son continuamente vilipendiados en medios públicos y que tanto significan para tantos/as catalanes/as. Vamos a por la cordialidad tan anhelada y pendiente, pero por favor pongamos de una vez por todas esos ladrillos…

Sigue leyendo

Más allá del “0’25”

ComCom-s.jpgNo son pensionistas, son nuestros padres, nuestras madres. No son en función de una pensión; son, antes que nada, todo lo que se han desbordado y nos han dado. Dignidad de las pensiones sí, por supuesto, pero la dignidad de nuestros mayores no es una cuestión que sólo competa a nuestros dirigentes.

Somos porque fueron y ahora toca devolver, velar por su tranquilidad y sus necesidades satisfechas. La caja común deberá cuidar las cajas de nuestros mayores, sin embargo no es sólo cuestión de cajas y dinero. La verdadera dignidad no tiene que ver únicamente con la cifra que el Estado ingresa en una cuenta corriente. Unos euros arriba o abajo no determinan una calidad de vida. No es tanto lo que la tercera edad pueda reivindicar, sino lo que nosotros también les podamos a ellos/as reivindicar, revalorizar. No es tanto lo que ellos puedan pedir, sino lo que nosotros les podamos dar.

Sigue leyendo

LA ESPIRITUALIDAD Y LA SALUD CENTRARÁN EL VII FORO ESPIRITUAL DE ESTELLA 


Se celebrará, Dios mediante, los próximos 29, 30 de Junio y 1 de Julio. Más información en www.foroespiritual.org

CARTEL_FORO_ESPIRITUAL_2018.jpg

¡Contamos contigo para sostener la esperanza de los credos reencontrados! ¡Con tu corazón para conciliar y compartir, con tu mirada para explorar un nuevo orden planetario, con tus manos para construir juntos un mundo más fraterno! En espacios amplios y abiertos, las comunidades religiosas y espirituales se encuentran,revelan su legado, dialogan sobre los problemas que aquejan a la humanidad y juntas celebran la unión, que desde la diversidad, va poco a poco emergiendo.

Sigue leyendo

Te doy mi aliento

comforting-hug.jpg

Son diferentes los hábitos que en el futuro, y conforme se acelere nuestro desarrollo evolutivo, iremos transformando. A lo largo de la historia, la mal llamada muerte ha venido habitualmente asociada a la pena, cuando no al luto desgarrador. Tememos lo que desconocemos y es así como llegamos a negar la aurora que representa comenzar a vivir en otras dimensiones de más luz y gloria, sin el peso del lastrante, y a menudo enfermizo y dolorido cuerpo físico. Un nuevo y liberador entendimiento de la llamada muerte traerá consigo toda una transformación en la cultura a ella asociada. Las condolencias expresadas a otra persona con motivo de la muerte de un ser querido es una costumbre que en el futuro irá también cediendo.

Sigue leyendo

Desapegos (II)

27624618_10155347130362379_3227060468038070040_o.jpg

“Te doy las gracias por todo lo que me das y por todo lo que me quitas. Tan sólo tú, mi Dios sabes lo que es lo mejor para mí y tu gloria! Te amo, Dios mío! Amén.” Jacob. La pena no alcance la punta de los dedos que teclean. Escribir para liberar otras angustias, no el nudo propio. Escribir para servir, jamás para lamentar. Aceptación es conciencia de que la Suprema Inteligencia que rige las vastas galaxias, los infinitos universos, sabe también lo que más le conviene a tu minúscula galaxia y universo. Busca el alivio del otro, nunca el propio, por más que de paso lo encuentres. Reste el recuerdo que vivifica, no la nostalgia que ahoga. Nada se pierde y menos aún si la donación fue verdadera. Regala, renuncia, olvida, sacrifica. Atrévete a explorar más allá de lo que conociste por amor, quizás un amor que no abraza cuerpo, que no busca lecho, que esconde las anotaciones de los débitos.

Sigue leyendo

El valor de la renuncia

asdasdasd.jpg

Hay momentos en la historia de los pueblos en los que confluyen por un lado oportunidades en pos de la materialización de valores de futuro y por otro acumulamiento de fuerzas de progreso. Será preciso aprovecharlos. La ley del ritmo se deja sin embargo también sentir en todo lo referido a los movimiento cívicos y a las ciencias sociales en general. Sístole y diástole, hay momentos de progreso y expansión, pero también hay otros de reajuste, recapitulación y recogimiento. El Mediterráneo, al lamer las costas catalanas, sugiera también algo de sus compases.

Sigue leyendo

Veneraré mi cuerpo

El suicidio a la luz de la sabiduría sin tiempo

 

venerare....jpg

Agradecer todos los dones que la Vida nos ofrenda, por supuesto esos dedos despistados que teclean, esa mirada que se pretende compasiva, ese corazón que late tantas veces acelerado… Agradecer esos pies que en breve pedirán hollar caminos de lluvia, esa piel preparada para sentir el frío helador del invierno, pero también el éxtasis de la caricia, ese cerebro capaz de arrastrarse por el lodo, pero igualmente entrenado para los sublimes pensamientos, ese oído capaz de alcanzar celestiales melodías y a la vez… Agradecer esta envoltura del alma que nos permite ser también en medio de este planeta mágico y entrañable. Cada instante en la tierra puede ser una dádiva, por mucho que a veces la noche semeje que no cede a la luz una rendija.

Sigue leyendo

Desapegos

להניח למאבקים הפנימיים-r.jpg

Nuestra vida no pende de un hilo de telefónico, ni de un verde en el washap, ni de que un nombre se ilumine en la pantalla del móvil. Nuestra vida está llamada a establecer conexiones más interiores. Nuestra vida no la puede secuestrar el recuerdo. No puede ser cautiva de la memoria de ninguna caricia, de ningún susurro, ni del instante en que soplaron al oído tu nombre…

A veces nosotros mismos nos construimos las tiranías más severas, apretamos el más duro yugo sobre nuestro propio cuello. No somos hojas de otoño al albur de los vientos antojadizos de las emociones. Somos Hijos de Dios en pos de todo su poder, de toda su fuerza latentes en el alma. No somos las hojas mareadas por los deseos, somos el Viento enseñoreado que los gobierna.

Arrecien nuestros Vientos, ofrezcamos nuestros dolores, nuestros recuerdos, la memoria del cariño, la añoranza de noches de candor y ternura. Ofrezcámoslos para el alivio del dolor de la humanidad, para la remisión del sufrimiento del mundo.

Sigue leyendo

Lección imponente

lección imponente.jpg

Me alegro de haber ido con mucho tiempo a la estación. Así me pude detener un buen rato escuchando sus canciones sublimes. Las canas blancas apenas sobresalían de su cinta naranja en la cabeza. Allí estaba ella en la encrucijada de los heladores vientos, en medio de todos los túneles del metro. A saber qué vientos de la vida le habían llevado también a ese frío y transitado subsuelo arropada con lanas y lanas a la vera de la botella de agua y sus creaciones en pequeño vinilo. A saber qué circunstancias había transitado esa artista casi anciana, para al final tener que coger sus bufandas, su carrito, sus canciones y bajar al inframundo.

Lejos de quejarse, ella cantaba poderoso y fino y enviaba a todos los transeuntes y usuarios del metro las más bellas vibraciones. Lejos de sucumbir a los duros desafíos de la vida que la llevaban a ese escenario sin altura, ni focos…, ella reunía todo su poder, toda su Presencia y cantaba con timbre cedido por los ángeles. Nunca será absoluto el desamparo.

Sigue leyendo

A la vuelta de Manlleva

26907322_10155313723682379_5465800495759243802_n.jpg

“Déjate llevar en las alas del Viento…”

¿Los hitos se escondieron o la rotulación estaba confundida? Probablemente la memoria no estaba afinada, no habíamos dado con los senderos flanqueados y cortejeados por la argoma, no habíamos echado a rodar nuestro corazón por ellos. No sé si el mapa estaba borroso o eran las piernas las que flojearon. Probablemente no era aún el momento de alcanzar el Santuario.

“Déjate llevar en las alas del Viento…” y el Viento nos aterriza aquí, justo donde cede el rumor de las olas, donde no alcanza el ruido del asfalto. El Viento nos trajo aquí, donde los vehículos trepan lentos, donde la paz se esconde y agazapa entre los cerros, donde la motosierra se arranca como puro pecado.

Sigue leyendo

La sencillez hermosa

africa2.jpg

Las últimas incontinencias verbales del presidente norteamericano a propósito de la inmigración, ya no nos sorprenden. Se pueden leer hoy en las cabeceras de los periódicos de todo el mundo: “¡Que vuelvan a sus cabañas en África!”,“Todos tienen sida”, “¿Por qué recibimos a gente de países de mierda?”… Son las últimas perlas del  magnate presidente con respecto a los inmigrantes haitianos, salvadoreños y africanos.

Lo que deseamos para los demás es lo que habremos de vivir en otro tiempo y geografía, pero en circunstancias similares, en forma y medida parejas. Donald Trump no sabe que todo desprecio al semejante, por diferente que sea el color de su piel, acarrea inevitablemente  dolorosas consecuencias. Es probable que en la próxima encarnación y la vista de esos duros y gratuitos menosprecios, él tendrá que vivir parecidas y penosas situaciones que hoy desdeña.  Otro roll en en la siguiente existencia le lleve a abrazar el ideal de fraternidad, no la ofensa de la supremacía.

Sigue leyendo